Guerra contra la infancia Parte II

nota_detapa

Preparando el camino al pecado (parte II)

Advertencia: Este post tiene como finalidad informar a los padres sobre la corrupción moral impartida en los colegios. Por tratarse particularmente de la mal llamada “educación sexual”, contiene algún lenguaje que atenta contra la pureza. Si usted confía en lo que decimos, no necesita ver los vídeos. Si, por el contrario, necesita convencerse de hasta dónde llega el demonio, corre por su cuenta el verlos.

Amoris laetitia presenta una explicación confusa de la doctrina católica sobre el pecado mortal y en la conciencia, sustituye la terminología católica y cita documentos anteriores de la Iglesia en forma selectiva y engañosa.

Los padres olvidados.

Bergoglio habla extensamente de la educación sexual pero sin hacer ninguna mención a los padres.

¿Familia?

En el párrafo 53 afirma que “Debemos reconocer la gran variedad de situaciones familiares que pueden brindar cierta estabilidad, pero las uniones de hecho o entre personas del mismo sexo no pueden equipararse sin mas al matrimonio”

Ahora bien, la implicancia de que “uniones del mismo sexo” formen parte de “la gran variedad de situaciones familiares” es a lo que los grupos pro familia están tratando de oponerse.

Ideología de género

Bergoglio apoya la ideología de género al afirmar que el sexo biológico y “género” socio culturales se pueden distinguir.

Esta distinción fue propuesta por primera vez en la década de 1950 y es la base de la ideología de género.

Aborto

Hace sólo algunas referencias de pasada sobre ese tema.

Esta ausencia a los ataques a la vida de los niños por nacer en una pretendida Exhortación seria es una grave omisión.

El blog voz de la familia concluye que el documento no da una exposición clara y fiel de la doctrina católica y que se considera al documento como una amenaza a la integridad de la fe católica y el auténtico bien de la familia.

https://www.youtube.com/watch?v=5P7FooiTywc

¿Realmente ama Bergoglio a los niños y a la familia?

(Hacemos notar que el autor de este trabajo que, en resumen, entregamos traducido al público de habla castellana, en su análisis de Amoris Laetitia parte del supuesto de que Bergoglio conocido como “Francisco” es verdaderamente un Papa de la Iglesia Católica, premisa incompatible con las promesas de Nuestro Salvador acerca de la indefectibilidad e infalibilidad del Pontífice y de su Divina e Inmaculada Esposa. Formulamos esta observación sin entrar en mayores análisis al respecto, por cuanto escapan al propósito de esta publicación. Quede advertido el lector.)

El pronunciamiento de Bergoglio en Amoris Laetitia sobre “La necesidad de educación sexual” aparece en el capítulo siete, titulado “Hacia una mejor educación de los niños”, § 280-286.

El título principal, “La necesidad de educación sexual”, es instructivo a la luz del hecho de que, antes de la era post-conciliar, se consideró “necesario” que no haya tal “instrucción” de la Santa Madre Iglesia, aparte de la instrucción dada por los padres a sus hijos sobre temas sexuales cuando entran en la condición de mujer y la edad adulta.

Más que éso, el aula “educación sexual” para los niños y jóvenes están específicamente prohibidos por el Papa Pío XI en su Encíclica sobre la educación cristiana Divini Illius Magistri, emitida el 31 de diciembre de 1929, donde nos encontramos con la primera prohibición oficial de la Iglesia Católica de la instrucción formal del sexo en un aula abierta, una novedad académica que se introdujo en ciertos círculos de enseñanza católicos liberales en la primera parte del siglo XX. Como afirma Pío XI:

Peligroso en sumo grado es, además, ese naturalismo que en nuestros días invade el campo educativo en una materia tan delicada como es la moral y la castidad. Está muy difundido actualmente el error de quienes, con una peligrosa pretensión e indecorosa terminología, fomentan la llamada educación sexual, pensando falsamente que podrán inmunizar a los jóvenes contra los peligros de la carne con medios puramente naturales y sin ayuda religiosa alguna; acudiendo para ello a una temeraria, indiscriminada e incluso pública iniciación e instrucción preventiva en materia sexual, y, lo que es peor todavía, exponiéndolos prematuramente a las ocasiones, para acostumbrarlos, como ellos dicen, y para curtir su espíritu contra los peligros de la pubertad.

