Santa Misa Dominical

DOMINGO
INFRAOCTAVA
DE NAVIDAD

NATIVIDAD, IGLESIA DE SAN VICENTE DE LIGNON, FRANCIA.

NATIVIDAD, IGLESIA DE SAN VICENTE DE LIGNON, FRANCIA.

Semidoble  – Ornamentos blancos

Pasada la primera impresión de Navidad, la Iglesia nos invita hoy a ver en el recién Nacido a nuestro “hermano mayor”, por quien y en quien Dios Padre nos ha adoptado misericordiosamente por hijos suyos. Este Niño Divino que yace en el pesebre, un día salvará al mundo y reconquistará para nosotros la herencia del Cielo, que Adán nos había perdido. Pero hasta llegar a esa victoria definitiva, Jesús será perseguido y crucificado, en Sí mismo y en su Cuerpo Místico, su Iglesia; y en el mundo se formarán bandos, unos para defenderlo y otros para combatirlo. No nos extrañemos, por lo tanto, de la confusión religiosa reinante.

Introito. Sap. XVIII

INTROITUS Sap. XVIII Cum medium silentium tenerent omnia, et nox in suo cursu medium iter haberet, omnipotens sermo tuus, Domine, de coelis a regalibus sedibus venit. – Ps 92. Dominus regnavit, decorem indutus est: indutus es Dominus fortitudinem, et praecinxit se. V. Gloria Patri Introito – Cuando todo dormía en un profundo silencio, y la noche, siguiendo su curso, se hallaba en la mitad de su camino, tu Verbo omnipotente, oh Señor, vino del cielo, desde tu real trono. – Ps. El señor ha inaugurado su reino, se ha revestido de gloria: se ha vestido y armado de fortaleza. V. gloria

Oración-Colecta

ORATIOOmnipotens sempiterne  Deus, dirige actus nostros in beneplacito tuo: ut in nomine dilecti Filii tui mereamur bonis operibus abundare. Qui tecum vivit.. R. Amen Omnipotente y sempiterno Dios, dirige nuestras acciones según tu beneplácito: para que, con la ayuda de tu amado Hijo, merezcamos abundar en buenas obras. Por El que contigo vive y reina.. R. Amen.

Conmemoración de la Octava de Navidad

ORATIOConcéde, quæsumus, omnípotens Deus: ut nos Unigéniti tui nova per carnem Natívitas líberet; quos sub peccáti jugo vetústa sérvitus tenet. Per eúmdem Dóminum R. Amen Concédenos oh Dios omnipotente, que seamos liberados por la nueva natividad corporal de tu Unigénito Hijo, nosotros a quienes la antigua servidumbre nos mantiene bajo el yugo del pecado. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor R. Amen.

Epístola

Jesús es verdadero Hijo de Dios y nos asocia misericordiosamente a su filiasión divina concediéndonos el derecho de llamar “Padre” a Dios y de heredar sus riquezas. ¡Sublime dignidad la del cristiano!

 

EPISTOLALectio Epistolae beati Pauli apostoli ad Galatas (IV, 1-7) Fratres: Quanto tempore heres parvulus est, nihil differt a servo, cum sit dominus omnium: sed sub tutoribus et actoribus est usque ad praefinitum tempus a patre: ita et nos cum essemus parvuli, sub elemtentis mundi eramus servientes. At ubi venit plenitudo temporis, misit Deus Filius suum factum ex muliere, factum sub lege, ut eos, qui sub lege erant redimeret, ut adoptionem filiorum reciperemus. Quoniam autem estis filii, misit Deus Spiritum Filii sui in corda vesta clamantem: Abba, pater, Itaque jam non est servus; sed Filius: quod si filius, et heres per Deus. Lección de la Epístola del Apóstol S. Pablo a los Gálatas: Hermanos: Mientras el heredero es niño, en nada difiere del siervo, aunque sea señor de todo; mas está debajo la potestad de tutores y curadores, hasta el tiempo determinado por su  padre: así también nosotros cuando éramos niños, estábamos sujetos a los primeros rudimentos del mundo(1). Mas cuando vino el cumplimiento del tiempo, envió Dios a su Hijo, hecho de una mujer, y sujeto a la Ley, para que redimiese a los que estaban debajo de la ley; a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y por cuanto vosotros sois hijos, ha enviado Dios a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: Abba, esto es, Padre. Y así ya ninguno de vosotros es siervo, sino hijo: y si hijo, también heredero por la gracia de Dios.

