Las profecías

profecias-1920x500

Las profecías son uno de los elementos pertenecientes al Plan de la Historia de la Salvación más difíciles de entender y de desentrañar, y así es como parece desprenderse de la misma voluntad de Dios, que es su definitivo Autor y del cual proceden.

En razón de la claridad comenzaremos por establecer los términos del problema. No sin antes advertir que aquí vamos a utilizar indistintamente, como si fueran una misma cosa, los términos de profecías y el de revelaciones privadas, los cuales, para los efectos que van a ser considerados en este trabajo, equivalen a lo mismo. Dicho lo cual, podemos establecer una sencilla y elemental división de las profecías en general para clasificarlas como privadas o bien como públicas.

Lo más interesante que se puede decir sobre las revelaciones privadas, es que jamás puede asegurarse cualquier tipo de certeza acerca de su cumplimiento. En los casos de que alguna se vea cumplida.

En cuanto a las profecías públicas, que así es como llamamos aquí a las contenidas en el Cuerpo de la Revelación, se cumplen siempre infaliblemente, como no podía ser menos puesto que se sabe con certeza que proceden de Dios. Su único problema radica en el hecho de que son difíciles de interpretar, por lo que puede suceder que no sean entendidas en el sentido con el que Dios las reveló a los hombres. La mejor garantía de certeza que se puede pretender con respecto a ellas es atenerse al sentido que les asigne la Iglesia.

Sigue leyendo