15 de Agosto : La Asunción al Cielo de la Santísima Virgen María

San Bernardo no halla reparo en decir que la Asunción de María es tan inefable como la generación de Cristo.

San Bernardo no halla reparo en decir que la Asunción de María es tan inefable como la generación de Cristo.

 

Ya en fin llegó, carísimos hermanos míos, dice san Agustín, este día tan venerable para nosotros; este día que excede todas cuantas festividades solemnizamos en honor de los santos; este día tan célebre; este clarísimo día en que creemos que la Virgen María pasó desde este mundo a la gloria celestial: Adest nobis, dilectissimi fratres, dies valde venerabilis, dies omnium sanctorum solemnitates praecellens,dies inclyta, dies praenclara, dies in qua é mundo migrasse treditur virgo Maria. Resuenen en toda la tierra las alabanzas, los festivos clamores de alegría en el día glorioso de su triunfante Asunción: Laudes insonet universa térra cum summa exultatione, santae virginis illustrata excessu. Porque sería cosa muy indigna que no celebrásemos con extraordinaria devoción, culto y aparato, la solemne fiesta de aquella por quien merecimos recibir al Autor de la vida: Qua indignum valdé est, id illius recordationis solemnitas si apud nos sine máximo honor e, perquam merunmus Auctorem vitae suscipere. Este es uno de los más célebres días del año, dice san Pedro Damiano, por ser el dia en que la santísima Virgen, digna por su nacimiento del trono real, fue elevada por la santísima Trinidad hasta el trono del mismo Dios, y colocada tan alto junto a la admirable Trinidad, que se arrebata hacia sí los ojos y la admiración de los ángeles: Sublimis illa dies est, in qua Virgo regalis, ad thronum Dei Patris evehitur, et in ipsius Trinitatis sede reposita, naturam angelicam sollicitat ad videndum. A la verdad, el misterio de este día es superior a todas nuestras expresiones; y san Bernardo no halla reparo en decir que la Asunción de María es tan inefable como la generación de Cristo : Christi generationem, et Maríae Assumptionem quis enarrabit? Pasmados de admiración a vista de una gloria que tiene suspensos y como embargados de asombro a los mismos ángeles, nos contentaremos con referir la historia de este admirable misterio.

La opinión más recibida en la Iglesia, fundada en la tradición, es que, después de la Ascensión del Salvador a los cielos y de la venida del Espíritu Santo, vivió la Virgen veintitres años y algunos meses más en este mundo. Aunque era tan abrasado y vivo el deseo que tenia la Señora de seguir al cielo a su querido Hijo, consintió quedarse en la tierra para el consuelo de los fieles, y para atender a las necesidades de la Iglesia recién nacida, conviniendo que su presencia supliese de alguna manera la ausencia corporal de Jesucristo. Lo mucho que podía en el cielo era de gran socorro a los fieles que vivían en la tierra, alcanzando aquellos primeros tiempos de persecución, sosteniéndose su fe con la noticia y con el consuelo de que aun vivía entre ellos la Madre de su Dios. Era la Virgen su oráculo, su apoyo y todo su refugio. Fortalecía su virtud, animaba su celo, enseñaba a los doctores, dice el sabio Idiota, y era como el oráculo de los mismos apóstoles.Doctricem doctorum, magistram apostolorum. Y el abad Ruperto asegura que en cierto modo suplía con sus instrucciones lo que el Espíritu Santo no tuvo por conveniente descubrirles, habiéndoseles comunicado, por decirlo así, con limite y con medida; y los santos padres convienen en que el evangelista san Lucas supo singularmente de boca de la santísima Virgen las particulares circunstancias de la infancia del niño Jesús, que deió especificadas en su evangelio, y que aun por eso se dice en él que María no dejaba perder cosa alguna de las que entonces pasaban, conservándolas en su memoria y meditándolas en su corazón: Maria, conservabat omnia verba haec, conferens in corde suo.

Durante el espacio de estos veintitrés años, la vida de la santísima Virgen fue un continuo ejercicio del más puro amor y un perfecto modelo de todas las virtudes; una oración no interrumpida, y esta misma oración un éxtasis perpetuo. Visitaba con frecuencia los sagrados lugares que el Salvador había santificado con su presencia, cumpliendo los misterios de nuestra redención. Aunque esta divina Madre vivía en la tierra, su corazón nunca se separaba de su amado Hijo, que habitaba en el cielo. Pasábanse pocos dias sin que Jesucristo se le apareciese, y ninguno en que no conversase familiarmente con los ángeles, singularmente destinados a su servicio; y aunque distante de la celestial Jerusalén, mientras duró su habitación en la tierra, gustaba abundantemente de todas sus delicias.