 

 

Salmodia

 

GRADUALE Ps. 44, 3 et 2 Speciósus forma præ fíliis hóminum: diffúsa est grátia in lábiis tuis. V. Eructávit cor meum verbum bonum, dico ego ópera mea Regi: lingua mea cálamus scribæ, velóciter scribéntis.ALLELUIA, allelúja. V. Ps. 92, 1. Dóminus regnávit, decórem índuit: índuit Dóminus fortitúdinem, et præcínxit se virtúte. Allelúja. Gradual – Hermosísimo eres más que todos los hijos de los hombres, la gracia está derramada en tus labios. V. Brotó se mi corazón una palabra excelente: dedico yo mis obras al Rey; mi lengua es cual rápida pluma de amanuense. Aleluya, aleluya. V. Reinó el Señor, se revistió de hermosura, vistiose el Señor de fortaleza y se ciñó de poder. Aleluya

Evangelio

 

U Sequéntia sancti Evangélii secúndum Lucam. Luc. 2, 33-40 In illo témpore: Erat Joseph et María mater Jesu, mirántes super his quæ dicebántur de illo. Et benedíxit illis Símeon, et dixit ad Maríam matrem ejus: Ecce pósitus est hic in ruínam, et in resurrectiónem multórum in Israël: et in signum cui contradicétur: et tuam ipsíus ánimam pertransíbit gládius, ut reveléntur ex multis córdibus cogitatiónes. Et erat Anna prophetíssa, fília Phánuel, de tribu Aser: hæc procésserat in diébus multis, et víxerat cum viro suo annis septem a virginitáte sua. Et hæc vídua usque ad annos octogínta quátuor: quæ non discedébat de templo, jejúniis et obsecratiónibus sérviens nocte ac die. Et hæc, ipsa hora supervéniens, confitebátur Dómino, et loquebátur de illo ómnibus, qui exspectábant redemptiónem Israël. Et ut perfecérunt ómnia secúndum legem Dómini, revérsi sunt in Galilæam in civitátem suam Názareth. Puer autem crescébat, et confortabátur, plenus sapiéntia: et grátia Dei erat in illo.

Credo.

U Continuación del Santo Evangelio según San Lucas (II, 33-40)En aquel tiempo: José y María, madre de Jesús, estaba maravillados de aquellas cosas que de Él se decían. Y los bendijo Simeón y dijo a Mará su madre: He aquí que Este ha sido puesto para ruina y para resurrección de muchos en Israel, y como una señal de contradicción(2); y a ti, una espada traspasará tu alma, para que sean descubiertos los pensamientos de muchos corazones. Había allí una profetisa llamada Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, la cual era ya muy anciana, y había vivido siete años con su marido desde su virginidad. Y esta viuda, que tenía ochenta y cuatro años, no se  apartaba del templo, sirviendo dia y noche con ayunos y oraciones.. Y como llegase ella en la misma hora, alababa al Señor y hablaba de Él a todos los que esperaban la redención de Israel. Y cuando hubieron cumplido todas las cosas conforme a la ley del Señor, se volvieron a galilea y a su ciudad de Nazaret. Y el Niño crecía y se robustecía, lleno de sabiduría: y la gracia de Dios era con Él. – Credo.
OFFERTORIUM Ps. 92, 1-2
Deus firmávit orbem terræ, qui non commovébitur: paráta sedes tua, Deus, ex tunc a sæculo tu es.
OfertorioDios afirmó el orbe de la tierra, que no se bamboleará; tu silla, oh Dios, está preparada desde entonces; desde todos los siglos existes Tú.

