San Mateo Apóstol

El Evangelista San Mateo. Representado con el Ángel. Escultura de estuco (obra de José Esteve s. XVIII) en las Pechinas bajo las trompas del cimborrio. Catedral de Valencia

El Evangelista San Mateo. Representado con el Ángel. Escultura de estuco (obra de José Esteve s. XVIII) en las Pechinas bajo las trompas del cimborrio. Catedral de Valencia

A Mateo le corresponde el “rostro humano” mencionado en tercer lugar por el Apocalipsis, por ello, un hombre alado (o ángel) es el símbolo de su Evangelio

“Jesús vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: ´Sígueme´. Él se levantó y lo siguió. Mientras Jesús estaba comiendo en la casa, acudieron muchos publicanos y pecadores y se sentaron a comer con él y sus discípulos” (Mt. 9, 9).

Así narra Mateo su propia vocación. El episodio, que concluye con una célebre frase de Jesús “No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores” (Mt. 9, 13) aparece también en los otros dos sinópticos, pero protagonizado por Leví. Marcos especifica: “Leví, hijo de Alfeo” (cfr. Mc. 2, 14ss); Lucas, por su parte, subraya que la comida era “un gran banquete” que “Leví ofreció a Jesús… en su casa” (cfr. Lc 5, 27ss). Leví y Mateo, sin lugar a dudas, son la misma persona.
Su condición de recaudador de impuestos ha sido recogida en la iconografía del Apóstol. De ella provienen algunos de los atributos que en ocasiones lo identifican: una bolsa de dinero o un tablero de contar. Es el patrono de los banqueros, financistas, cambistas, agentes del fisco…

El trabajo a que se dedicaba al ser llamado por el Señor, y el hecho de haber tenido a Jesús como invitado a su mesa, son también aludidos en la Liturgia de su fiesta (que se celebra el 21 de septiembre). Así, en la Oración Colecta, se señala que Dios, en su “inexpresable misericordia”, se dignó “elegir a san Mateo para convertirlo de recaudador de impuestos en un apóstol”. En la Oración Postcomunión se hace referencia al “gozo salvífico que experimentó san Mateo cuando recibió en su casa como comensal al Salvador”. En el himno de Laudes, “Præclara Qua”, rezamos: “Oh Mateo, ¡qué riquezas tan grandes te prepara el Señor, que te llamó cuando estabas (…) apegado a las monedas! / A impulsos de tu amor ardiente te apresuras a recibir al Maestro (…)”.

Tras ese llamado, nada sabemos de Mateo por la Escritura. Sólo vuelve a aparecer en las listas de los Doce. Es el octavo en la enumeración de los Hechos de los Apóstoles y en la del mismo Mateo (que cuando se nombra a sí mismo aclara: “Mateo, el publicano”), y el séptimo en la lista de Marcos y en la de Lucas.

Según varias fuentes apócrifas, no siempre coincidentes en los detalles, predicó la Palabra de Dios entre los partos y los persas, pero sobre todo en Etiopía: allí triunfó sobre dos magos que se hacían adorar como dioses, venció a los dragones que los acompañaban, y después resucitó a la hija del rey Egipo (o Hegesipo). Por oponerse al matrimonio del rey Hirciaco con su sobrina Ifigenia, que se había hecho cristiana por la predicación del Apóstol, sufrió el martirio. Fue muerto a filo de espada, según la tradición, cuando oraba después de misa al pie del altar. Esto le vale otro de sus atributos, la espada de su martirio, que a veces se transforma en alabarda o en hacha.

Pero el dato principal sobre Mateo es que es el autor del primer Evangelio, como ya lo atestigua Papías, obispo de Hierápolis (95-165), citado por Eusebio en su Historia Eclesiástica: “Mateo ordenó (compuso) las palabras (logia) del Señor en lengua hebrea, y cada uno las interpretó (tradujo) luego como pudo”. En efecto, este Evangelio fue escrito en arameo y dirigido sobre todo a los judíos. La Liturgia aplica a San Mateo, Apóstol y Evangelista, estas palabras bíblicas: “Era un escriba versado en la Ley de Moisés que había dado Yahvé, Dios de Israel. (…) ¡La mano bondadosa de su Dios estaba con él! (…) Había aplicado su corazón a escrutar la Ley de Yahvé, a ponerla en práctica y a enseñar en Israel los preceptos y las normas” (cfr. Esd. 7, 6-10).

En tanto que Evangelista, de un modo genérico, Mateo es representado con un libro o un rollo. Pero cada Evangelista tiene un símbolo especial, inspirado en la visión de “los cuatro seres vivientes” que nos trae el profeta Ezequiel (Ez. 1, 4ss) y que recoge el Apocalipsis: «El primer Ser Viviente era semejante a un león; el segundo, a un toro; el tercero tenía rostro humano; y el cuarto era semejante a un águila en pleno vuelo. Cada uno de los cuatro Seres Vivientes tenía seis alas y estaba lleno de ojos por dentro y por fuera. Y repetían sin cesar, día y noche: “Santo, santo, santo es el Señor Dios, el Todopoderoso, el que era, el que es y el que vendrá”» (Apoc. 4, 6ss).

A Mateo le corresponde el “rostro humano” mencionado en tercer lugar por el Apocalipsis -y en primer lugar por Ezequiel (1, 10)-; por ello, un hombre alado (o ángel) es el símbolo de su Evangelio. A veces se representa a San Mateo escribiendo, acompañado justamente por una figura de un hombre alado. San Jerónimo fue quien fijó este simbolismo.

