Santa Misa Dominical

CUARTO DOMINGO
DESPUÉS DE PASCUA 
(Doble – Ornamentos blancos )

Si no me voy, no vendrá a vosotros el Cosolador; pero si me voy, os le enviaré.

En el Introito continúa vibrante y jubilosa la nota pascual: “Cantad al Señor un cántico nuevo”. Pero los misterio pascuales siguen desarrollándose a través de la liturgia. El Domingo pasado nos preparaba ya para la Ascensión de Cristo. Hoy da un paso más; y nos habla de las operaciones del Espíritu Santo en ella, en el mundo y en nuestras almas. Toda la Misa es una descripción de esta actividad del Espíritu. Él es el que ha obrado las cosas maravillosas que se cantan en el Introito; Él es el que mantiene,  entre los que han creído, la unidad del místico Cristo; el que impide que los corazones vacilantes naufraguen, agitados por las vicisitudes del mundo (Oración); Él es la óptima dádiva y el don perfecto, que descienden del Padre de las luces (Epístola). Él es, finalmente, el que convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio, pues pondrá delante de él, como en un espejo, su malicia, juntamente con la belleza de la verdad, la justicia de la causa de la Iglesia y el castigo que le amenaza por no creer en ella. Reconozcamos, llenos de agradecimiento y ansiosos de su venida, las maravillas que este Divino Espíritu ha realizado sobre nosotros: “Aleluya. La diestra del Señor ha ejercitado su poder; la diestra de Dios me ha levantado. La diestra de Dios, dice San Agustín, es el Espíritu Santo.

Introito

    INTROITUS Ps. 97–  Cantate Dómino cánticum novum, allelúia: quia mirabiília fecit Dóminus, allelúia: ante conspéctum gentium revelávit justitiam suam, alleuia, alleluia. – Ps Salvavit sibi déxtera ejus: rt btschium sanctum ejus.   V. Gloria Patri.    Introito – Cantad al Señor un cántico nuevo, aleluya; porque ha hecho maravillas el Señor aleluya; ha manifestado su justicia ante las naciones, aleluya, aleluya.- Su diestra y su santo brazo le han dado la victoria. Gloria al Padre, etc.

Oración-Colecta

    ORATIO – Deus, qui fidelium mentes unius efficis voluntatis: da populis tuis id amare quod precipis, id desiderare quod promittis: ut inter mundanas varietates, ibi nostra fixa sint corda, ubi vera sunt gaudia. Per Dominum.   R. Amen     Oh Dios, que unes las almas de los fieles, haciendo de ellas como una sola voluntad concede a tus pueblos amar lo que mandas, y desear lo que prometes; para que en medio de la inestabilidad de las cosa humanas, tengamos fijos nuestros corazones, allí donde están los verdaderos goces(1). Por Nuestro Señor, etc   R. Amen.

Epistola

   Todo lo bueno nos viene de Dios y a Él se lo debemos pedir, y en especial le debemos pedir la gracia de obrar siempre en consonancia con nuestra fe, ya que la fe sola, sin las obras no puede salvarnos; Por más que en tiempo de los Apóstoles lo enseñaran algunos gnósticos y ahora lo enseñen los protestantes y prácticamente lo confiesen muchos católicos tibios.

   Lectio Epistolæ beati Jacobi Apostoli. I, 17-21 – Carissimi, Omne datum óptimum, et omne donum perfectum desursum est, descendens a Patre luminum, apud quem nom est transmutatio, nec vecissitudinis abumbratio. . Voluntarie enim genuit nos verbo veritatis, ut simus initium aliquod creaturae ejus. Scitis, fratres mei dilectissimi. Sit autem omnis homo velox ad audiendum; tardus autem ad loquendum, et tardus ad iram. Ira enim viri justitiam Dei non operatur. Propter quod abjicientes omnem immunditiam, et abundantiam malitiae, in mansuetudine suscipite insitum verbum, quod potest salvare animas vestras.    Lección de la Epístola del Apóstol S. Pablo a los Gálatas Toda dádiva preciosa y todo don perfecto de arriba, viene descendiendo del Padre de las luces, en quien no cabe mudanza, ni sombra de variación. Porque de su voluntad nos ha engendrado con la palabra de la verdad, a fin de que seamos como las primicias de sus nuevas creaturas. Bien lo sabéis, hermanos míos muy queridos. Y así sea todo hombre pronto para escuchar , y refrenado en la ira. Por- que la ira del hombre no obra la justicia de Dios. Por lo cual, dando de mano a toda inmundicia y exceso vicioso, recibid con docilidad la divina palabra, que ha sido como ingerida en vosotros, y que puede salvar vuestras almas. 