Oración-Secreta

 

Concéde, quæsumus, omnípotens Deus: ut óculis tuæ majestátis munus oblátum, et grátiam nobis piæ devotiónis obtíneat, et efféctum beátæ perennitátis acquírat. Per Dóminum. Te rogamos, oh Dios omnipotente, nos concedas que el don ofrecido ante el acatamiento de tu Majestad, no sólo nos alcance la gracia de una piadosa devoción, sino que nos dé también la posesión de una bienaventurada eternidad. Por Jesucristo Nuestro Señor.

Conmemoración de la Octava de Navidad

 

Obláta, Dómine, múnera, nova Unigéniti tui Nativitáte sanctífica: nosque a peccatórum nostrórum máculis emúnda. Per eúmdem Dóminum. Santifica, Señor, los dones que te ofrecemos en la nueva Natividad de tu Hijo Unigénito, y líbranos de las manchas de nuestros pecados. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor.

Prefacio propio de Navidad

 

Vere dignum et justum est, aequum et salutare nos tibi semper, et ubique gratias agere: Domine sancte, Pater omnipotens, aeterne Deus. Quia per incarnati Verbi mysterium, nova mentis nostrae oculis lux tuae claritatis infulsit: ut dum visibiliter Deum cognoscimus, per hunc in invisibilium amorem raplamur, et ideo cum Angelis et Archagelis, cum Thronis et Dominationbus, cumque omne militia coelistis exercitus, hymnum gloriae tuae canimus, sine fine dicentes: Sanctus, Sanctus, Sanctus, etc. Verdaderamente es digno y justo, equitativo y saludable, que te demos gracias en todo tiempo y lugar ¡Señor Santo, Padre todopoderoso y eterno Dios! Por cuanto, por el misterio de la Encarnación del Verbo, ha brillado a los ojos de nuestra alma un nuevo resplandor de tu gloria: para que, al conocer a Dios visiblemente, seamos por Él arrebatados al amor de las cosas invisibles. Y por eso, con los Ángeles y Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con toda la milicia del ejército celestial, entonamos a tu gloria un himno, diciendo si cesar: Santo, Santo, Santo, etc.
COMMUNIO Matth. 2, 20 Tolle púerum, et matrem ejus, et vade in terram Israël: defúncti sunt enim, qui quærébant ánimam púeri. Comunión.Toma al Niño y a su madre, y vete a tierra de Israel; porque han muerto los que atentaban contra la vida del Niño.

Oración-Postcomunión

 

POSTCOMMUNIO – Per hujus, Dómine, operatiónem mystérii, et vítia nostra purgéntur, et justa desidéria compleántur. Per Dóminum. Haz, Señor, que, por la virtud de este misterio, no sólo sean purificados nuestros vicios, sino también cumplidos nuestros justos deseos. Por Jesucristo Nuestro Señor.

Conmemoración de la Octava de Navidad

 

Præsta, quæsumus, omnípotens Deus: ut natus hódie Salvátor mundi, sicut divínæ nobis generatiónis est auctor; ita et immortalitátis sit ipse largítor: Qui tecum. Rogámoste, oh Dios omnipotente, que el Salvador del mundo, nacido hoy, así como es el autor de nuestro nacimiento a la vida divina, sea también para nosotros el dador de la inmortalidad. Él, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.
  • (1) Por medio de esta comparación del heredero menor de edad y del siervo, S. Pablo quiere hacer comprender  os judíos que su religión, como rudimentaria y ceremoniosa que es, representa la minoría de edad respecto del cristianismo, y que debió cesar al aparecer éste. (volver)
  • (2) en efecto, la fe y la moral de Cristo, son tan categóricas y exigen una adhesión tan incondicional en quienes la profesan, que a menudo separan hasta a los hermanos entre sí y a padres y a hijos cuando los unos quieren ser fieles a su religión y los otros no.