Grave error el de estos hombres, porque no reconocen la nativa fragilidad de la naturaleza humana ni la ley de que habla el Apóstol, contraria a la ley del Espíritu (cf. Rom 7,23), y porque olvidan una gran lección de la experiencia diaria, esto es, que en la juventud, más que en otra edad cualquiera, los pecados contra la castidad son efecto no tanto de la ignorancia intelectual cuanto de la debilidad de una voluntad expuesta a las ocasiones y no sostenida por los medios de la gracia divina.

Divini Illius Magistri, especialmente las citas de Pio XI de las reflexiones del escritor Romano del siglo 16, el Cardenal Silvio Antoniano, acerca de la educación cristiana de los niños, sostiene el principio de que la responsabilidad de transmitir información íntima en materia sexual a los jóvenes pertenece principalmente a los padres que tienen tanto la gracia de estado como el conocimiento íntimo de su progenie.

Como era de esperar, los modernistas del día no fueron pacificados por la oposición explícita de Pío XI para abrir la instrucción sexual para escuelas católicas. Por lo que dos años más tarde, el 21 de marzo de 1931, el Santo Oficio se vio obligado a reiterar públicamente la prohibición:

¿Puede el método llamado “educación sexual” o incluso “iniciación sexual” ser aprobados?

NOEl Santo Oficio se refiere de nuevo a Divini Illius Magistri, añadiendo que “no tiene aprobación todo lo que puede darse a la promoción del nuevo método, tal como se recoge recientemente por algunos autores católicos y en impresos públicos.”

El año 1929, en el que Divini Illius fue escrita, fue muy significativo. El cambio del siglo XX trajo con él un auge anti vida, anti matrimonio. Los partidarios de Marta Sanger y Darwin, fueron vistos por los “reformadores del sexo” como medios primarios para la implementación de sus agendas.

Los dos rayos de Pio XI – su Encíclica sobre la educación cristiana que prohibió la instrucción sexual en las escuelas públicas, seguido un año después por su famosa Encíclica en defensa del matrimonio cristiano, Casti Connubii – remedió la situación al menos para los católicos.

Lamentablemente, Bergoglio, ni siquiera podía permitirse una nota al pie de página de una de los mayores Encíclicas acerca de la educación cristiana que se ha escrito, y Casti Connubii sólo es citada dos veces, como una nota de pié de página, en Amoris Laetitia.

El esquema de Francisco excluye a los padres

La colocación del tema de la “educación sexual” en la exhortación también es significativo.

Se distingue de los párrafos relativos a la función de los padres en la formación ética y moral de sus hijos, y antes de la sección que se ocupa de la transmisión de la fe. No hay ninguna referencia a los padres en la sección relativa a la “educación sexual”. Esta es una omisión trágica.

La transmisión de conocimientos sexuales, tanto directa como indirecta, en el momento adecuado, en el lugar correcto, y en la forma adecuada para el niño y el adolescente es el derecho y la responsabilidad de los padres. Los padres por naturaleza están libres de la concupiscencia cuando tratan con sus hijos en el ámbito sexual. Por la gracia de la vocación que tienen la disposición correcta y el conocimiento para proteger a sus hijos de los peligros de un despertar prematuro de los intereses sexuales. Y por su ejemplo de amor casto y el sentido de la modestia y la decencia, los padres buenos y santos refuerzan el sentido innato de la modestia y la pureza de sus propios hijos. Además, la formación en la modestia y la privacidad es invaluable para el desarrollo de la facultad de discernimiento del niño en cuanto a lo que es normal frente a las interacciones de comportamiento anormales entre él y los niños mayores y adultos.