Salmodia

      Alleluia, alleluia. V.Ps. 117, 16Dextera Domini fecit virtutem; dextera Domini exaltavit me Alleluia. v. Rom. 6, 9. Christus resurgens ex mortuis, jam non moritur: mors illi ultra non dominabitur. Alleluia.       La diestra del Señor ha ejercitado su poder; la diestra del Señor me ha levantado. Aleluya. Cristo, resucitado de entre los muertos, ya no muere; la muerte no tendrá ya dominio sobre Él. Aleluya.

Evangelio

   Jesús anuncia a sus discípulos -y la Iglesia nos la anuncia hoy a nosotros- su próxima y definitiva partida de este mundo, pero para nuestro bien completo; pues es para su glorificación en el Cielo y para enviarnos desde allí al Espíritu Santo, el Divino Consolador, cuya misión sobre el mundo esboza.

USequéntia sancti Evangélii secúndum Joanem.16, 5-14. – In illo tempore: Dixit Jesus discipuli suis: Vado ad eum, qui misit me: et nemo ex vobis interrogatme: Quo vadis? Sed quia haec locutus sum vobis, tristitia implevit cor vestrum. Sed ego veritatem dico vobis: expedit vobis ut ego vadam: si enim non abiero, Paraclitus non veniet ad vos: si autem abiero, mittam eum ad vos. Et cum verit ille, arguet mundum de peccato, et de justitia, et de juicio. De peccato quidem quia non crediderunt in me: de justitia vero, quia ad Patrem vado, et jam non videbitis me: de judicio autem, quia princeps hujus mundi jam judicatus est. Adhuc multa habeo vobis dicere: sed non potestis portare modo. Cum autem venerit ille Spiritus veritatis, docebit vos omnem veritatem.  Non enim loquetur a semetipso: sed quaequmque audiet, loquetur, et quae ventura sunt, annuntiabit vobis. Ille  me clarificaabit: quia de meo accipiet et annuntiabit vobis.

    Credo.

  U Continuación del Santo Evangelio según San Juan (16,, 16-22)En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos : “Me voy a Aquél que me envió, y ninguno de vosotros me pregunta: ¿Adónde vas?’ Mas, porque os he dicho estas cosas, vuestro corazón se ha llenado de tristeza. Pero Yo os digo la verdad; os conviene que Yo me vaya, porque si Yo no me voy, el Consolador no vendrá a vosotros; pero si me voy, os le enviaré. y cuando El venga, convencerá al mundo en orden al pecado, en orden a la justicia, y en orden al juicio. En orden al pecado, por cuanto no han creído en mí; respecto a la justicia porque Yo me voy al Padre, y ya no me veréis; y tocante al juicio, porque el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado(2). Aun tengo otras muchas cosas que deciros, mas, por ahora, no podéis  comprenderlas. Mas, al venir el Espíritu de Verdad, El os enseñará todas las verdades, pues no hablará de por sí(3), sino que dirá las cosas que habrá oído, y os anunciará las venideras. El me glorificará, porque recibirá de lo mío, y os lo anunciará.”  Credo.   

    OFFERTORIUM Ps. 65, 1-2 et 16  Jubilate Deo, universa terra, psalmum dicite nomini ejus: venite, et audite, et narrabo vobis, omnes qui temetis Deum, quanta fecit Dominus animae meae, alleluia.    Ofertorio –  Cante a Dios, toda la tierra; cantad salmos a su nombre. Venid, y oíd, vosotros todos los que teméis a Dios, y os contaré cuan grandes cosas ha hecho el Señor a mi alma, aleluya.

