¿Es del Espíritu Santo la propuesta de Kasper?

kasper1 8 octubre, 2015

En la inauguración del Sínodo contra la Familia®, el Sumo Pontífice habló a los padres sinodales de la necesidad de “abrirse al Espíritu Santo, con valor de apóstol, humildad evangélica y oración confiada para que Él nos guíe e ilumine y no nos ponga ante los ojos nuestras opiniones personales, sino la fe en Dios, la fidelidad al Magisterio, el bien de la Iglesia y la salus animarum” (las negritas son mías).

Dada la certeza moral de que Francisco tiene intención de eliminar la práctica eclesial de negar la Sagrada Comunión a los adúlteros, el Santo Padre está diciendo en esencia a los obispos que escuchen al Espíritu Santo, que según él les está diciendo que les den la Eucaristía a adúlteros que no tienen un propósito firme de enmienda.

Meditémoslo por unos momentos. Las Sagradas Escrituras están inspiradas por el Espíritu Santo. De ello no cabe la menor duda. La Palabra de Dios enseña lo siguiente: “Quien come el pan y bebe el cáliz del Señor indignamente, será reo del cuerpo y de la sangre del Señor.” (1 Cor. 11,27) Dicho de otro modo: el Espíritu Santo ya nos ha enseñado que si se recibe la Sagrada Eucaristía en pecado mortal (y los adúlteros están objetivamente en pecado mortal) se comulga la propia condenación.

Según la propuesta de Kasper, la Iglesia tiene que hacer la vista gorda y darles la comunión a los adúlteros empedernidos. Como el Papa da a entender que la propuesta kasperiana es la voluntad del Espíritu Santo, eso quiere decir que Francisco está diciendo en realidad que el Espíritu Santo es partidario de que la Iglesia ayude a las almas a terminar condenadas en el infierno. ¿Se dan cuenta del problema?

La verdad es que el Espíritu Santo ya se ha pronunciado sobre esta cuestión, y no sólo en el versículo arriba citado, sino también en la práctica ininterrumpida de la Iglesia, que se fundamenta en versículos como el mencionado. ¿Quieren que creamos que el Espíritu Santo ha cambiado de parecer? El Santo Padre, o bien no cree que la 1ª a los Corintios es una epístola inspirada por el Espíritu Santo, o cree como el cardenal Kasper que Dios está sujeto a cambios, herejía donde las haya.

Si estudiamos un poco más lo que ha dicho el Santo Padre, se nos plantea otro problema: de atribuirse al Espíritu Santo las novedades que quiere imponer Francisco a la Iglesia, ¿dónde ha estado el Espíritu Santo durante los últimos dos mil años? ¿De verdad quieren hacernos creer que habiéndolo enviado Dios precisamente para conducir a la Iglesia a toda la verdad, en casi dos milenios no ha conseguido revelar su voluntad en un asunto tan fundamental?

Para quien acepte la propuesta kasperita, una de dos: vista la falsedad de la distinción que quieren hacer entre doctrina y disciplina, tenemos que reconocer que la propuesta de Kasper nos obliga a decidir entre una de las siguientes conclusiones: o Dios cambia y por consiguiente el dogma de la indisolubilidad del matrimonio también puede cambiar, o el Espíritu Santo ha fallado miserablemente y no ha conseguido que se cumpla su voluntad en los últimos 2.000 años. En cualquiera de los casos, constituye una burla de la Iglesia y pierde toda credibilidad ante cualquiera que estudie seriamente el asunto.

Magister Athanasius

[Traducido por J.E.F.]

Tomado de:

http://www.adelantelafe.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s