No puede haber ningún error acerca de que Bergoglio percibe que la educación sexual apropiada para los niños es participar fuera del hogar y se conecta principalmente a la educación sexual institucional en el aula, separados de los padres y la vida familiar.

El propósito de Francisco de la “educación sexual”

¡En verdad un desafío!

Francisco no sólo promueve lo que había sido prohibido formalmente en la Iglesia, sino que también refuerza una frase tomada del Informe Final del Sínodo sobre la Familia (24 de octubre, 2015), que establece que “un nuevo y más apropiado lenguaje” se necesita “en la introducción de los niños y adolescentes en el tema de la sexualidad.”

Francisco, como tantos prelados conciliares, está tratando de convertir algo que es malo y vicioso -en su origen, en intención y en la práctica- y transformarlo en algo que sea bueno e incluso virtuoso.

Los orígenes anti-vida de la “educación sexual”

No hay ningún misterio sobre los orígenes diabólicos de la “educación sexual”, tal como se hizo notar más arriba.

Tampoco hay misterio alguno acerca de lo que la “educación sexual” pretende lograr.

El verdadero objetivo de la “educación sexual” es conseguir que los niños se interesen en el sexo a una edad temprana y hacer que vinculen el sexo y la necesidad de la anticoncepción precozmente, incluso antes de que sean sexualmente activos. En un discurso de 1969 acerca del venidero “Nuevo Sistema (orden) Mundial” el Dr. Richard Day, ex Director Médico Nacional de Planned Parenthood, insistió en que el sexo debe ser separado de la reproducción y ésta de las relaciones sexuales.

Si Francisco hubiese realizado por su cuenta una mínima investigación, habría descubierto que garantizar el “derecho al aborto” no es sino una de los muchos “derechos”. La “educación sexual” es garantizada para asegurar:

  • El “derecho” a la anticoncepción.
  • El “derecho” a la propia esterilización y de las personas con retrasos mentales.
  • El “derecho” a cometer adulterio, el matrimonio de prueba y el divorcio.
  • El “derecho” a la reproducción eugenésica, por ejemplo la inseminación artificial y la maternidad de alquiler.
  • El “derecho” al suicidio y la eutanasia, por ejemplo matarse uno mismo y a otros que están enfermos.
  • El “derecho” al infanticidio, es decir, matar a los bebés mental y físicamente discapacitados.
  • El “derecho” al aborto eugenésico, es decir, matar al feto discapacitado.
  • El “derecho” al libre acceso a la pornografía.
  • El “derecho” a todas las formas de expresión sexual, incluyendo la masturbación, la sodomía, el incesto, la bestialidad, y el sadomasoquismo.
  • El “derecho” a la pederastia y pedofilia de tal manera que los niños y los jóvenes puedan participar en la sexualidad “creativa”.
  • El “derecho” a las relaciones sexuales comerciales, es decir, el varón y la prostitución femenina, así como heterosexuales, homosexuales, transexuales y las terapias de cambio de sexo y cirugía reconstructiva.
  • El “derecho” del Estado para implementar programas de control de la población, tanto voluntarios como obligatorios.

A lo largo del extenso texto de Amoris Laetitia, Francisco utiliza términos tales como “virtud”, “modestia”, “castidad”, “compromiso”, “respeto”, “fertilidad”, pero la “educación sexual”, que a menudo se vende a la familia católica como una “educación para la vida familiar”, orienta al niño y a la juventud en la dirección opuesta, ya que:

 “Educación sexual” no es acerca de Dios o de la Ley Natural. Se trata de la idolatría sexual.

  • No se trata de la virtud. Se trata del vicio.
  • No se trata de la moral. Se trata de la inmoralidad.
  • No se trata de la castidad y de la modestia. Es sobre el canibalismo de la inocencia y la pureza.
  • No se trata de los hechos de la vida, sino más bien sobre la muerte y el asesinato.
  • No se trata de la fecundidad. Se trata de la esterilidad.
  • No se trata de amor. Se trata de lograr la estimulación genital y liberación.
  • No se trata de respeto y honor. Se trata de la deshonra y la infidelidad.
  • No se trata de la vida familiar, sino de la destrucción de la familia y el debilitamiento de la autoridad de los padres.

En resumen, la “educación sexual” es anti-educativa, anti-infante y anti-familia. Es una forma de condicionamiento sexual y “psicoterapia reconstructiva” diseñado para deformar las conciencias juveniles y convertir a los jóvenes en robots sexuales y pervertidos poliformos. Es una forma legalizada de la seducción y abuso infantil.

En tiempos pasados, la Iglesia y el Estado hicieron su aporte en apoyo de esta tarea importante en el desarrollo de la juventud mediante el apoyo a la indisolubilidad del matrimonio (heterosexual) y la integridad y la autoridad de la familia; haciendo cumplir las leyes que prohíben y/o desalientan el vicio (incluyendo la homosexualidad) y promover la virtud; mediante la prohibición de la producción y distribución de pornografía y programación sexualmente explícitos mediante los medios públicos; por la aplicación rigurosa de las leyes acerca de la edad de consentimiento que aplicaban severas penas para la violación de menores de ambos sexos; y por medio de la defensa de los derechos y responsabilidades de los padres a dirigir la educación de sus hijos, incluyendo la educación en materia sexual a medida de que sus hijos crecen en edad y entendimiento.

Pero esto, ya no es más cierto, sobre todo bajo el “Pontificado” de Bergoglio. Por desgracia, si Amoris Laetitia es una señal, lo es acerca de que no parece haber un fin a la vista para la ruina moral y la devastación espiritual, que los programas de iniciación sexual hacen recaer sobre las familias católicas, especialmente sobre los niños y para la fe y la civilización católica, en general.

https://akacatholic.com/does-francis-really-love-children-and-the-family/

(Educación Sexual – La plaga final, escrito en 1989 en el pico de la guerra pro-vida contra los programas de iniciación sexual en las escuelas católicas y públicas, describe las raíces anti-vida del movimiento, su liderazgo anti-vida, sus objetivos anti-vida y su anti-vida metodologías y documentaron la ruta tortuosa y engañosa en la que la “educación sexual” entró en las escuelas parroquiales después del Concilio Vaticano II)

Y para reforzar la idea…

El vídeo del “papa” del mes de mayo que tiene como objetivo que lo acompañen en sus intenciones mensuales, avala también la ideología de género, de una manera confusa y tramposa (como suele ser siempre). Mientras Bergoglio habla de “violencia sexual”, en la leyenda que acompaña al vídeo dice “violencia de género”.

Esto se puede apreciar no solo para los que hablamos castellano, sino que se repite la misma intencionalidad en diferentes idiomas como veremos a continuación…

https://www.youtube.com/watch?v=6KdT3lLddfI

genero1En castellano
genero2En francés
genero3En inglés
genero 4En portugués

genero6En italiano

Fuentes:

https://vimeo.com/161274559

http://portal.educacion.gov.ar/?page_id=57

http://cadenaser.com/emisora/2016/04/21/radio_bilbao/1461227624_228637.html

https://www.youtube.com/watch?v=5P7FooiTywc

http://www.traditioninaction.org/religious/n107_Parents.htm

http://www.ucentral.cl/prontus_ucentral2012/site/artic/20120711/asocfile/20120711091025/boletin_4.pdf

http://www.colombiaaprende.edu.co/html/productos/1685/articles-172204_recurso_1.pdf

http://www.amssac.org/wp-content/uploads/2015/07/primaria-manual-1-fundamento-tec3b3rico-021012.pdf

https://es.wikipedia.org/wiki/Alfred_C._Kinsey

http://cristianosaldia.net/index.php/mundo-cristiano/lanzan-libro-ensenar-los-ninos-las-mujeres-tambien-nacen-pene.html

https://akacatholic.com/does-francis-really-love-children-and-the-family/

 

Tomado de:

https://radiocristiandad.wordpress.com/2016/05/16/la-exhortacion-amoris-laetitia-avala-la-educacion-sexual-integral/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s