Santa Misa Dominical

FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

(Domingo I después de Epifanía)

La Sagrada Familia

La Sagrada Familia

Doble mayor
Ornamentos blancos

Quiere la Iglesia que, además de los días dedicados a festejar separadamente al Niño Jesús, a María Santísima y al Patriarca San José, se haga recuerdo hoy de los tres juntos, formando la familia ejemplar y modelo de lo que debe ser, según Dios y el Evangelio, la familia cristiana de nuestros tiempos. En este concepto se venera hoy al Hijo de Dios como hijo de familia; y se recuerda a los padres , a las madres y a los hijos atolondrados de hoy, su condición de tales y sus respectivos y mutuos deberes, y la obligación de todos juntos para con Dios. Esto ha tenido presenta la Iglesia al renovar con la Fiesta de la Sagrada Familia el hermoso ideal de la antigua familia cristiana, a la que anhela reconducir otra vea al mundo, hijo pródigo, y prófugo de ella, que ha convertido al hogar en un hotel si es rico, o en una posada si es pobre.

Introito. Sap. XVIII

INTROITUS Prov. 23, 24 et 25 Exsúltet gaudio Pater Justi, gáudeat Pater tuus et Mater tua, et exsúltet quæ génuit te. Ps. 83, 2-3. Quam dilécta tabernácula tua, Dómine virtútum! concupíscit, et deficit Anima mea in átria Dómini. V. Glória Patri. Introito – Salte de júbilo el padre del Justo, alégrense tu Padre y tu Madre, y regocíjese la que te dio a luz. – Ps. ¡Cuán amables son tus moradas, Señor de los ejércitos! mi alma suspira y desfallece por morar en los atrios del Señor. V. Gloria

Oración-Colecta

Dómine Jesu Christe, qui Maríæ et Joseph súbditus, domésticam vitam ineffabílibus virtútibus consecrásti: fac nos, utriúsque auxilio, Famíliæ sanctæ tuæ exémplis instrui; et consórtium cónsequi sempitérnum: Qui vivis R. Amen Señor Nuestro Jesucristo, que sujeto a María y a José, consagraste con inefables virtudes la vida doméstica: haz por intercesión de ambos, que sepamos instruirnos con los ejemplos de la Sagrada Familia, y conseguir su eterna compañía en el cielo. Tú que con Dios Padre. R. Amen.

Conmemoración del Domingo Infraoctava de Epifanía

Vota, quæsumus, Dómine, supplicántis pópuli cælésti pietáte proséquere: ut et, quæ agénda sunt, vídeant, et ad implénda quæ víderint, convaléscant. (Per Dóminum.) R. Amen Suplicámoste, Señor, que recibas con celestial piedad los votos de tu pueblo, a fin de que sepa lo que debe hacer para agradarte y tenga el valor de ejecutarlo.. R. Amen.

Epístola

Virtudes y ambiente que saturaron el hogar de la Sagrada Familia de Nazareth y que deben saturar también todos os hogares cristianos, dignos de tal nombre.

EPISTOLA Léctio Epístolæ beáti Pauli Apóstoli ad Colossénses. Col. 3, 12-17

Fratres: Indúite vos sicut elécti Dei, sancti, et dilécti, víscera misericórdiæ, benignitátem, humilitátem, modéstiam, patiéntiam: supportántes ínvicem, et doná~ntes vobismetípsis si quis advérsus áliquem habet querélam: sicut et Dóminus donávit vobis, ita et vos. Super ómnia autem heec, caritátem habéte, quod est vínculum perfectiónis: et pax Christi exsúltet in córdibus vestris, in qua et vocáti estis in uno córpore: et grati estóte. Verbum Christi hábitet in vobis abundánter, in omni sapiéntia, docéntes, et commonéntes vosmetípsos, psalmis, hymnis, et cánticis spirituálibus, in grátia cantántes in córdibus vestris Deo. Omne, quodcúmque fácitis in verbo, aut in ópere, ómnia in nómine Dómini Jesu Christi, grátias agéntes Deo et Patri per ipsum.

Lección de la Epístola del Apóstol S. Pablo a los Colosenses: Hermanos: Revestíos como escogidos que sois de Dios, santos y amados, de entrañas de compasión, de benignidad, de humildad, de modestia, de paciencia sufriéndoos unos a otros, y perdonándoos mutuamente, si alguno tiene queja contra otro; así como el Señor os ha perdonado, así habéis de hacerlo también vosotros. Pero sobre todo mantened la caridad, la cual es atadura de perfección. Y la paz de Cristo triunfe en vuestros corazones, a la cual fuisteis asimismo llamados para formar un cuerpo: y sed agradecidos. La palabra de Cristo en abundancia tenga su morada entre vosotros(1), con toda sabiduría, enseñándoos y animándoos unos a otros, con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando de corazón con gracia las alabanzas de Dios. Todo cuanto hacéis, sea de palabra, sea de obra, hacedlo todo en nombre de nuestro Señor Jesucristo, dando por medio de Él gracias a Dios.

