SANTA MISA DOMINICAL

DOMINGO “GAUDETE”
TERCERO DE ADVIENTO

ESTACIÓN DE SAN PEDRO DEL VATICANO

Yo soy voz del que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor.

Yo soy voz del que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor.

Semidoble de 2ª clase – Ornamentos rosados

“El Señor está cerca”. He aquí el anuncio que nos hace hoy la Iglesia,he aquí por qué nos incita hoy a la alegría y por qué se viste Ella misma hoy de fiesta, con ornamentos rosados, con flores en los altares, con acordes del órgano. Está la Iglesia impaciente por recibir al Señor, y nos contagia a nosotros de esta santa ansiedad. ¡Es Señor está cerca! Más aun: “Entre nosotros está Uno a quien muchos no conocen”. Esta queja amarga del Bautista  desgraciadamente es también hoy verdadera. ¡Un año más lamará a nuestras puertas el que puede remediar nuestras necesidades. Y muchos estarán dormidos!

Introito. S. 24, 4

INTROITUS – Gaudéte in Domino semper: íterum dico, gaudéte. Modéstia vestra nota sit ómnibus homínibus: Dóminus enim prope est. Nihil sollíciti sitis: sed in omni oratióne petitiónes vestræ innotéscant apud Deum. Ps. 84, 2. Benedixísti, Dómine, terram tuam: avertísti captivitátem Jacob. V. Glória Patri IntroitoGozaos siempre en el Señor; otra vez os digo: gozaos. Vuestra modestia sea patente a todos los hombres: El Señor está cerca. No andéis solícitos de cosa alguna: mas con insistente oración haced conocer a Dios vuestras peticiones. – Ps. Bendijiste, Señor, a tu tierra: apartaste la cautividad de Jacob. Gloria al Padre.

El Gloria in excelsis no se dice en el Tiempo de Adviento, salvo en las fiestas.

Oración-Colecta

ORATIOAurem tuam, quæsumus, Dómine, précibus nostris accómmoda: et mentis nostræ ténebras grátia tuæ visitatiónis illústra: Qui vivis. Aplica Señor, tu oído a nuestros ruegos y alumbra las tinieblas de nuestra muerte por la gracia de tu Venida Tu que vives y reinas por los siglos de los siglos..

Epístola

“El Señor está cercano”; por lo mismo debemos alegrarnos y poner orden y moderación en toda nuestra vida, para que con su venida recibamos la paz del Espíritu Santo, que es la estabilidad inquebrantable del alma en el servicio de Dios.

Lectio Epístolæ beáti Páuli Apóstoli ad Philippénses.Philipp. 4, 4-7  – Fratres: Gaudéte in Dómino semper: íterum dico, gaudéte. Modéstia vestra nota sit ómnibus homínibus: Dóminus prope est. Nihil sollíciti sitis: sed in omni oratióne, et obsecratióne, cum gratiárum actióne, petitiónes vestræ innotéscant apud Deum. Et pax Dei, quæ exsúperat omnem sensum, custódiat corda vestra, et intelligéntias vestras, in Christo Jesu Dómino nostro. Lección de la Epístola del Apóstol San Pablo a los Filipenses (IV, 4-7) Hermanos: Gozaos siempre en el Señor: otra vez os digo: gozaos. Vuestra modestia(1) sea patente a todos los hombres: el Señor está cerca. No andéis solícitos de cosa alguna; mas con insistente oración y ruegos, con hacimiento de gracias, haced conocer a Dios vuestras peticiones. Y la paz de Dios, que sobrepuja a todo pensamiento, guarde vuestros corazones y vuestras inteligencias en Nuestro Señor Jesucristo.

Salmodia

GRADUALEPs. 79, 2-3 et 2Qui sedes, Dómine, super Chérubim, éxcita poténtiam tuam, et veni. V. Qui regis Israël, inténde: qui dedúcis, velut ovem, Joseph.ALLELUIA, allelúja. V. Excita, Dómine, poténtiam tuam, et veni, ut salvos fácias nos. Allelúja. Gradual.  – Tú, Señor, que estás sentado sobre los Querubines, excita tu poder y ven. Tú que gobiernas Israel, atiende: Tú que guías a José como ovejuela.Aleluya, aleluya. Excita, Señor, tu poder, y ven a hacernos salvos. Aleluya.