Tomado de: http://misa_tridentina.t35.com/



SAN JUAN EVANGELISTA DE MANCHA REAL

IGLESIA PARROQUIAL

Parroquia San Juan Evangelista

Párroco: D. José Antonio García Romero

Este bellísimo templo, que se encuadra en la arquitectura del Renacimiento Andaluz, es monumento artístico nacional desde el acuerdo del Consejo de Ministros y el Real Decreto con fecha 4 de mayo de 1983 (B.O.E. 6 de junio de 1983).

En el libro de Acuerdos del Ayuntamiento, se nos dice que se debió a Felipe II su construcción “a su celo de la religión que hizo delinear y sacar cimientos…”, y algunos con la intervención de dicho monarca o por la sobriedad de líneas del templo, típica del estilo herreriano han creido que la traza y el inicio de las obras se debe a Juan Herrera, pero no se conoce que éste hiciera por esta región ningún trabajo y sí se habla de Andrés de Vandelvira o de sus discípulos y colaboradores con más sentido, porque lo más problable es que ellos hiciesen el comienzo de las obras de este templo que en principio tuvo otra torre octogonal originaria pero por su palpable deterioro y el peligro de que ello representaba tal torre fue sustituida en 1969 por la actual.

Mucho se podía escribir sobre la construcción de este templo parroquial y su construcción se puede dividir en cinco etapas. Basándonos en investigadores como Mariano Saez, Chueca Goitia, Ortega Sagrista, Galera Andreu, Martín Jiménez Cobo, Salvador Guerrero, José Luis Quero y otras fuentes consultadas, como diferentes archivos, haremos ese resumen de la construcción comenzando por precisar que la planta de la iglesia es de “salón” con tres naves: la central cubierta con cúpula de media naranja y las dos laterales que se sostienen por bóvedas baídas que a su vez se sostienen por la fortaleza de las columnas de entablamento y pilar exento.

Interior del Templo

PRIMERA ETAPA: Entre 1557 y 1575, de Vandelvira o su escuela. En 1737 se habían venido artífices y también ingenieros para hacer el trazado de las calles de la población y debió quedar señalado el lugar que había de ocupar la iglesia. Se construyeron en esta etapa los cimientos, arranques de columnas y de muros (muro sur hasta la columna exterior con la portada de claro estilo de Andrés de Vandelvira). La portada sur es de orden jónico y en el total del conjunto había una imagen de la Inmaculada mutilada en 1936, un par de jarrones, el escudo del Obispo D. Francisco Delgado, un reloj de sol, el águila –como símbolo de San Juan Evangelista-, y otros detalles. Las obras fueron interrumpidas, terminando así la primera etapa con la muerte de Vandelvira en 1575-76.

SEGUNDA ETAPA: Comenzó en 1614 y concluyó en 1628, según consta en la inscripción de la bóveda principal, a la que ya hemos hecho mención. Aprovechamos también este instante para indicar que, en esta bóveda semiesférica del crucero, están las pinturas de los cuatro evangelistas, alternando con los cuatro doctores de la Iglesia (S. Gregorio Magno, S. Jerónimo, S. Agustín y S. Ambrosio). Las paredes de tierra con las que se cerró el recinto acabado en 1628 se derrumbaron en 1761, haciéndose notar que hay obras que no están hechas de sillería, sino de mampostería, como es el caso, por ejemplo, de algunas columnas. La portada principal se construyó en 1640, el coro en el año 1670, y en 1765, la fachada de la plaza. En esta época, además de cerrarse las bóvedas, ocurrió la construcción de la Capilla y del Altar Mayor a expensas del Obispado, de Jaén, Torres. El Mercadillo, Arroyo Frío y otros lugares cercanos, se trayeron los diferentes materiales para las construcciones aludidas, siendo prior por aquel tiempo (1624) M. Yáñez de Ávila.

Interior del Templo

TERCERA ETAPA: Fue arquitecto Juan de Aranda y duró ese período, entre los años 1639 a 1646. Probablemente, para cerrar la iglesia se construyó un muro de carácter provisional desde el ángulo de la capilla donde está la Virgen de los Dolores hasta el de la torres, usándose solamente la puerta que da a la calle Maestra y hay señales de la evidente existencia de otra puerta que daría a lo que es la capilla de la Virgen del Rosario. Como notas destacadas de este período, señalemos que consta en tiempos del Obispo D. Baltasar Moscoso, la licencia para la obra de la iglesia y las circunstancias de que la parroquia de Cabra de Santo Cristo concedió 300 ducados para proseguir las obras en la portada y testero de la iglesia de Mancha Real. En esta época y con la dirección de Juan de Aranda y Salazar, se hizo la mayor parte de la fachada principal, que da a la calle Maestra y se comenzó la torre. La portada que realizó Juan de Aranda es de orden dórico, con dobles columnas sobre pedestales labrados, enmarcando el arco de entrada con iguales detalles decorativos que la de la catedral de Jaén. Entre otros detalles también están en esta portada, un altorrelieve representando a San Juan Evangelista y el escudo de armas del obispo D. Baltasar Moscoso y fue en este tiempo, maestro de obras, Alonso Galán, cantero de la población.

CUARTA ETAPA: Estuvo a cargo del arquitecto Eufrasio López de Rojas, que por estos años era arquitecto principal de la catedral de Jaén, entre otras obras importantes y que dio autorización para que se hiciera cargo de las obras de la parroquia de Mancha Real a Blas Antonio Delgado. Comprendió esta cuarta etapa de la construcción, entre los años 1670 y 1681. Se llevó a cabo la construcción de los dos primeros cuerpos de la torre y se utilizó, según consta con fecha de 1682, piedra traída de Torremocha. Se procedió también a la construcción del arco del coro entre los muros de la torre y de la capilla de la Virgen de los Dolores. La entrada a la torre y al coro tienen mucho parecido con la subida al Archivo Diocesano de la catedral de Jaén y dan acceso a la torre, desde la misma iglesia, que no es la primera sino otra construida muy posteriormente, en 1969. Hay ahora tres campanas.

Interior del Templo

Y ya aprovechamos al hablar de la torre para indicar que la antigua era de forma octogonal y que aunque su arranque era a base de piedra de sillería, luego se finalizó con ladrillo, construyéndose un tejado muy achatado, que contrastaba con el resto de la edificación. Después, en el año indicado, y en vista, se dice de lo deteriorado que estaba tal campanario, se construyó pero dándole otra fisonomía, que lógicamente incluso, contrasta con el resto de la fachada. La reconstrucción se hizo con piedra de sillería y se colocó por encima un chapitel metálico agudo.

QUITA ETAPA: Correspondía entre los años 1761-1775 con Ventura Rodríguez como arquitecto. El esfuerzo final para la conclusión de las obras debió al entonces párroco D. Esteban Lorenzo Tristán y se hizo frente a esta etapa con diezmos, limosnas y rentas de la iglesia más un préstamo de doce mil ducados, levantándose distintos detalles de la construcción y evitando la posible ruina de la Capilla Mayor. La Junta de Pósitos del Consejo Real concedió 6000 reales para seguir las obras, ofreciendo los agricultores locales 1500 fanegas de trigo, incluso, como también escribe Martín Jiménez Cobo, el párroco pidió autorización para celebrar una novillada y los beneficios que fueran destinados a proseguir las obras. Igualmente, el Pósito concedió 7235 reales con el mismo fin y se hicieron gestiones por las autoridades del municipio para cobrar una importante cantidad prometida por el Obispo, Benito Marín, que había fallecido, cantidad con las que se contribuiría al seguimiento de estas obras. Así se terminó la parte alta de la fachada principal y la torre.