Salmodia

GRADUALE Ps. 26, 4 Unam pétii a Dómino, hanc requíram, ut inhábitem in domo Dómini ómnibus diébus vitæ meæ. V. Ps. 83, 5. Beáti, qui hábitant in domo tua, Dómine: in sæcula sæculórum laudábunt te.

Allelúja, allelúja. V. Isai. 45, 15. Vere tu es Rex abscónditus, Deus Israël Salvátor. Allelúja.

Gradual – Una sola cosa pido al Señor, y esta buscaré: que pueda morar en la casa del Señor toda mi vida. V. Bienaventurados, Señor, los que habitan en tu casa; ellos te alabarán por los siglos de los siglos. Aleluya, aleluya. V.Verdaderamente Tú eres el Rey desconocido, oh Dios Salvador de Israel. Aleluya.

Evangelio

Encantadora escena del Niño perdido y hallado en el Templo, y vida virtuosa de Jesús en Nazareth, hasta los 30 años de edad.

U Sequéntia sancti Evangélii secúndum Lucam. Luc. 2, 42-52. Cum factus esset Jesus annórum duódecim, ascendéntibus illis Jerosólymam secúndum consuetúdinem diéi festi, consummatísque diébus, cum redírent, remánsit puer Jesus in Jerúsalem, et non cognovérunt paréntes ejus. Existimántes autem illum esse in comitátu, venérunt iter diéi, et requirébant eum inter cognátos, et notos. Et non inveniéntes, regréssi sunt in Jerúsalem, requiréntes eum. Et factum est, post tríduum invenérunt illum in templo sedéntem in médio doctórum, audiéntem illos, et interrogántem eos. Stupébant autem omnes, qui eum audiébant, super prudéntia, et respónsis ejus. Et vidéntes admiráti sunt. Et dixit mater ejus ad illum: Fili, quid fecísti nobis sic? ecce pater tuus, et ego doléntes quærebámus te. Et ait ad illos: Quid est quod me quærebátis? nesciebátis quia in his, quæ Patris mei sunt, opórtet me esse? Et ipsi non intellexérunt verbum, quod locútus est ad eos. Et descéndit cum eis, et venit Názareth: et erat súbditus illis. Et mater ejus conservábat ómnia verba hæc in corde suo. Et Jesus proficiébat sapiéntia, et ætáte, et grátia apud Deum, et hómines. Credo U Continuación del Santo Evangelio según San Lucas (II, 42-52) –  Cuando tuvo Jesús doce años, sus padres fueron a Jerusalén, según la costumbre del día de la fiesta, y acabados aquellos días, cuando se volvían, se quedó el niño Jesús en Jerusalén, sin que sus padres lo advirtiesen. Y creyendo que él estaba con los de la comitiva, hicieron una jornada de camino y le buscaban entre los parientes y conocidos. Y como no le hallaban, se volvieron a Jerusalén en busca suya, hasta que, al cabo de tres días, le hallaron en el templo, sentado en medio de los Doctores, escuchándolos y preguntándoles. Todos cuantos le oían se pasmaban de su sabiduría y de sus respuestas. Y cuando le vieron se admiraron. díjole entonces su madre: Hijo, ¿por qué te has portado así con nosotros? Mira como tu padre y yo angustiados te buscábamos. Y les respondió: ¿Para qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debo emplearme en las cosas de mi Padre?(2) Mas ellos no entendieron las palabras que les habló. Y descendió con ellos y vino a Nazaret: y les estaba sujeto: Y su Madre guardaba todas estas cosas en su corazón. Y Jesús crecía en sabiduría, y en edad y en gracia, delante de Dios y de los hombres(3). – Credo.
OFFERTORIUM Luc. 2, 22 – Tulérunt Jesum paréntes ejus in Jerúsalem, ut sísterent eum Dómino. Ofertorio. – Sus padres llevaron a Jesús a Jerusalén, para presentarle al Señor

 

 

 

Oración-Secreta

 

Placatiónis hóstiam offérimus tibi, Dómine, supplíciter deprecántes: ut, per intercessiónem Deíparæ Vírginis cum beáto Joseph, famílias nostras in pace et grátia tua firmiter constítuas. Per eúmdem Dóminum. Te ofrecemos, Señor la hostia de propiciación, suplicándote humildemente que por la intercesión de la Virgen Madre de Dios, y de José, asegures en tu gracia y paz nuestras familias. Por Jesucristo Nuestro Señor.

 

Conmemoración del Domingo Infraoctava de Epifanía (Secreta)

 

Oblátum tibi, Dómine, sacrifícium vivíficet nos semper, et múniat. (Per Dóminum < Señor   oh Haz,   >  Haz, oh Señor, que el sacrificio que acabamos de ofrecerte, continuamente nos vivifique y nos sirva de protección. Por Jesucristo Nuestro Señor.

 

Conmemoración de Epifanía

 

Ecclésiæ tuæ, quæsumus, Dómine, dona propítius intuére: quibus non jam aurum, thus, et myrrha profértur; sed quod eísdem munéribus declarátur, immolátur, et súmitur, Jesus Christus Fílius tuus Dóminus poster: Qui tecum vivit et regnat in unitáte. < Señor   oh Haz,   >    Suplicámoste, oh Señor, que mires propicio los dones de tu Iglesia, en los que ya no se ofrece el oro, el incienso y la mirra; sino que len tales dones se designa, se ofrece, se inmola y se recibe, a Jesucristo, tu Hijo y Señor nuestro. Que contigo vive y reina

 

Prefacio de Epifanía

 

Vere dignum et justum est, aequum et salutare nos tibi semper, et ubique gratias agere: Domine sancte, Pater omnipotens, aeterne Deus. Quia cum Unigenitus tuus in substantia nostrae mortalitatis apparuit, nova nos immortalis suae luce reparavit. Et ideo cum Angelis et Archagelis, cum Thronis et Dominationbus, cumque omne militia coelistis exercitus, hymnum gloriae tuae canimus, sine fine dicentes: Sanctus, Sanctus, Sanctus, etc. Verdaderamente es digno y justo, equitativo y saludable, que te demos gracias en todo tiempo y lugar ¡Señor Santo, Padre todopoderoso y eterno Dios! Por cuanto, al aparecer tu hijo Unigénito en nuestra carne mortal, nos restauró con la nueva luz de su inmortalidad. Y por eso, con los Ángeles y Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con toda la milicia del ejército celestial, entonamos a tu gloria un himno, diciendo si cesar: Santo, Santo, Santo, etc.
COMMUNIOLuc. 2, 51 Descéndit Jesus cum eis, et venit Názareth, et erat súbditus illis. Comunión. – Regresó Jesús con ellos y fue a Nazaret, y les estaba sumiso.

 

Oración-Postcomunión

 

POSTCOMMUNIOQuos cæléstibus réficis sacraméntis, fac, Dómine Jesu, sanctæ Famíliæ tuæ exémpla júgiter imitári: ut, in hora mortis nostræ, occurrénte gloriósa Vírgine Matre tua cum beáto Joseph; per te in ætérna tabernácula récipi mereámur: Qui vivis. < Señor   oh Haz,   > Haz, Señor Nuestro Jesucristo, que cuantos hemos sido alimentados con los celestiales Sacramentos, imitemos continuamente los ejemplos de la Sagrada Familia, para que, en la hora de nuestra muerte, saliéndonos al encuentro tu Virgen Madre y el bienaventurado San José, merezcamos se por Ti recibidos en los eternos tabernáculos. Que vives y reinas.

 

Conmemoración del Domingo Infraoctava de Epifanía (Postcomunión)

 

Súpplices te rogámus, omnípotens Deus: ut, quos tuis réflcis sacraméntis, tibi étiam plácitis móribus dignánter deservíre concédas. (Per Dóminum.) < Señor   oh Haz,   >   Humildemente te suplicamos, oh Dios todopoderoso, que a los que alimentas con tus Sacramentos, les des la gracia de servirte también dignamente. Por Jesucristo Nuestro señor.

 

Conmemoración de Epifanía

 

Præsta, quæsumus, omnípotens Deus: ut, quæ solémni celebrámus offício, purificátæ mentis intelligéntia consequámur. Per Dóminum nostrum Jesum Christum Fílium tuum: Qui tecum vivit et regnat in unitáte. < Señor   oh Haz,   >   Suplicámoste, oh Dios todopoderoso, nos concedas la gracia de comprender con clara inteligencia los misterios encerrados en la solemnidad que hoy celebramos. Por Jesucristo Nuestro Señor.
    • (1) Es decir, que en vuestra familia se estudie y comente rectamente el Evangelio y la doctrina católica, de modo que sea el alimento espiritual del hogar. ¿Se cumple hoy eso? (volver)
    • (2) Así tienen que replicar algunas veces los hijos a los padres, cuando, llamados por Dios a la vida religiosa o al sacerdocio, son por ellos obstaculizados. Eso no es indisciplina, sino acatamiento a una autoridad superior a la paterna, cosa que a menudo no comprenden los padres, por creerse dueños únicos de sus hijos.  (volver)
    • (3) Jesús poseía plenamente la sabiduría y la gracia, pero iba manifestandolas poco a poco, progresivamente, para no hacer excesivo alarde de superioridad entre sus conciudadanos. ¡Qué hermoso ejemplo de convivencia ciudadana y de adaptabilidad! (volver)

 

Tomado de: http://misa_tridentina.t35.com/

Anuncios

Un comentario el “Santa Misa Dominical

  1. Pingback: Santa Misa Dominical | Ortodoxia Católica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s