Una visión de la Iglesia en 1 Timoteo, a través de Tomás de Aquino

Paul-Featured-Image-LARGE-950x394

“Te escribo estas cosas con la esperanza de ir pronto a ti; pero si tardo para que sepas cómo hay que portarse en la casa de Dios, que es la Iglesia de Dios vivo, columna y fundamento de la verdad.  Y sin duda alguna, grande en el misterio de la piedad: (1 Timoteo 3: 14-16).

Estos versículos de San Pablo, además de los pasajes anteriores, revelan muy sucintamente la naturaleza y el alma de la Iglesia. Primero, Pablo describe los diferentes roles dentro del Cuerpo de Cristo -hombres y mujeres, obispos y diáconos- y luego describe la fuente de la unidad de la Iglesia, a saber, la Palabra de Dios encarnada. Reflexionar sobre estos pasajes de Pablo, con la guía confiable de Santo Tomás de Aquino, arrojará luz sobre cómo debemos responder a la situación actual en nuestra Iglesia. La Iglesia hoy en día necesita un recordatorio de cómo debe actuar como la “casa de Dios”, dado cuán fácilmente caemos en el pecado, lo que divide a la Iglesia y le impide estar verdaderamente unificada como el Cuerpo de Cristo.

En esta carta, San Pablo primero habla de hombres y mujeres, o los laicos, en la Iglesia. San Pablo escribe: “Quiero pues que los hombres oren en todo lugar elevando hacia el cielo unas manos piadosas, sin ira ni discusiones” (1 Tim 2: 8). Así, San Pablo desea que todos los hombres oren, y esta oración, según Tomás, está marcada por tres características: “que sea asidua, pura y quieta” (71). La oración mental puede ocurrir en cualquier lugar, razón por la cual a los hombres ya no se les exige rezar solo en Jerusalén. Además, la oración debe ser pura, lo que significa que mediante nuestros signos externos, estamos dando gloria a Dios.

Como Tomás explica: “Porque las genuflexiones y cosas por el estilo no son agradables a Dios en sí mismas, sino solo porque por ellas, como por signos de humildad, un hombre es humilde internamente” (72). Las acciones del hombre en la oración son un signo de su humildad y, por lo tanto, de su pureza ante Dios. Finalmente, la oración debe ser tranquila, o sin enojo, tanto hacia Dios como hacia el prójimo; así, la oración real es guiada por la caridad. Un hombre no puede realmente rezar a menos que posea profundamente la virtud de la caridad, que se expresa en el doble mandamiento del amor de Dios y el amor al prójimo. Por lo tanto, podemos ver desde el principio que, para Pablo, la oración está en el centro de la Iglesia. La Iglesia debe orar a Dios con humildad, rogando por su gracia y su misericordia para que trascienda nuestra débil naturaleza humana.

Pablo tiene mucho más que decir sobre las mujeres que sobre los hombres, aunque debemos tener en cuenta que todos los miembros de la Iglesia deberían dedicarse a la oración. Esencialmente, las mujeres deben ser modestas en el vestido y adornarse con buenas obras, no con decoraciones (1 Tim 2: 9-10). Además, “Deja que una mujer escuche en silencio con toda sumisión. “No permito que la  mujer enseñe ni que domine al hombre; que se mantenga en silencio… Con todo, se salvará por su maternidad mientras persevere con modestia en la fe, en la caridad y en la santidad”(1 Tim 2: 11-12, 15).

Estas palabras ciertamente ofenderían a cualquier feminista, y el comentario de Tomás no ayudaría en nada, especialmente cuando dice que San Pablo escribe estas cosas porque las mujeres son débiles en razón (75, 79). Sin embargo, tal vez al considerar estos textos, debemos mirar más allá de nuestras nociones modernas de la relación entre hombres y mujeres, y considerar a la Santísima Virgen a la luz de estos versículos de San Pablo.

La Santísima Madre seguramente pasó un tiempo en silencio; muchas pinturas de la Anunciación la representan sentada silenciosamente, contemplando la Palabra de Dios, cuando el ángel se le apareció. Ella estaba sumisa a la Palabra de Dios; ella aceptó el plan de Dios para ella sin cuestionarlo. Mientras que la Santísima Madre le pidió a Jesús que realizara un milagro en la Boda en Caná, ella lo hizo con pleno conocimiento de que su tiempo de sufrimiento comenzaría.

Además, aunque María concibió a nuestro Señor a través del Espíritu Santo, y no a través de las relaciones humanas naturales, ella lo cargó en su vientre, le dio a luz y lo cuidó. De esta manera, podemos entender que San Pablo tiene una gran vocación por las mujeres: están destinadas a imitar a la Santísima Madre en sus vidas, a través del silencio y la sumisión a la voluntad de Dios y a sus maridos (Efesios 5:22).