A Mateo le corresponde el hombre por comenzar su evangelio narrando la genealogía humana de Jesús: “Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham” (Mt. 1, 1).

san_mateo

Información tomada de: http://es.catholic.net

 

San Mateo

0921-SAN-MATEO

 

Mateo fue publicano, esto es, recaudador de tributos, antes de su conversión, profesión muy odiosa a los judíos, como quiera que les  recordaba su dependencia de los romanos.  El publicano, de ordinario duro y avaro, pasaba ante los fariseos como tipo del pecador.  La Iglesia, a su vez, hace resaltar el papel de Jesús como médico de las almas lIamadas por Él a penitencia (Evang.)

La Epístola describe la célebre visión en que se presentan a Ezequiel cuatro animales simbólicos, en los que desde ­los primeros siglos se ha venido reconociendo a los cuatro evangelistas.  S.Mateo está figurado por el animal con rostro de hombre, porque  comienza su Evangelio con la serie de los progenitores de Jesús en cuanto hombre.

Su finalidad al escribir este Iibro, henchido de divina sabiduría (Int.), fué probar cómo Jesús había cumplido los vaticinios relativos al Libertador de Israel, y cómo, por lo mismo, Él es el Mesías.

Después de Pentecostés, este santo Apóstol predicó la Buena Nueva en Palestina y en Etiopía, donde murió martirizado.

Quisiste, oh santo Apóstol del Señor, que tuviésemos noticia del mismo, ya que no Ie conocimos en la carne, y para eso escribiste el relato más detallado de su vida ¿Cómo te agradeceremos el beneficio que con ello hiciste a la humanidad redimida?

Alcánzanos la gracia de conocerle y de seguirle con prontitud como y hulmidad, como tú Ie seguiste tan pronto como te llamó. Haz que aprovechando tus enseñanzas, lleguemos a ver y gozar al que tú nos retrataste como Dios y como Hombre.

El párroco celebra la misa por sus feligreses.

Fuente: MISAL DIARIO Y VISPERAL

Por Dom. Gaspar Lefebvre O.S.B.  De la Abadía de S. Andrés (Brujas, Bélgica) Traducción Castellana y Adaptación del Rdo. P. Germán Prado Monje Benedictino de Silos (España)  Páginas 1698 y 1699.

Fuente Primaria e Indispensable del Verdadero Espíritu Cristiano(Pío X).

21 de septiembre

SAN MATEO, Apóstol y Evangelista

_s_mateo00

Jesús vio a un hombre sentado en el banco de los
impuestos, llamado Mateo, y le dijo: Sígueme; y él,
levantándose, lo siguió.
(Mateo, 9, 9).

San Mateo, “Leví, el publicano”, dejó, al llamarlo Jesucristo, sus bienes reunidos percibiendo impuestos. Después de la Ascensión, escribió primero su Evangelio a pedido de los hebreos convertidos, fuese después a predicar a Egipto y de allí pasó a Etiopía, donde resucitó a la hija del rey. La hija mayor del rey, Ifigenia, oyó del Apóstol el elogio de la virginidad y se obligó con voto de perpetua castidad ella y otras doscientas jóvenes. Hirtaco, usurpador del reino, quiso casarse con ella, pero San Mateo la animó a perseverar en su voto. El bárbaro rey envió soldados que masacraron al santo Apóstol al pie del altar.

MEDITACIÓN
SOBRE SAN MATEO

I. Nuestro Señor, viendo a San Mateo sentado en el banco de los impuestos, lo llamó para hacerlo su discípulo. De inmediato se levantó San Mateo y lo siguió. Jesucristo pasa, nos mira y nos llama: rindámonos a la invitación de la gracia, cuando Jesús se haya alejado, quien sabe si aun lo podamos encontrar… Levantémonos prontamente, renunciemos al pecado con una voluntad firme de no volver a caer en él. Desde tanto tiempo nos llama Jesucristo, y siempre estamos en el mismo estado, siempre tibios en su servicio, siempre apegados a nuestros placeres.

II. San Mateo es uno de los cuatro Evangelistas; mas no se contentó con escribir el admirable Evangelio que tenemos en nuestras manos, quiso predicar a los etíopes lo que había escrito. Tú no puedes escribir ni anunciar el Evangelio como hizo él, pero puedes y debes obedecer al Evangelio tanto como él. Tienes fe: que tus actos estén de acuerdo
con tu creencia. Hay que acordar nuestra vida con el Evangelio. (San Crisólogo)

III. San Mateo fue mártir, se puede decir, de la hermosa virtud de la castidad. Tu vida debe ser un martirio continuo. Es preciso que te prives de tus placeres más dulces, que mueras incesantemente a ti mismo por la mortificación de tus sentidos, de tus pasiones y de tu voluntad propia. Esto es duro, lo confieso, pero el paraíso bien merece la pena de que se sufra algo. Es duro, sí, pero mucho más duro será para los réprobos oír esta sentencia: ¡Id, malditos, al fuego eterno!

La fidelidad a la vocación
Orad por la propagación de la fe.

ORACIÓN

Asistidnos, Señor, por los méritos de San Mateo, vuestro Apóstol y Evangelista, a fin de que su intercesión nos procure los dones que no podemos obtener por nosotros mismos. Por J. C. N. S. Amén.

Tomado de: http://misa_tridentina.t35.com/

Nuestros Hermanos MAYORES en la FE,

los Santos

21 de Septiembre

  • San Mateo, Apóstol y Evangelista
  • Santa Maura de Troyes, Virgen 
  • San Eusebio, Mártir
  • Beatos Mártires de Corea
  • Beato Andrés Kim, Mártir en Corea
  • Beato Lorenzo José Mario Imbert, Obispo Mártir en Corea
  • Beato Santiago Honorato Chastan, Sacerdote Mártir en Corea
  • Beato Pedro Maubant, Sacerdote Mártir en Corea