Fachada

Tomado de: http://www.iglesiaenmanchareal.com/

San Juan Evangelista

27 de Diciembre

San Juan Evangelista: consíguenos de Dios la gracia especial de leer con fe y cariño tu santo evangelio, y obtener de su lectura gran provecho para nuestra alma. Amén.

Año 100

Juan significa: “Dios es misericordioso”.

Este apóstol tuvo la inmensa dicha de ser el discípulo más amado por Jesús. Y se ha hecho muy famoso por haber compuesto el cuarto evangelio.

Nació en Galilea. Era hijo de Zebedeo y hermano de Santiago el Mayor. Su oficio era el de pescador. Parece que fue uno de los dos primeros discípulos de Jesús, junto con Andrés. Los dos eran también discípulos de Juan Bautista y un día al escuchar que el Bautista señalaba a Jesús y decía: “Este es el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”, se fueron detrás de Él. Jesús se volvió y les dijo: “¿Qué buscan?”. Ellos le respondieron: “Señor: ¿dónde habitas?”. Y Jesús les dijo: “Vengan y verán”. Y se fueron con él y estuvieron en su compañía toda la tarde recibiendo sus enseñanzas. Durante toda su vida, jamás Juan podrá olvidar el día, la hora y el sitio en que se encontró por primera vez con Jesucristo. Fue el momento más decisivo de su existencia.

Juan estaba después un día con su hermano Santiago, y con sus amigos Simón y Andrés, remendando las redes a la orilla del lago, cuando pasó Jesús y les dijo: “Vengan conmigo y los haré pescadores de almas”. Inmediatamente, dejando a su padre y a su empresa pequeña, se fue con Cristo a dedicarse para siempre y por completo a extender el Reino de Dios.

Juan evangelista hizo parte, junto con Pedro y Santiago, del pequeño grupo de preferidos que Jesús llevaba a todas partes y que presenciaron sus más grandes milagros. Los tres estuvieron presentes en la Transfiguración, y presenciaron la resurrección de la hija de Jairo. Los tres presenciaron la agonía de Cristo en el Huerto de los Olivos. Junto con Pedro, fue este apóstol encargado por Jesús de prepararle la Última Cena.

Al ver la mamá de Santiago y Juan que Jesús los prefería tanto, y aconsejada por ellos dos, que eran bien orgullosos, se atrevió a pedirle al Señor una gracia muy especial: que cuando él empezara a reinar, nombrara a Juan primer ministro y a Santiago ministro también. Jesús le respondió que el señalar los primeros puestos en el Reino de los cielos le correspondía al Padre Celestial, y que estos ya estaban determinados para otros. Los demás apóstoles se indignaron contra estos dos vanidosos, pero Jesús aprovechó aquella ocasión para recordarles que en el Reino de los cielos ocuparán los primeros puestos los que se hayan dedicado a prestar servicios humildes a los demás.

A Juan y su hermano Santiago les puso Jesús un sobrenombre: “Hijos del trueno”. Y esto se debió a que un día fueron los apóstoles a pedir hospedaje en un pueblo de samaritanos (que odiaban a los judíos) y nadie les quiso proporcionar nada. Entonces estos dos hermanos, que eran violentos, le propusieron a Jesús que les mandara a aquellos maleducados samaritanos alguno de los rayos que tenía desocupados por allá en las nubes. Jesús tuvo que regañarlos porque no habían comprendido todavía que Él no había venido a hacer daño a ninguno, sino a tratar de salvar a cuantos más pudiera. Más tarde estos dos hermanos tan vanidosos y malgeniados, cuando reciban el Espíritu Santo, se volverán humildes y sumamente amables y bondadosos.

En la Última Cena tuvo el honor de recostar su cabeza sobre el corazón de Cristo.

Juan Evangelista fue el único de los apóstoles que estuvo presente en el Calvario al morir Jesús. Y recibió de Él en sus últimos momentos el más precioso de los regalos. Cristo le encomendó que se encargara de cuidar a la Madre Santísima María, como si fuera su propia madre, diciéndole: “He ahí a tu madre”. Y diciendo a María: “He ahí a tu hijo”.

El domingo de la resurrección, fue el primero de los apóstoles en llegar al sepulcro vacío de Jesús. Se fue corriendo con Pedro (al oír la noticia de que el sepulcro estaba vacío), pero como era más joven, corrió a mayor velocidad y llegó primero. Sin embargo por respeto a Pedro lo dejó entrar a él primero y luego entró él también y vio y creyó que Jesús había resucitado.

Después de la resurrección de Cristo, cuando la segunda pesca milagrosa, Juan fue el primero en darse cuenta de que el que estaba en la orilla era Jesús. Luego Pedro le preguntó al Señor señalando a Juan: “¿Y éste qué será?”. Jesús le respondió: “Y si yo quiero que se quede hasta que yo venga, a ti qué?”. Con esto algunos creyeron que el Señor había anunciado que Juan no moriría. Pero lo que anunció fue que se quedaría vivo por bastante tiempo, hasta que el reinado de Cristo se hubiera extendido mucho. Y en efecto vivió hasta el año 100, y fue el único apóstol al cual no lograron matar los perseguidores.

Después de recibir el Espíritu Santo en Pentecostés, Juan iba con Pedro un día hacia el templo y un pobre paralítico les pidió limosa. En cambio le dieron la curación instantánea de su enfermedad. Con este milagro se convirtieron cinco mil personas, pero los apóstoles fueron llevados al tribunal supremo de los judíos que les prohibió hablar de Jesucristo. Pedro y Juan les respondieron: “Tenemos que obedecer a Dios, antes que a los hombres”. Los encarcelaron, pero un ángel llegó y los libertó. Otra vez los pusieron presos y les dieron 39 azotes a cada uno. Ellos salieron muy contentos de haber tenido el honor de sufrir esta afrenta por amor al Señor Jesús, y siguieron predicando por todas partes.

Juan, para cumplir el mandato de Jesús en la cruz, se encargó de cuidar a María Santísima como el más cariñoso de los hijos. Con Ella se fue a evangelizar a Éfeso y la acompañó hasta la hora de su gloriosa muerte.

El emperador Dominiciano quiso matar al apóstol San Juan y lo hizo echar en una olla de aceite hirviente, pero él salió de allá más joven y más sano de lo que había entrado, entonces fue desterrado de la isla de Patmos, donde fue escrito el Apocalipsis.

Después volvió otra vez a Éfeso donde escribió el Evangelio según San Juan, que es el libro que lo ha hecho tan famoso. Este libro tiene un estilo elevadísimo e impresionantemente hermoso. Agrada mucho a las almas místicas, y ha convertido a muchísimos con su lectura.

A San Juan Evangelista lo pintan con un águila al lado, porque es el escritor de la Biblia que se ha elevado a más grandes alturas de espiritualidad con sus escritos. Ningún otro libro tiene tan elevados pensamientos como en su evangelio.

Dice San Jerónimo que cuando San Juan era ya muy anciano se hacía llevar a las reuniones de los cristianos y lo único que les decía siempre era esto: “hermanos, ámense los unos a otros”. Una vez le preguntaron por qué repetía siempre lo mismo, y respondió: “es que ese es el mandato de Jesús, y si lo cumplimos, todo lo demás vendrá por añadidura”.