Hacía casi doce años que residía en Jerusalén la santísima Virgen, cuando los apóstoles y los discípulos se vieron precisados a retirarse de aquella ciudad por ia persecución que los judíos suscitaron contra los fieles. Y si el maravilloso progreso que hacía el Evangelio la colmaba de gozo y de consuelo, se templaba mucho este por el furor con que era perseguida la Iglesia. Cuando la Virgen dejó Jerusalén, se encaminó a Éfeso en compañía de san Juan hacia el año 45 del Señor; pero sosegada.un poco la persecución, se restituyó a aquella ciudad, en la cual permaneció el resto de su vida.

Mientras tanto, habiendo ya llevado los apóstoles la luz de la fe a casi todo el universo, y estando ya la Iglesia sólidamente establecida en todas partes, parecía tiempo que la Virgen dejase ya la estancia de la tierra, que consideraba como lugar de destierro. Suspiraba continuamente por aquel feliz momento, que la había de volver a juntar para siempre con su querido Hijo; cuando un ángel, que se cree fue san Gabriel, le vino a anunciar el día y la hora de su triunfo. Es cierto que, habiendo sido preservada del pecado original por especial privilegio, como lambién de toda otra culpa durante su santísima vida, no estaba sujeta a la muerte, que es pena del primero; mas habiéndose sujetado a ella Jesucristo, no quiso María eximirse de padecerla.

Seis circunstancias, a cual más prodigiosas, observan los santos padres en la Asunción de la santísima Virgen. Primera, su muerte, que muchos de ellos y algunos martirologios llaman sueño: Dormitio. Segunda , la glorificación de su alma en el mismo momento de su separación. Tercera, la sepultura de su santo cuerpo en el lugar de Getsemaní. Cuarta, su gloriosa resurrección tres días después. Quinta, su triunfante Asunción en cuerpo y alma a los cielos. Sexta, su coronación en la gloria por la santísima Trinidad.

Algunos padres antiguos, y entre ellos san Epifanio, parece ponen en duda si murió la Madre de Dios, o si permaneció inmortal. Autorizaban una duda tan bien fundada, así su inmaculada Concepción, como su divina maternidad; pero la Iglesia en la oración de este día expresa con claridad que verdaderamente murió según la condición de la carne: Quam pro conditione carnis migrasse cognoscimus. San Juan Damasceno dice que no se atreve a llamar muerte a esta separación, sino sueño, a una unión más íntima con su Dios; un tránsito de la vida mortal a la dichosa inmortalidad: Sacram tuam migrationem haud quaquam appellabimus morterri, sed somnum, aut peregrinationem, vel, ut aptiori verbo utar, cum Deo prcesentiam. No separó, dicen los padres, aquella purísima alma de su santo cuerpo, ni la violencia de la enfermedad, ni el desorden de los humores, ni el desfallecimiento de la naturaleza; rompió aquella unión el puro amor divino, y obra suya fue la muerte de la Virgen. Había encendido el Espíritu Santo en su corazón un amor tan abrasado, que fue un continuo milagro, dice san Bernardo, la vida de María; no siendo posible que sin él sufriese el violento ardor de aquel divino fuego. Cesó este milagro con su muerte. No quiso Dios suspender por más tiempo el efecto de aquel sagrado incendio; dejóle obrar con toda su fuerza en aquel corazón sin mancha, santuario del divino amor. No pudo naturalmente resistir por más tiempo a sus esfuerzos, y consumido a violencia de aquellos divinos ardores, terminó sin dolor tan santa vida. O no había de morir la santísima Virgen, dice san Ildefonso, o había de morir de amor.