Oración-Secreta

    SECRETA – Deus, qui nos per hujus sacrificii veneranda commercia, unius summae divinitatis participes efficisti: praesta, quaesumus: ut, sicut tuam cognoscimus veritatem, sic eam dignis moribus assequamur. Per Dominum nostrum.     Oh Dios que por la sagrada recepción de este Sacramento, nos hiciste partícipes de tu Naturaleza Divina; haz, te suplica mos, que después de haber conocido tu verdad, nos hagamos dignos, por la santidad de nuestra vida, de gozarla eterna mente. Por Nuestro Señor, etc.

Prefacio propio de Pascua

      Vere dignum et justum est, aequum et salutare: Te quidem, Domine, omni tempore, sed in hac potissimum die (in hoc potissimum) gloriosius praedicare, cum Pascha nostrum immolatus es Christus. Ipse enim verus es Agnus, qui abstulit peccata mundi. Qui mortem nostram moriendo destruxit, et vitam resurgendo reparavit. Et ideo cum Angelis et Archangelis, cum Thronis et Dominationibus, cumque omni militia caelestis exercitus, hymnum gloriae tuae canimus, sine fine dicentes:   Sanctus, Sanctus, Sanctus, etc.    Verdaderamente es digno y justo, debido y saludable, que en todo tiempo, Señor, te alabemos; pero principalmente con mayor magnificencia en éste, en que Jesucristo inmolado es, nuestra Pascua. Porque El es el verdadero Cordero que quita los pecados del mundo. El cual muriendo, destruyó nuestra muerte, y resucitando, reparó nuestra vida. Por esto, con los Ángeles y Arcángeles, con los Tronos y Dominaciones, y con toda la milicia del ejército celestial, can tamos un himno a tu gloria, diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo, etc.

COMMUNIO  Johann, 16, 8. – Cum venerit Paraclitus Spiritus veritatis, illi arguet mundum de peccato, et de justitia, et de judicio, alleluia, alleluia.   Comunión. –  Cuando viniere el Espíritu Consolador convencerá al mundo en orden al pecado, a la justicia, y el juicio,  aleluya, aleluya.

Oración-Postcomunión

     POSTCOMMUNIO – Adesto nobis, Domine Deus noster: ut per haec, quae fideliter sumpsimus, et purgemur a vitiis et a periculis omnibus eruamur. Per Dominum.      Asístenos, Dios  nuestro, a fin de que, en virtud de los misterios que con fe hemos recibido, seamos purificados de nuestras culpas, y libertados de todos los peligros.
Por Nuestro Señor, etc.
 
  •  (1) Sabiendo que todo cambia en este mundo y que hoy están en el destierro los que un día estuvieron en el trono, y viceversa, y que hoy abundan en riquezas los que antes casi mendigaban, y viceversa, nuestra felicidad debe estribar en los verdaderos e imperecederos goces del Cielo, a los que se llega amando y observando los divinos preceptos. Todo lo demás es edificar sobre arena y tejer tela de arañas.
  •  (2) Pasaje bastante oscuro, pero en el cual está resumida la acción del Espíritu Santo sobre el mundo. Este será por Él iluminado, y se convencerá de tres verdades: 1ª que el mundo es esclavo del pecado, del pecado original y del actual, de cuyo yugo sólo por los méritos de Jesucristo puede ser liberado; 2ª que Jesucristo es justo y es Dios, habiendo demostrado Este su santidad y divinidad resucitado y volviendo a su Padre, de donde salió; 3ª, que el demonio ha sido derrotado por la muerte de Jesucristo.
  •  (3)El Espíritu Santo es el Mensajero divino de Dios Padre y de Dios Hijo, y el Iluminador de las inteligencias.

Tomado de:

http://misa_tridentina.t35.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .