2 DE FEBRERO

LA CANDELARIA O FIESTA 
DE LA
PURIFICACIÓN DE LA SMA. VIRGEN

Purificación de la B.V.M.

(Doble de 2ª clase. – Ornamentos blancos)

La fiesta de hoy se compone de tres partes:

1ª Bendición de las Candelas.
2ª Procesión de las Candelas.
3ª La Misa de la Purificación.

1º BENDICIÓN DE LAS CANDELAS

   Esta es una de las bendiciones solemnes del año litúrgico. Se celebra con ornamentos morados y por el sacerdote de mayor dignidad de cada iglesia. Las cinco bellísimas Oraciones que siguen explican con elocuencia el simbolismo de las candelas que se bendicen.

1ª Oración

   V. Dominus vobiscum
R. Et cum spiritu tuo
   V. El señor sea con vosotros
R. Y con tu espíritu
   Domine sancte, Pater omnipotens, aeterne Deus, qui omnia ex nihilo creasti, et jussu tuo per opera apum, hunc liquorem ad perfectionem cerei venire fecisti: et qui hodierna die petitionem justi Simeonis implesti: te humiliter deprecamur: ut has candelas ad usus hominum et sanitatem corporum et animarum, sive in terra sive in aquis, per invocationem tui sanctissimi nominis, et per intercessionem beatae Mariae semper Virginis, cujus hodie festa devote celebrantur, et per preces omnium Sanctorum tuorum, bene  Udicere et sanctiUficare dgineris; et hujus plebis tuae quae illas honorifice in manibus desiderat portare, teque cantando laudare, exaudias voces de coelo sancto tuo et de sede majestatis tuae; et propitius sis omnibus clamantibus ad te, quos redemisti prtioso sanguine Filii tui: Qui tecum. R. Amen.    Señor santo, Padre todopoderoso, Dios eterno, que creaste de la nada todas las cosas, y ordenaste que la cera, elaborada por las abejas, sirviese para formar estos cirios, y que en este día cumpliste los deseos del juesto Simeón: rogámoste humildemente, por la invocación de tu nombre, y por la intercesión de la Santísima Virgen María, cuya fiesta hoy devotamente celebramos, y por los ruegos de todos los Santos, te dignes ben Udecir y santi ficar estas candelas, para uso de los hombres, para salud de los cuerpos y de las almas, por mar y por tierra; escucha desde tu santuario del cielo, y desde el trono de tu Majestad, la voz de éste tu pueblo, que desea llevarlas reverentemente en sus manos, y alabarte con sus cánticos; y muéstrate propicio a cuantos claman a Ti, pues los redimiste con la preciosa sangre de tu Unigénito Hijo: Que contigo vive…  R.Amen

2ª Oración

   Omnipotens, sempiterne Deus, qui hodierna die Unigenitum tuum ulnis sancti Simeonis in templo sancto tuo suscipiendum praesentasti: tuam suplices depercamur clementiam; ut has candelas, quas nos famuli tui, in tui nominis magnificentiam suscipientes, gestare cupimus luce accensas, bene  Udicere et sancti Uficare, atque lumine supernae bendictionis accendere digneris: quatenus eas tibi Domino, Deo nostro, offerendo digni, et sancto igne dulcissimae caritatis tuae succensi, in templo sancto gloriae tuae repraesentari mereamur. Per eundem Dominum Nostrum.   R. Amen    Omnipotente y sempiterno Dios, que presentaste hoy, en tu santo templo a tu Unigénito Hijo, para que fuese recibido en los brazos del santo Simeón: imploramos humildes tu clemencia para que te dignes ben Udecir y santi Uficar y encender con la luz de tu soberana bendición estas candelas, que nosotros tus siervos pretendemos recibir y llevar encendidas a gloria de tu nombre: para que, siendo dignos de ofrecerlas a Ti, Señor y Dios nuestro, e inflamados con el fuego de tu dulcísima caridad, merzcamod ser presentados en el santo templo de tu gloria. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor.  R. Así sea.