Hallábase a la sazón en Jerusalén en la casa del cenáculo. Esparcida la voz entre los fieles de que la Madre de Dios estaba para dejarlos, y para ir a ponerse en posesión del glorioso trono que su querido Hijo le tenía preparado en la celestial Jerusalén, no es fácil expresar los contrarios afectos de gozo y de dolor que se apoderaron a un mismo tiempo de todos sus corazones. Por una parte, se consideraban en vísperas de verse separados de su querida Madre, que era todo su apoyo y todo su consuelo; por otra, reconocían que iba a volverse a unir con su amado Hijo en el cielo, donde sería su abogada con Dios y toda su confianza. De todas partes concurrieron a ella para recibir su última bendición. San Juan, como sagrado depositario de aquel tesoro, no se apartaba un punto de su lado, solícito más que nunca de rendir todas las obligaciones de hijo a la mejor de todas las madres. Estaba incorporada la Virgen en un humilde lecho, y desde allí consolaba a todos los fieles que se hallaban presentes, dando nuevo aliento a su fe y exhortándolos a la perseverancia; cuando, por un raro prodigio que ella sola tenía sabido que había de suceder, todos los apóstoles y algunos de los discípulos que estaban esparcidos por el mundo, se hallaron milagrosamente trasladados al cuarto del cenáculo para tributar sus últimos respetos a la Madre del Salvador. San Dionisio Areopagita, que se halló presente, nombra a san Pedro, suprema cabeza de los teólogos; a Santiago, hermano del Señor; a los otros príncipes de la jerarquía eclesiástica, y además de eso a san Heroteo, a san Timoteo y a otros muchos discípulos de los apóstoles, de cuyo número era el mismo san Dionisio.

Juvenal, patriarca de Jerusalén, san Andrés, obispo de Creta, y san Juan Damasceno, con otros padres, aseguran que los apóstoles fueron trasportados en una nube por ministerio de ángeles. En el tratado de la muerte de la santísima Virgen, atribuido a san Meliton, obispo de Sárdica, se dice que la Señora tenía en la mano una palma que el ángel le había traído cuando bajó a anunciarle el día y la hora de su muerte. Mientras tanto, encendieron muchas velas todos los circunstantes; lodos se deshacían en lágrimas, consolándolos a todos la santísima Virgen; y habiendo exhortado, así a los apóstoles como a los discípulos, a predicar el Evangelio con el mayor celo y valor, asegurando a toda la Iglesia de su poderosa protección, vio aparecer al Salvador, acompañado de todos los coros de los ángeles, que. venía a recibir su dichosísimo espíritu, y a conducirle como en triunfo al lugar de la bienaventurada inmortalidad. Abrasada entonces el alma con lodo el fuego del divino ardor, se desprendió por sí misma del cuerpo, y fue conducida en triunfo hasta el trono del mismo Dios.

En el mismo punto en que expiró la santísima Virgen, se llenó todo el cuarto de una resplandeciente luz más brillante que la del sol. Toda la milicia de la corte celestial, dice san Jerónimo, salió al encuentro de la Madre de Dios, cantando himnos y cánticos en honor suyo, que fueron oídos de todos los que se hallaban en el cenáculo; Militiam caelorum cum suis agminibus festive obviam venisse Genitrici Dei cum laudibus el canticis. Y aquella alma tan pura, más santa que todos los ángeles y todos los santos juntos, fue elevada, dice san Agustín, hasta el trono del soberano Señor del universo, muy superior a todas las celestiales inteligencias:Angelicam transiens dignitatem, usque ad summi Regis thronum sublimata est. Ni era justo, añade el mismo padre, estuviese colocada en otro lugar que en el inmediato al que ocupaba aquel Señor que ella misma había dado a luz en este mundo: Non enim fas est alibi te esse quám ubi est quod a te genitum est.

Luego que rindió su espíritu la santísima Virgen, todos los circunstantes se postraron a sus pies regándolos con sus lágrimas. Los fieles que se hallaban en Jerusalén y en su contorno concurrieron todos apresurados a venerar aquel santo cuerpo, santuario del Verbo encarnado y arca del nuevo Testamento. Sanaron todos los enfermos que se presentaron delante de él; y san Juan Damasceno, que trasladó a nuestra noticia todo lo que llegó a entender de la tradición, dice que hasta los mismos judíos sintieron los efectos de su poder, y participaron de sus milagros.