En las feria de Adviento, es decir, cuando en un día de semana se dice la misa del Domingo, se omite el Aleluya y el versillo.

Evangelio

U Sequéntia sancti Evangélii secúndum Joánnem. Joann. 1, 19-28 In íllo témpore: Misérunt Judæi ab Jerosólymis sacerdótes et levítas ad Joánnem, ut interrogárent eum: Tu quis es? Et conféssus est, et non negávit: et conféssus est: Quia non sum ego Christus. Et interrogavérunt eum: Quid ergo? Elías es tu? Et dixit: Non sum. Prophéta es tu? Et respóndit: Non. Dixérunt ergo ei: Quis es, ut respónsum demus his, qui misérunt nos? Quid dicis de te ipso? Ait: Ego vox clamántis in desérto: Dirígite viam Dómini, sicut dixit Isaías prophéta. Et qui missi fúerant, erant ex pharisæis. Et interrogavérunt eum, et díxérunt ei: Quid ergo baptízas, si tu non es Christus, neque Elías, neque prophéta? Respóndit eis Joánnes, dicens: Ego baptízo in aqua: médius autem vestrum stetit, quem vos nescítis. Ipse est, qui post me ventúrus est, qui ante me factus est: cujus ego non sum dignus ut solvam ejus corrígiam calceaménti. Hæc in Bethánia facta sunt trans Jordánem, ubi erat Joánnes baptízans.

Credo

U Continuación del Santo Evangelio según San Juan (I, 19-28) – En aquel tiempo: Enviaron los judíos, sacerdotes y levitas de Jerusalén, a preguntar a Juan: ¿Tú, quién eres? Y confesó y no negó; y confesó: Que yo no soy el Cristo. Y le preguntaron: ¿Pues quién eres? ¿Eres tú Elías? Y dijo: No soy. ¿Eres tú el profeta? Y respondió: No. Y le dijeron: Pues, ¿quién eres, para que podamos dar respuesta a los que nos han enviado? ¿Qué dices de ti mismo? Él dijo: Yo soy la voz del que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor, como dijo Isaías profeta. Y los que habían sido enviados eran de los fariseos. Y le preguntaron y le dijeron: Pues, ¿por que bautizas, si tu no eres el Cristo, ni Elías, ni Profeta? Juan les respondió y dijo: Yo bautizo(2)con agua: mas en medio de vosotros está Aquél a quien vosotros no conocéis. Este es el que ha de venir en pos de mí.: el cual es antes que yo: y al cual yo no soy digno de desatar la correa de su zapato. Esto aconteció en Betania de la otra parte del Jordán, en donde estaba Juan bautizando. Credo.
OFFERTORIUM Ps. 84, 2 –   Benedisísti, Dómine, terram tuam: avertísti captivitátem Jacob: remisísti iniquitátem plebis tuæ. Ofertorio. – Bendijiste, Señor a tu tierra; pusiste término a la cautividad de Jacob: perdonaste la maldad de tu pueblo.

Oración-Secreta

Devotiónis nostræ tibi, quæsumus, Dómins, hóstia júgiter immolétur: quæ et sacri péragat institúta mystérii, et salutáre tuum in nobis mirabíliter operétur. Per Dóminum. Rogámoste, Señor, que la hostia de nuestra devoción se inmole perpetuamente en tu presencia; que ella cumpla los fines para los cuales instituiste este misterio, y opere maravillosamente en nosotros tu salvación. Por Jesucristo Nuestro Señor. ..

Prefacio de la Sma. Trinidad
(Durante la semana, Prefacio común)

Vere dignum et justum ets aequum et salutare, nos tibi semper, et ubique gratias agere: Domine sancte, Pater omnipotens, aeterne Deus. Qui cumm unigenito  Filio tuo, et Spiritu Sancto, unus es Deus, unus es Dominus: non in unius singularitate personae, sed in unius Trinitate substantiae. Quod enim de tua gloria, revelante te, credimus, hoc de Filio tuo, hoc de Spiritu Sancto, sine differentia discretionis sentimus. Ut in confessione verae, sempiternaeque Deitatis, et in personis Proprietas, et in essentia unitas, et in majestate adoretur aequalitas. Quam laudat Angeli atque Arcangeli, Cherubim quoque ac Sraphim: qui non cessant clamare quotidie, una voce dicentes: Sanctus, Sanctus, Sanctus… Verdaderamente es digno y justo, equitativo y saludable, que te demos gracias en todo tiempo y lugar oh Señor Santo, Padre todopoderoso y eterno Dios! Quien, con tu Hijo unigénito y el Espíritu Santo, eres un solo Dios, eres un solo Señor: no en la unidad de una sola persona, sino en la Trinidad de una sola sustancia. Porque cuanto creemos, por habérnoslo Tu revelado, acerca de tu gloria, creémoslo igualmente de tu Hijo, y del Espíritu Santo, sin haber diferencia ni separación. De modo que, al reconocer una sola verdadera y eterna Divinidad, sea también adorada la propiedad en las personas, la unidad en la esencia y la igualdad en la majestad. A la cual alaban los Ángeles y los Arcángeles, los Querubines y los Serafines, que no cesan de cantar diariamente, diciendo a coro:
COMMUNIO. Dícite: pusillánimes confortámini, et nolíte timére: ecce Deus noster véniet, et salvábit nos. Comunión.Decid a los pusilánimes: alentaos, y no temáis; mirad que nuestro Dios vendrá, y nos salvará. ..

Oración-Postcomunión

POSTCOMMUNIO – Implorámus, Dómine, cleméntiam tuam: ut hæc divína subsídia, a vítiis expiátos, ad festa ventúra nos præparent. Per Dóminum. Imploramos, Señor, tu clemencia, para que estos divinos subsidios, purificándonos de nuestros vicios, nos preparen(3) a las fiestas que se acercan. Por Jesucristo Nuestro Señor...
  •  (1) Se quiere aconsejar aquí el cumplimiento exacto de los deberes de estado, que es el que da el modo y medida de todas las virtudes.
  •  (2) El bautismo de Juan era, por una parte, un símbolo exterior que el Bautista usaba para inculcar a los hombres un cambio de vida y la limpieza de corazón, fruto de la penitencia; y, por otro, un anuncio del verdadero bautismo regenerador de Cristo.
  •  (3) La mejor preparación para Navidad es, pues la purificación de los vicios y pecados, mediante una buena confesión.
  • Tomado de:
  • http://misa_tridentina.t35.com/

TERCER DOMINGO DE ADVIENTO

Y los que habían sido enviados eran de los fariseos. Y le preguntaron y le dijeron: Pues, ¿por que bautizas, si tu no eres el Cristo, ni Elías, ni Profeta? Juan les respondió y dijo: Yo bautizo con agua: mas en medio de vosotros está Aquél a quien vosotros no conocéis. Este es el que ha de venir en pos de mí.: el cual es antes que yo: y al cual yo no soy digno de desatar la correa de su zapato. Sequéntia sancti Evangélii secúndum Joánnem. Joann. 1, 19-28

Y los que habían sido enviados eran de los fariseos. Y le preguntaron y le dijeron: Pues, ¿por que bautizas, si tu no eres el Cristo, ni Elías, ni Profeta? Juan les respondió y dijo: Yo bautizo con agua: mas en medio de vosotros está Aquél a quien vosotros no conocéis. Este es el que ha de venir en pos de mí.: el cual es antes que yo: y al cual yo no soy digno de desatar la correa de su zapato. Sequéntia sancti Evangélii secúndum Joánnem. Joann. 1, 19-28

Iglesia de Santa Lucía

San Cristóbal de las Casas Chiapas

FIESTA PATRONAL: 13 DE DICIEMBRE

TEMPLO DE SANTA LUCÍA

De 1819 data esta construcción que nombra a este popular barrio de la ciudad, demolida para la segunda mitad del siglo XIX. En su lugar, el ingeniero coleto Carlos Z. Flores construyó entre 1884 y 1892 el edificio actual, de estilo neoclásico con elementos neogóticos, que mantiene la estructura tradicional de las iglesias de la región: una sola nave cubierta de madera y teja.

TEMPLO DE SANTA LUCÍA

La inscripción del remate de la fachada se refiere quizá a la fecha de la consagración del recinto. Su ornamentación, es puramente aruitectónica, con pilastras adosadas, arcos apuntados y cúpula de media naranja. En el interior, especialmente luminoso, se funden también elementos neoclásicos y neogóticos que remiten a las corrientes en boga en el paso del siglo XIX y XX. El retablo mayor es neogótico.

La escultura del Señor del Coro, de la autoría de Juan de Figueroa, data del siglo XVII.

Para ver un VIDEO RECORRIDO clic aquí

Tomado de: http://tu-comitandedominguez.com

SANTA LUCÍA,(*) Virgen y Mártir

13 de diciembre

En esto se demostró la caridad de Dios hacia nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que por Él tengamos la vida. (1 Juan, 4, 9).

Santa Lucía, virgen de Siracusa, habiendo obtenido la curación de su madre orando sobre la tumba de Santa Ágata, de inmediato le pidió permiso para distribuir a los pobres la dote que le había destinado. Su pretendiente la denunció al juez como cristiana. El tirano la hizo prender y ordenó se la condujese a un infame lugar; pero no les fue posible moverla del lugar en que estaba. Empleóse el hierro y el fuego: ella pidió a Dios que prolongase su martirio para fortificar a los cristianos en la fe, predijo la tranquilidad de que gozaría la Iglesia después de la muerte de los emperadores Diocleciano y Maximino, y entregó su alma a Dios, hacia el año 304.

MEDITACIÓN
SOBRE LA DIGNIDAD
DEL HOMBRE

I. Preciso es que el hombre sea algo grande puesto que Dios creó para él el mundo y todas las cosas que encierra. Considera lo que existe de más bello en el firmamento y en toda la tierra, y después di: Cosa más grande soy que todas esas maravillas, porque ellas no han sido creadas sino para servirme. Oh Dios mío, Vos honráis demasiado a vuestros amigos; cuánto agradecimiento os debemos! Pero, ¡cuán desgraciados somos al hacernos esclavos de esas creaturas de las cuales somos soberanos!

II. El fin para el cual hemos sido creados hace ver claramente la grandeza y la nobleza del hombre. Dios nos ha sacado de la nada para servirle y para poseerle un día: he aquí nuestro fin durante esta vida y durante la eternidad. Cristiano, levanta tu corazón; no estás en este mundo para gozar de él, sino para servir a Dios y para amarlo. ¿Por qué, pues, abandonar a Dios, fuente de todo bien? ¿Por qué buscar placeres imperfectos entre las creaturas? Elevemos nuestros ojos al cielo, a fin de que la tierra no nos seduzca con sus diversiones y placeres. (San Cipriano).

III. El precio que Jesucristo ha pagado para rescatarnos es una prueba convincente de la estima que Dios hace del hombre, puesto que prefirió sacrificar a su Hijo antes que dejar perder a esta noble creatura. Vemos con ello lo que valemos y cuánto nos estima Dios. Recordemos, pues, que Jesucristo, después de haber dado tanto por nosotros, espera mucho de nosotros. Él sabe cuánto le hemos costado; no nos menospreciemos pues, nosotros que somos tan preciosos a los ojos de Dios. (San Eusebio).

La pureza
Orad por los vírgenes.

ORACIÓN

Escuchadnos, oh Dios Salvador nuestro, y que la fiesta de la bienaventurada Lucía, virgen y mártir, al mismo tiempo que regocija nuestra alma, la enriquezca con los sentimientos de una tierna devoción.  Por J. C. N. S. Amén.

*Santoral de Juan Esteban Grosez, S.J. Tomo IV, (Ed. ICTION, BuenosAires, 1982)

Tomado de: http://misa_tridentina.t35.com/