Parábola del pastor perdido

ovejas-sin-pastor-e1443697867473

5 noviembre, 2015

Érase una vez un pastor al que se le había encargado la misión de cuidar las ovejas de su Señor en unas tierras lejanas.

Un día, el Maestro hizo venir al pastor a su casa, y le dijo: «Hace mucho tiempo que apacientas mis ovejas en remotas tierras. Ahora te voy a pedir que te hagas cargo de todo mi rebaño, pues debo ausentarme por un tiempo. Vela con mucho cuidado por mis ovejas, por las que estoy dispuesto a dar la vida.»

78f1938c7c29fbab23e26643785abe84_XLEl Maestro emprendió camino, y el pastor comenzó a cuidar del rebaño. Pero al cabo de un tiempo, el pastor se cansó del país del Maestro, y quiso emigrar a tierras distantes para ocuparse de unas ovejas que no tenían pastor.

Mientras pensaba esto, recordó que el Padre del Maestro amaba a todas las ovejas y le desagradaba en extremo ver una de ellas descuidada o abandonada. Así pues, el pastor se alejó de aquella hacienda y empezó a apacentar ganado ajeno en campos lejanos.

El pastor siguió allí hasta que un día el Maestro regresó y lo hizo venir a su casa.

Pastor – le dijo el Maestro –, te pedí que guardases mi rebaño porque tenía que marcharme por un tiempo. Ahora bien, al volver encontré mi rebaño disperso. Muchas ovejas habían escapado, a otras las habían robado, algunas habían muerto y yacían descompuestas allí donde habían caído. Y las que habían quedado estaban infestadas de parásitos. Nadie se ocupaba de mis ovejas.

Las lágrimas rodaban por el rostro del Maestro.

Maestro – repuso el pastor, con una excusa que tenía preparada desde hacía tiempo –, yo sabía que vuestro Padre amaba a todas las ovejas, y me fui a tierras remotas para cuidar de todas las del mundo, porque muchas no tenían quién velara por sus necesidades. Yo creía que eso era lo que habría deseado vuestro Padre.”

Pastor – dijo el Maestro –, te pedí que cuidaras de mis ovejas, no de rebaños ajenos, ni que hicieras la voluntad de mi Padre antes que la mía. No es asunto tuyo cuál sea la voluntad general de mi Padre. Ni Él ni Yo te pedimos que obrases a tu antojo. Tu misión era guardar mi grey, y has incumplido miserablemente tu deber. ¡Fuera de mi casa, pastor indigno! Sabe que gustosamente daría la vida por el menor de mis corderos, y tú, en cambio, no consideraste su cuidado motivo suficiente para ocuparte de ellos.

John Fisher

[Traducción por J.E.F. Artículo original]

Tomado de:

http://www.adelantelafe.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s