Después que todos hubieron satisfecho su devoción, fue llevado el santo cuerpo al sitio donde se le había de dar sepultura, que era el pequeño lugar de Getsemaní, distante trescientos pasos de Jerusalén. Llevaban el féretro los santos apóstoles, y los seguía el resto de los fieles con velas encendidas, porque los judíos estuvieron tan lejos de oponerse a esta pompa fúnebre, que antes bien ellos mismos se agregaron a ella para hacerla más numerosa y más célebre, llenos todos de veneración a María. Fue depositado el santo cuerpo con gran respeto en el sepulcro que estaba preparado, y este se cerró con una gruesa piedra. En una carta que Juvenal, patriarca de Jerusalén, escribió al emperador Marciano y a la emperatriz Pulquería, dice que así los apóstoles como los otros fieles, pasaban los días y las noches junto al sepulcro, sucediéndose unos a otros, y mezclando sus voces y sus cánticos con los ángeles, cuyas suavísimas canciones no se dejaron de oír en todos aquellos tres días. Mas no era conveniente, dice san Agustín, que el Salvador dejase en la sepultura un cuerpo, del cual el suyo había sido formado, ni una carne, que en cierta manera era la suya: Caro enim Jesu, caro Maria. ¿Quién tendría atrevimiento para imaginar que aquel Hijo de Dios que vino al mundo, no para quebrantar la ley, sino para cumplirla, se dispensase en la más mínima obligación de las que deben los hijos a los padres? Nunquid non pertinet ad benignitatem Domini Matris servare honorem, qui legem venerat non solvere, sed adimplere?

Pues ahora; aquella misma ley que manda honrar a la Madre, manda al mismo tiempo preservarla de todo lo que puede ceder en su deshonor: Lex enim sicut honorem Matris praecipit, sic inhonorationem damnat. Pudo Jesucristo, concluye el mismo santo, eximir de la corrupción al cuerpo de su santísima Madre; pues ¿quién se atreverá a decir que no lo quiso hacer? Potuit eam a putredine et pulvere alienum facere, qui ex ea nascens potuit Virginem relinquere. Es la corrupción del cuerpo oprobio de la naturaleza humana; miróla Jesucristo con horror; y por consiguiente, lo mismo parece que debió hacer con su Madre: Putredo humanae est opprobrium conditionis, a quo opprobrio cum Jesus sit alienus, natura Mariae excipitur, quam Jesus de ea suscepisse probatur.

Con efecto, al tercer día, dice san Juan Damasceno con la mayor parte de los santos padres griegos y latinos; como santo Tomás, el único de los apóstoles que no se había hallado presente a la muerte de la santísima Virgen, desease ansiosamente ver el sagrado cuerpo, disponiendo Dios que no se hallase a la muerte de su Madre, para proporcionar un medio natural de manifestar su gloriosa resurrección; y pareciéndoles muy justo a los demás apóstoles darle este consuelo, se abrió el sepulcro; pero quedaron todos gustosamente sorprendidos cuando no encontraron dentro de él sino los lienzos y los vestidos con que el santo cuerpo había sido amortajado, exhalando de sí una fragancia exquisita: Post tres dies, dice san Juan Damasceno, angelico cantu cessante, habiendo cesado al cabo de los tres días la celestial música de los ángeles: Qui aderant apostoli (cum unus Thomas, qui abfuerat, venisset, et quod Deus susceperat corpuss adorare voluisset) tumulum aperuerunt, sed omni ex parte sacrum ejus corpus nequáquam invenire potuerunt; cum ea tantum invenissenl in quibus fuerat compositum; et ineffabili, qui ex his próficiscebatur, essent odore repleti Asombrados a la vista de tan grande maravilla, cerraron el sepulcro, persuadidos que el Verbo divino, que se había dignado hacerse hombre y tomar carne en el vientre de la santísima Virgen, no había permitido que su cuerpo estuviese sujeto a la corrupción, antes quiso resucitarle tres días después de su muerte; y anticipándole la resurrección general, le hizo entrar triunfante en la gloria: Loculum clauserunt, ejus myslerii obstupefacti miraculo: hoc solum cogitare potuerunt quod cuit placuit ex María Virgine carnem sumere, et hominem fieri et nasci, cum esset Deus Verbum et Dominus gloriae; quique post partum incorruptam servavit ejus virginitatem, eidem etiam placuit et ipsius, postquam migravit, immaculatum corpus, incorruptum servatum, translatione honorare, ante communem et universalem resurrectionem. Este es el común sentir de la Iglesia, como lo publica todos los años en el oficio de la octava de esta fiesta. Por eso, dijo san Agustín, exponiendo aquello del salmo 25: Non dabis sanctum tuum videre corruptionem, que aquel santo cuerpo en que tomó carne el divino Verbo, no se podía creer fuese entregado en presa a los gusanos y a la podredumbre, causándole horror sólo el pensarlo: Sentire non valeo, dicere perhorresco; y explicando san Juan Damasceno aquello del Profeta: Surge, Domine, in requiem tuam, tu et arca sanctificationis tuae; ¿quién no ve, dice, que la resurrección de que habla el Profeta, es la del Salvador y la de la santísima Virgen, aquella arca misteriosa que encerró en su seno la fuente de la santidad?

