Meditación: del premio que ofrece Dios a los que tienen hambre y sed de justicia, que serán hartos

sermon_on_the_mount_cosimo_rosselli_1481-ConvertImage

7 noviembre, 2015

Meditación para el sábado  23 después de Pentecostés

Punto I. Considera que promete Cristo hartura a los que desean la virtud y padecen sed de la santidad; porque como dice san Juan Crisóstomo, en Dios solo hay hartura, y solo él satisface el corazón; y las riquezas y deleites de este mundo por mucho que crezcan, siempre le dejan hambriento y nunca le satisfacen. Por lo cual dijo David que los ricos ¡padecieron hambre y penuria! pero a los que buscan a Dios no les faltará nada, antes cumplirán todos sus apetitos y deseos, porque Dios es el cumplimiento de ellos; a quien aman y apetecen, y a quien desean agradar. Medita despacio la Cruz que llevan los de este siglo, crucificados siempre en sus deseos: sin hallar hartura jamás; y la paz y satisfacción que gozan los siervos de Dios, quietos y satisfechos con hacer su voluntad, sin apetecer cosa de este mundo, sus corazones fijos en el cielo, y contentos con su esperanza y gozosos con su gracia, y con poseerle en esta vida y esperar gozarle en la otra: mira a cuál gremio quieres pertenecer, y cuánto te importará ser de los justos y no de los pecadores, y pídele a Dios gracia para seguir a aquellos y no a estos, para despreciar el mundo y no desear sino su gloria y su honra, y la santidad que se adquiere en su servicio.

Punto II. Considera que promete Cristo hartura en esta vida, según el sentir de san Agustín: porque aquí les dará el cumplimiento de sus deseos y aquella agua de la fuente de vida eterna, de la cual los que beben no tienen ya más sed, como lo ofreció el Salvador; las aguas de este mundo son salobres, y en lugar de apagar la sed, la aumentan; pero las espirituales y del cielo la apagan de manera que nunca tienen más sed los que beben de ellas; por lo cual dice san Gerónimo que los que gustan los manjares espirituales nunca más apetecen los carnales. Pide pues a Dios con la mujer samaritana, que te dé esta agua de la devoción y santidad, para perder la sed de los bienes de la tierra y de las delicias del mundo, y no apetecer más que las celestiales, con la satisfacción y hartura que ellas dan.

Punto III. Considera que como afirma san Crisóstomo, cumplirá Dios con hartura la hambre y sed de los buenos en esta vida, porque les dará sin medida la gracia y los bienes espirituales que apetecieron, y juntamente con ellos los temporales que no desearon, sin dejar cosa vacía en su corazón. ¡Oh buen remunerador! ¡Oh Príncipe soberano! y cuan colmadamente galardonáis á vuestros criados, pues vencen vuestros premios a sus deseos, y sin comparación mayores galardones que todo lo que apetecieron. Bienaventurados los que desean a vos, y los que apetecen vuestra gloria y vuestro servicio, pues tan cumplidamente satisfacéis sus deseos. Suplícoos, Señor, que deis gracia para que no desee, ni apetezca, ni admita cosa alguna sino a vos y por vos, y lo que fuere gloria vuestra y de vuestro santo servicio y la salud de mi alma; ni tenga otra voluntad sino la vuestra, ni otro gusto sino el vuestro, ni otro interés sino vuestro santo servicio eternamente.

Punto IV. Últimamente considera que la hartura cumplida será en la gloria, de la cual dice David: hartaréme cuando apeteciere tu gloria; porque allí es la verdadera hartura y la satisfacción cumplida de todos los deseos, apetitos y sentidos, de todas las potencias del alma; allí es la bienaventuranza verdadera, a donde no hay más que desear, ni más consuelo que esperar, ni hambre ni sed de cosa grande ni pequeña, porque Dios es la satisfacción de todos, y llena todos sus deseos, sin dejarles lugar vacío, ni cosa que no se cumpla ni puedan apetecer Esta hartura da el Señor en premio del hambre y sed que los suyos tienen en esta vida de su servicio, y de alcanzar la santidad. ¡Oh bienaventurados deseos que tal premio merecen! ¡Oh alma mía! aprende a desear y levantar los ojos a la bienaventuranza que te espera: contempla su hartura, y el cumplimiento colmado de todos los deseos que allí hay, y no desees otra cosa que unirte allí con Dios; que será la hartura eterna de todos, sin dejarles más que desear.

Padre Alonso de Andrade, S.J

Tomado de:

http://www.adelantelafe.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s