San Epifanio dice que San Juan murió hacia el año cien, a los 94 años de edad. Poco antes había ido a un monte tenebroso a convertir a un discípulo suyo que se había vuelto guerrillero, y lo logró convertir volviéndolo bueno otra vez. Dicen los antiguos escritores que amaba mucho a todos pero que les tenía especial temor a los herejes porque ellos con sus errores pierden muchas almas.

Dios es amor (San Juan).

Tomado de: http://www.ewtn.com

SAN JUAN,(*) Apóstol y Evangelista

27 de diciembre

Pedro vio venir detrás pecho. al discípulo amado de Jesús, aquél que en la Cena se reclinara sobre su pecho. (San Juan, 21, 20).

San Juan era todavía joven cuando siguió a Jesús. Fue su discípulo predilecto a causa de su inocencia, asistió a su transfiguración, se recostó en su pecho en la última Cena, subió con Él al Huerto de los Olivos, y recibió a María como Madre, ayudó a sepultar al Salvador y acudió el primero con Magdalena a su tumba el día de su resurrección. Después de la Ascensión, fue a predicar el Evangelio al Asia Menor y se estableció en Éfeso con la Santísima Virgen. Conducido a Roma en el año 95, bajo Domicia no, y arrojado a una caldera de aceite hirviendo, salió de ella sano y salvo y fue desterrado a la isla de Patmos, donde compuso el Apocalipsis. De vuelta a Éfeso, escribió contra los gnósticos su Evangelio que, con sus tres Epístolas, es el inflamado código de la caridad. Sobrevivió a todos los otros Apóstoles.

MEDITACIÓN
SOBRE LA VIDA DE SAN JUAN

I. He aquí al amigo íntimo de Jesús, aquél que descansó sobre su pecho en la última Cena, ya quien el divino Salvador hizo partícipe de sus más grandes secretos. La primera condición de una verdadera amistad es no tener secretos para el amigo. ¿Está abierto tu corazón para Jesús? ¿No tomas ninguna resolución sin haberlo consultado? En todo tiempo puedes penetrar en su corazón por la adorable llaga de su costado; ¡Y Él no puede hacerlo en el tuyo, lleno como está totalmente de las creaturas! Os amo, oh Dios mío, y deseo amaros siempre más. (San Agustín).

II. La segunda cualidad de la amistad es compartir con el amigo lo que se posee. Ahora bien, Jesús durante su vida dióse todo entero a San Juan y, al morir, le dio a su madre. “Hijo mío, dijo, he aquí a tu Madre”. San Juan se había dado por entero a Jesús, había abandonado todo para seguirlo. Date del mismo modo todo entero a Jesús, si quieres ser su amigo. ¿A quién destinas tu corazón? el mundo es indigno de poseerlo. ¿Qué has dado a Jesús en retribución de su ternura? ¿Le has consagrado tu cuerpo, tu voluntad, tu inteligencia, en una palabra todo lo que eres y todo lo que posees?

III. En fin, la tercera cualidad de la amistad es la semejanza: el amor hace semejantes a los amigos, si ya no lo son. Fue también este amor el que hizo a San Juan semejante a Jesús, lo hizo también hijo espiritual de María. Jesús te amará, si te asemejas a Él. Para lograrlo, es menester, no que te recuestes visiblemente sobre el corazón de Jesús, sino que Jesús venga a tu corazón, y que no tengas tú otra voluntad que la suya. Tener los mismos gustos, y las mismas repugnancias, he ahí la verdadera amistad. (San Jerónimo).

El amor de Dios
Orad por el aumento de la caridad.

ORACIÓN

Dignaos, oh Dios de bondad, derramar sobre vuestra Iglesia los rayos de vuestra luz celestial, a fin de que iluminada con las enseñanzas de San Juan, vuestro Apóstol y Evangelista, alcance las recompensas eternas. Por J. C. N. S. Amén.

*Santoral de Juan Esteban Grosez, S.J. Tomo IV, (Ed. ICTION, BuenosAires, 1982)

Tomado de:http://misa_tridentina.t35.com/