¡Quién podrá comprender, exclama san Bernardo, la gloria con que subió al cielo la santísima Virgen! ¡con qué raptos de amor le salieron al encuentro tantas legiones de ángeles! ¡con qué afectos de respeto y veneración! ¡con qué cánticos de alegría la acompañaron! Quis cogitare sujficiat quám gloriosa hodie mundi Regina processerit; et quanto devotionis affectu tota in ejus occursum calestium regionum prodierit multiludo! Ni hubo jamás en el mundo triunfo más glorioso, ni se conoció en él día más célebre, dice san Jerónimo, que este día en que la Virgen fue elevada a los ciclos: Et haec est praesentis diei festivitas. Atrévome a decir, exclama el bienaventurado Pedro Damiano, que, prescindiendo de la divinidad, la pompa y el aparato de la Asunción de María fue mayor que el de la Ascensión del mismo Jesucristo: Audacter dicam, salva Filii majestate, Virginis Assumptionem longe digniorem fuisse Christi Ascensione; pues en la Ascensión del Salvador solamente le salieron a recibir los ángeles; pero en la Asunción de María, además de todos los espíritus angélicos, el mismo Hijo de Dios salió al encuentro de su Madre, y la condujo hasta lo más elevado de los cielos. Pues qué nos admiramos ya, dice san Bernardo, de que las celestiales inteligencias se quedasen como extáticas de pasmo, preguntándose unas a otras: Quae est ista quae ascendít de deserto, deliciis affluens, innixa super dilectum suum? ¿Qué mujer es esta? como si dijeran, ¿qué pura criatura igualará jamás la gloria y la santidad de esta mujer que sube del desierto, colmada de dulcísimas delicias y apoyada sobre su mismo amado Hijo? El recibimiento que Salomón hizo a su madre, no fue más que un imperfecto bosquejo, una oscura sombra del que el Salvador hizo hoy a la Virgen: Surrexil Rex in occursum ejus (dice la Escritura) adoravitque eam, et sedit super thronum suum; posilusque est thronus Matris ejus quaes sedit ad dexteram ejus: Levantóse el Rey de su trono, salióla a recibir, saludóla profundamente; y volviendo a ocupar su solio, puso el de su Madre a la derecha del suyo. En el misterio de este día se verifica aquel prodigio que tanta maravilla causó en el cielo al evangelista san Juan: una mujer vestida del sol, con la luna a sus pies, coronada su cabeza con doce estrellas resplandecientes. Si el ojo del hombre no vio, dice san Bernardo. ni el oido oyó, ni cupo jamás en su imaginación lo que tiene Dios preparado para los que le aman; ¿quién podrá nunca explicar ni aun comprender la que preparó para su Madre, que ella sola le amó más que todos los hombres juntos, y a quien Él ama más que a todas las criaturas? Quid paeparavit gignenli se? No es posible, dicen los padres, que persona humana pueda explicar ni el exceso de la gloria, ni la elevación del trono de la Virgen. Ni esto debe causar admiración, dice Arnaldo de Chartres: la gloria de María en cuerpo y alma en el cielo no es como la de los demás; hace clase aparte; ocupa un lugar incomparablemente más elevado que el de los ángeles, pues la gloria que posee María no solo es semejante a la del Verbo encarnado, sino en cierta manera la misma: Gloriam cum Matre, non tam communem judico, quam eamdem.

La solemnidad de este día debe despertar nuestra devoción, dar nuevo aliento a nuestra fe y excitar nuestra confianza. Nos trae a la memoria, dice san Bernardo, que tenemos en el cielo una reina, que al mismo tiempo es nuestra madre; una medianera todopoderosa con el soberano medianero; y una abogada con el Redentor, que ninguna gracia le puede negar (Serm. 2 de Adv.): Domina nostra, mediatrit, nostra, advócala nostra. Esta es la escala de los pecadores, esta mi grande esperanza, esta el fundamento de toda mi confianza (Serm. de Aqueductu.): Hac peccatorum haec mea magna fiducia, haec tota rato spei mea. Tu, oh Virgen santa, dice san Agustín, eres, por decirlo así, la única esperanza de los pecadores; por ti esperamos el perdón de nuestros pecados; en tu intercesión colocamos la esperanza de nuestro premio (Serm. 18 de Sanct.): Tu es spes única peccatorum; per te speramus veniam delictorum, et in te, beatissima, nostrorum est exspectatio proemiorum. Concediósele todo el poder en el cielo y en la tierra, dice san Anselmo; no hay cosa imposible para aquella que puede resucitar la esperanza de la salvación en los mismos desesperados (De Laudib. Virg.): Data est illi omnis potestas in caelo et in térra; nihil illi impossibile, qui possibile est relevare in salutis spem, desperantes. Toda la esperanza, gracia y salud que tenemos, estemos persuadidos de que todo nos viene por la intercesión y por el valimiento, de María (Ibid.): Si quid spei in nobis est, si quid gratiae, si quid salutis, a María noverimus redundare. Si quieres asegurar siempre buen despacho, y que sean aceptadas tus oraciones, acuérdate de ofrecer por manos de María todo lo que ofrecieres a Dios: Si non vis pati repulsam, per Mariae manus offerre memento quidquid offerre vis Deo. Ella es la esperanza de los desesperados, dice san Efren, puerto de los que naufragan, y único recurso de todos los que no tienen otro (De Laúd. Virg.): Spes desperantium, portus naufragantium, et auxilio destitutorum única adjutrix. Todos los tesoros de las misericordias del Señor están en sus manos, dice san Pedro Damiano: In manibus ejus sunt thesauri miserationum Domini. En fin, ser devoto tuyo, oh bienaventurada Virgen María (dice san Juan Damasceno), es tener armas defensivas, puestas por Dios en las manos de los que quiere salvar (Orat. de Assumpt.): Devotum tibi esse, oh beata Virgo, est arma quaedam habere, quae Deus iis dat quos vult salvos fieri.

Estaba el sepulcro de la santísima Virgen en el lugar de Getsemaní y en el valle de Josafat, siendo el más respetable y más digno de honor que había en el mundo, después del sepulcro de Cristo. Pero en tiempo de los emperadores Tito y Vespasiano arruinaron de tal modo aquel santo lugar las tropas que se apoderaron de Jerusalén, que después no les fue posible a los fieles reconocer el sitio donde había estado. Esta es la razón por que san Jerónimo no hace mención alguna del sepulcro de la santísima Virgen, haciéndola de los sepulcros de varios patriarcas y profetas que fueron visitados por santa Paula y santa Eustoquia. Descubrióse después, andando el tiempo, no queriendo el Señor que aquel venerable sitio, santificado con tan sagrado depósito, estuviese por más años oculto a la veneración de los fieles. Asegura Burchard, que él mismo le vio, pero tan enterrado en las ruinas de otros edificios, que se bajaban sesenta escalones para llegar a él. Beda escribe que en su tiempo ya se mostraba enteramente descubierto, y al presente se muestra a los peregrinos entallado en una peña.

Siempre fue la fiesta de la Asunción una de las más solemnes de la Iglesia; y por lo que toca a la solemnidad va a la par, por decirlo así, con las fiestas de la Epifanía y de Pascua. Pero en Francia se puede decir que se hizo más célebre que en otras partes desde que Luis XIII, de gloriosa memoria (Bourd.) en el año de 1638, escogió este día para consagrar su persona, su real familia y todo su reino a la santísima Virgen, no ya por un voto secreto formado dentro de su corazón, sino por el más público y el más auténtico que hizo jamás algún monarca cristiano; pues no de otra manera que David le hizo en presencia de su pueblo: In conspectu omnis populi ejus; mandando que se publicase en todos los lugares de sus dominios, interesando en él a todos sus vasallos, y queriendo que fuese de eterna memoria. Este es el origen y el fin de las santas procesiones que este día se hacen en toda la Francia, y son otros tantos públicos testimonios de la protesta que hacen los reyes cristianísimos de que quieren depender de María, reconociéndola por soberana suya mediante este culto público y solemne.

Tomado de:

https://forocatolico.wordpress.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s