Esto ciertamente no degrada a las mujeres, sino que les da un lugar muy noble dentro de la vida de la Iglesia: la mujer debe ser el modelo de la modestia, como la Santísima Madre, y no solo ser una madre física (si eso es en la Divina Providencia) pero también una madre espiritual para todo a quien ella encuentra. De hecho, los comentarios de Pablo también pueden aplicarse a las mujeres en la vida consagrada: han entregado sus vidas por completo a Dios y al servicio de la Iglesia. Como María en el Evangelio, se sientan a los pies de Jesús, contemplando Su rostro en silencio a través de su participación diaria en la liturgia.

Un pensamiento final sobre la presentación de Pablo de las mujeres: La Santísima Virgen María nunca tomaría o se apoderaría de ninguna posición de autoridad. En la historia de la Anunciación, y los pequeños fragmentos de las Escrituras que sabemos sobre su vida, vemos que María siempre recibió lo que Dios le dio. Además, ella “guardaba todas estas cosas en su corazón” (Lucas 2:51). María recibió la Palabra de Dios, y ella lo contempló dentro de su corazón. Para las mujeres que viven hoy, María puede servir especialmente como modelo de recepción y contemplación, en lugar de alcanzar y tomar posiciones de autoridad, especialmente en la sagrada liturgia. Muchas feministas quieren tomar posiciones de autoridad en la liturgia, para “sentirse involucradas”, cuando en realidad, la mayor participación es a través de la participación silenciosa y la asistencia, mientras que los sacerdotes y los hombres cumplen su papel de celebrar y ayudar en el altar.

San Pablo luego habla de los obispos. Él escribe, “Es cierta esta afirmación: Si alguno aspira al cargo de obispo, desea una hermosa obra ” (1 Tim 3: 1). Como comenta Tomás, “se deben considerar dos cosas en el obispo, a saber, su oficio superior y sus acciones benéficas para los fieles. Ya que algunos tal vez se sienten atraídos por las circunstancias de su oficio, es decir, que recibe honor y tiene poder. Quien desea el episcopado por esas razones no sabe lo que es un obispo “(88). Un sacerdote, por lo tanto, no debería desear convertirse en obispo debido al poder; él no entiende lo que significa ser un obispo, que es ser el guardián de su iglesia.

El obispo debe ser un hombre virtuoso, que es “Es, pues, necesario que el obispo sea irreprensible, casado una sola vez, sobrio, sensato, educado, hospitalario, apto para enseñar, ni bebedor, ni violento, sino moderado enemigo de pendencias, desprendido del dinero”(1 Tim 3: 2-3). Esta vocación es realmente noble, y el que desea el oficio simplemente por orgullo sería incapaz de cumplir la vocación. Si bien puede parecer extraño para nosotros que el obispo tenga esposa, el principio es claro: el obispo debe ser virtuoso, y si debe tener esposa, entonces el matrimonio debe reflejar “la unión entre Cristo y la Iglesia”: Hay un cónyuge, Cristo y una Iglesia: uno es mi paloma (Canto 6: 8) “(96).

En una palabra, el obispo debe ser fiel a una esposa, y en cierto sentido, podemos decir que debe ser fiel a su única Novia, la Iglesia, ya que él mismo es otro Cristo mientras está en la tierra. Deberíamos notar que Pablo está escribiendo en contexto apostólico, por lo que un obispo puede tener esposa. Poco tiempo después, sin embargo, se volvió normativo que todos los obispos fueran célibes, ya que estaban casados ​​con la Iglesia, como su única “esposa”. En Occidente, esta es la norma que se extiende también a todos los sacerdotes. Además, como escribe Tomás, “se espera que el obispo alimente a sus ovejas” (101). Esta alimentación tiene dos formas: espiritual y corpórea. Se supone que el obispo debe dar alimento espiritual y físico a su pueblo, ya que él es el pastor de su rebaño.

Finalmente, San Pablo habla de los diáconos, quienes tienen un alto llamado similar a los obispos. Como él escribe: “También los diáconos deben ser dignos, sin doblez, no dados a beber mucho vino ni a negocios sucios, que guarden el misterio de la fe con una conciencia pura”(1 Tim 3: 8-9). Como escribe Tomás, “digo que los obispos están obligados a ser castos; y lo mismo se aplica a los diáconos, porque lo contrario hace que uno no sea apto para las tareas espirituales, ya que aleja el espíritu de las cosas espirituales, mientras que es necesario que el espíritu sea elevado para la realización de tales tareas “(110).

Los diáconos, entonces, al igual que los obispos, están destinados a vivir castamente, para su propio bien espiritual y para el bien espiritual de las personas. También están destinados a vivir virtuosamente, teniendo conocimiento del misterio de la fe y una conciencia limpia. Los diáconos no solo están llamados a tener fe, sino también a comprender lo que está oculto debajo de la fe, es decir, el misterio de la fe (113). Además, están llamados a una conciencia pura, “porque una conciencia impura lo hace a uno equivocarse en asuntos de fe” (113). Pablo dice además que deben probarse primero (1 Tim 3:10), lo que significa que deben estar sin pecado mortal (114). Los diáconos deben ser modelos de virtud para las personas en la Iglesia, porque son ministros de Cristo.

Hombres, mujeres, obispos y diáconos son los que componen la Iglesia. Pero la Iglesia, según San Pablo, no es simplemente una institución humana; no es simplemente una organización de miembros humanos. Más bien, es la “casa de Dios, que es la Iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad” (1 Tim 3:14). Estas palabras son realmente oportunas para hoy, en un mundo que no confía en la verdad de la Iglesia, sino en su propio entendimiento.

Tomás escribe que la Iglesia es del Dios viviente, porque es la asamblea de creyentes, que están reunidos para Dios (127). A diferencia de los paganos, los cristianos se reúnen para adorar al Dios verdadero. Además, la Iglesia es el pilar y baluarte de la verdad, porque hay un conocimiento firme de la verdad en la Iglesia, y porque la gente no puede basarse en la verdad sin los sacramentos de la Iglesia (128). Esta hermosa visión eclesiológica es esencial para el mundo de hoy, en el que a menudo se considera a la Iglesia simplemente como una institución que se aferra a dogmas y doctrinas obsoletas, que ya no son verdaderas ni aplicables en la actualidad. Esta comprensión no podría estar más lejos de la realidad: la Iglesia es el medio por el cual el hombre aprende la verdad y se basa en esa verdad a través de los sacramentos, que le son dados por Cristo mismo.

¿Cuál es la fuente de esta verdad en la Iglesia? Aquí llegamos al centro mismo de la Iglesia del Dios viviente. Como escribe San Pablo: “Grande en verdad, lo confesamos, es el misterio de nuestra religión: se manifestó en la carne, vindicado en el Espíritu, visto por los ángeles, predicado entre las naciones, creído en el mundo, recogido en gloria “(1 Tim 3:16). Tomás escribe que un misterio, o un sacramento, es lo mismo que un signo sagrado, pero lo que guardamos en nuestros corazones es muy secreto. Por lo tanto, lo que Dios guarda en su corazón es secreto y santo (130).

Tomás cita varios pasajes de las Escrituras para apoyar esto, incluido “Mi secreto para mí” (Isaías 24:16), y “En verdad eres un Dios escondido” (Isaías 45:15). Además, él escribe, “Y esta es la palabra de Dios en el corazón del Padre: mi corazón ha pronunciado una buena palabra (Sal 44: 2)” (130). ¿Cuál es, entonces, el secreto del corazón de Dios, el misterio del corazón de Dios? Tomás, que casi se vuelve poético, “Este secreto que estaba encerrado en el corazón de Dios se hizo hombre” (130). Cristo encarnado es el secreto del corazón de Dios, pero no permaneció simplemente en su corazón. Más bien, fue enviado a las naciones, y a aquellos que se convertirían en Su Iglesia, para redimirlos de sus pecados y concederles la posibilidad de la salvación.

En el corazón de la Iglesia, por lo tanto, está la Palabra de Dios, que está presente en sus sacramentos y sus liturgias, y muy especialmente, en el sacramento de la Eucaristía. El Verbo Encarnado debe ser la fuente de amor para los miembros de la Iglesia: hombres, mujeres, obispos y diáconos. Sin el Verbo Encarnado, estos miembros individuales no podrían cumplir sus vocaciones y no podrían componer el único Cuerpo de Cristo.

¿Cómo se relacionan estas reflexiones sobre la Iglesia en 1 Timoteo con la Iglesia en el mundo moderno?  A nosotros, en la Iglesia moderna, se nos debe recordar la fuente del misterio de la Iglesia, a saber, la Encarnación de Dios. Nos preocupamos demasiado con los chismes y la intriga; a veces nos preocupa más la “política de la Iglesia” que perseguir nuestras vocaciones y el llamado a la santidad dentro de la vida de la Iglesia. ¿Nos tomamos en serio nuestras vocaciones en la Iglesia, y reflexionamos con suficiente frecuencia sobre el misterio de nuestra religión?

Dejemos que las palabras de San Pablo, junto con el comentario de Tomás, nos recuerden que el verdadero misterio de la Iglesia es el Verbo Encarnado: debemos poner toda nuestra atención en Él, para que podamos instruir a los demás y predicar la Palabra de Dios, de acuerdo con nuestro estado en la vida. Porque grande es el misterio de nuestra religión, es decir, el misterio de Dios hecho hombre. No perdamos de vista ese misterio centrándonos demasiado en las preocupaciones mundanas; Centrémonos más bien en la Palabra hecha carne (Juan 1:14).

Veronica A. Arntz

(Traducción: Rocío Salas. Artículo original)+

Tomado de:

https://adelantelafe.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s