3ª Oración

   Domine, Jesu Christe, lux vera, quae illuminas omnem nominem venientem in hunc mundum: effunde bene  Udictionem tuam super hos cereos, et sanctiUfica eos lumine gratiae tuae, et concede propitius; ut, sicut haec luminaria igne visibili accensa nocturnas depellunt tenebras; ita corda nostra invisibili igme, id est, Sancti Spiritus splendores illustrata, omnium vitiorumcaecitate careant;; ut, purgato mentis oculo, ea cernere possimus quae tibi sunt placita et nostrae saluti utilia; quatenus post hujus saeculi caliginosa discrimina, ad lucem indeficientem pervenire mereamur. Per te, Christe Jesu, Salvator mundi, qui in Trinitate perfecta vivis et regnas Deus, per omnia saecula saeculorum.    R. Amen    Señor Jesucristo, luz verdadera que iluminas a todo hombre que viene a este mundo: derrama tu ben Udición sobre estos cirios, y santifícalos con la luz de tu gracia: y así como estas antorchas encendidas con fuego visible ahuyentan las tinieblas de la noche, así nuestros corazones alumbrados con tu luz invisible, esto es, con la claridad del Espíritu Santo, se libren de la ceguedad de todos los vicios, para que, purificada la vista del alma, podamos ver lo que te es grato y útil a nuestra salvación: y así merezcamos llegar, después de las peligrosas tinieblas de este mundo, a la luz indeficiente. Por Ti, Cristo Jesús, Salvador del mundo, que en Trinidad perfecta vives y reinas Dios por todos los siglos de los siglos. R. Así sea

4ª Oración

   Omnipotens, sempiterne Deus, qui per Moysen, famulum tuum, purissimum olei liquorem ad luminaris ante conspectum tuum jugiter concinnanda praeparari jussisti: bene  Udictionis tuae gratiam super hos cereos benignus infunde: quatenus sic administrent lumen exterius, ut, te donante, lumen exterius, ut, te donante, lumen Spiritus tui nostris non desit mentibus interius. Per Dominum… in unitate ejusdem.R. Amen    Omnipotente y sempiterno Dios, que por tu siervo Moisés mandaste preparar aceite purísimo para alimentar continuamente las lámparas en tu presencia: derrama benigno la gracia de tu ben Udición sobre estos cirios, para que de tal suerte nos alumbren en lo exterior, que por tu favor no falte en nuestras almas la luz interior de tu Espíritu. Por Jesucristo Nuestro Señor. R. Así sea.

5ª Oración

   Domine Jesu Christe, qui hodierna die in nostrae carnis substantia inter homines apparens, a parentibus in templo es praesentatus: quem Simeon, venerabilis senex, lumine Spiritus tui irradiatus, agnovit, suscepit et benedixit: praesta propitius; ut ejusdem Spiritus Sancti gratia illuminati atque edocti, te veraciter agnoscamus et fideliter diligamus: Qui cum Deo Patre in unitate ejusdem Spiritus Sancti vivis et regnas Deus, per omnia saecula saeculorum.   R. Amen    Señor Jesucristo, que habiendo aparecido entre los hombres en nuestra naturaleza de carne, quisiste ser en este día presentado por tus padres en el templo: y a quien el venerable anciano Simeón, iluminado con la luz del Espíritu Santo, conoció, recibió y bendijo; dígnate concedernos, que, iluminados y enseñados por la gracia del mismo Espíritu Santo, te conozcamos de veras, y fielmente te amemos: Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. R. Así sea.

Pone incienso; rocía con agua bendita las candelas, diciendo: Asperges me… y las inciensa. Distribuye las velas, que cada cual recibe arrodillado y besando la vela y la mano del Celebrante. Entre tanto canta el Coro las siguientes Antifonas:

   Lumen ad revelationem gentium: et gloriam plebis tuae Israel.    Luz que ilumina a los gentiles, y gloria de tu pueblo Israel.

Cántico de Simeón

1. Nunc dimittis servum tuum, Domine. secundum verbum tuum 1. Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, según tu palabra

   Se repite la Antífona: Lumen; y así después de cada versículo

   2. Quia viderunt oculi mei salutare tuum    2. Porque han visto mis ojos tu salud.
   3. Quod parasti ante faciem omnium populorum.    3. Que has preparado a la faz de todos los pueblos
   Gloria Patri, et Filio, et Spiritui Sancto.    Gloria al Padre, y al Hijo, y al Es`´iritu Santo.
   Sicut erat in principio et nunc et semper et in saecula saeculorum. Amen    Como era en un principio, y por ahora y siempre, y en los siglos de los siglos. Amen.

Después se canta:

   Ant. 2. (Ps. 43) – Excurge Domine, adjuva nos: et libera nos propter nomen tuum. Ps. Deus, auribus nostris audivimus: patres nostri annuntiaverunt nobis. V- Gloria Patri. -Exurge.    Ant. 2. – Levántate, Señor, y ayúdanos, y por la gloria de tu nombre, líbranos. – Ps. Con nuestros oídos lo oímos, señor: nuestros padres nos lo contaron. V. Gloria al Padre. – Levántate…

Luego prosigue el Celebrante:

Oremus

   Después de septuagésima, si no es domingo, se añade: Flectamus genua. R. Levate.

   Exaudi, quaesumus, Domine, plebem tuam; et, quae extrinsecus annua tribuis devotione venerari, interius assequi gratiae tuae luce concede Per Christum Dominum nostrum. R. Amen.    Escucha, oh Señor, a tu pueblo: y haz que, con la luz de tu gracia, gustemos interiormente estos misterios que a nuestra piedad concedes venerar cada año esteriormente. Por Jesucristo Nuestro Señor. R. así sea.

2º PROCESIÓN

   Puesto incienso en el turíbulo, el Diácono da al pueblo la orden de marcha, diciéndole:

   V. Procedamus in pace.
R. In nomine Christi. Amen
   V. Marchemos en paz.
R. En el nombre de Cristo. Amen.

Y la procesión se pone en movimiento, llevando todaos las candelas encendidas. En el trayecto se canta lo siguiente:

   Adorna, thalamum tuum, Sion, et suscipe Regem Christum: amplectere Mariam, quae es caelestis porta; ipsa enim portat Regem gloriae novi luminis: subsistit Virgo adducens manibus Filium ante luciferum genitum: quem accipiens Simeon in ulnas suas, praedicavit populis, Dominum eum esse vitae et mortis et Salvatorema mundi.    Adorna, oh Sión, tu cámara nupcial, y recibe a tu Rey Cristo: abraza a María, que es la puerta del cielo, pues ella trae al Rey de la gloria, la nueva Luz. Detienese la Virgen, presentando a su Hijo, engendrado antes que el lucero de la mañana. Simeón, tomándolo en sus brazos, anuncia a los pueblos que Aquél es el Señor de la vida y de la muerte, y el Salvador del mundo.

2ª Antífona (Luc. II, 2, 26, 27 y 28-29)

   Responsum accepit Simeon a Spiritu Sancto, non visurum se mortem, nisi videret Christum Domini: et cum inducerent puerum in templum, accepit eum in ulnas suas, et benedixit, Deum, et dixit: Nunc dimittis servum tuum, Domine, in pace. V. Cum inducerent puerum Jesum parentes ejus, ut facerent secundum consuetudinem legis pro eo, ipse accepit eum in ulnas suas.    Simeón recibió respuesta del Espíritu Santo, que no había de morir antes de ver al Unigénito del Señor: y cuando introdujeron al Niño en el Templo, tomóle en sus brazos y bendiciendo a Dios, dijo: Ahora, Señor, dejas ir en paz a tu siervo. V. Cuando introducían al Niño sus padres, cumpliendo con él la costumbre legal, Simeón le recibió en sus brazos.

   Al entrar en la iglesia se canta:

Responsorio

      Obtulerunt pro eo Domino par tuturunt pro eo Domino par turturm, aut duos pullos columbarum: Sicut scriptum est in lege Domini. V. Postquam impleti sunt dies purgationis Mariae, secundum legem Moysi, tulerunt Jesum in Jerusalem, ut sisterent eum Domino. Sicut scriptum est in lege Domini. V. Gloria Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut scriptum est.    Ofrecieron al Señor por él un par de tórtolas, o dos palominos. Como está escrito en la Ley del Señor. V. Cumplidos los días de la Purificación de María, según la ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén, para presentarlo al Señor. Como está escrito…V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, Como está escrito.

   Nota: Las candelas hoy bendecidas se las llevan los fieles a sus casas con respeto y devoción. Pueden encenderlas cuando amenazan epidemias, tempestades peligrosas o incendios, para que preserve de esos males al hogar, también ante el lecho de los moribundos.

   Ahora sigue la Misa de la Purificación

Tomado de:

misa_tridentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .