VIGILIA DE LA ASCENSIÓN

MIÉRCOLES DESPUÉS DEL
V DOMINGO DESPUÉS DE PASCUA

( Simple Ornamentos blancos )

Introito. Ps. 48, 20

INTROITUS Ps. 48, 20 – Vocem jucunditátis annuntiáte, et audiátur, allelúja: annuntiáte usque ad extrémum terræ: liberávit Dóminus pópulum suum, allelúja, allelúja. Ps. 65, 1-2 Jubiláte Deo, omnis terra, psalmum dicite nómini ejus: date glóriam laudi ejus. Glória Patri. IntroitoCon voz de júbilo, anunciad y haced saber esta nueva, aleluya. Llevad la hasta los últimos confines de la tierra, y decid: El Señor redimió a su pueblo, aleluya, aleluya.” Que toda la tierra cante alegre a Dios; Cantad salmos a su Nombre ; dadle gloria alabanzas. Gloria al Padre, etc.

Oración-Colecta del día

ORATIODeus, a quo bona cuncta procédunt, largíre supplícibus tuis: ut cogitémus, te inspiránte, quæ recta sunt; et, te gubernánte, éadem faciámus. Per Dóminum nostrum.R. Amen Oh Dios, de quien todos los bienes proceden: suplicámoste humildemente, te dignes inspirar nos santos pensamientos, y nos los hagas poner por obra, con el auxilio de tu gracia. Por Nuestro Señor. etc.R. Amen.

Oración-Colecta (de las Rogativas)

ORATIOPraesta, quaesumus, onipotens Deus: ut qui in aflictione nostra de tua pietate confidimus contra adversa omnia, tua semper protectione muniamur, Per Dominum… R. Amen Rogámoste, Oh Dios omnipotente, que los que, cuando estamos atribulados, confiamos en tu misericordia, nos sintamos siempre defendidos por tu protección en todas nuestras adversidades. Por Jesucristo Nuestro Señor R. Amen.

Epístola

Al subir Jesús el día de la Ascensión, prometió enviar a la Iglesia al Espíritu Santo con todos sus dones. Esta diversidad de dones recibidos los usa la Iglesia paara integrar y perfeccionar el cuerpo mísitico.

EPISTOLALéctio Epístolæ beáti Pauli Apóstoli ad Ephésios.Eph. 4, 7-13Fatres: Unicuíque nostrum data est grátia secúndum mensúram donatiónis Christi. Propter quod dicit: Ascéndens in altum, captívam duxit captivitátem: dedit dona homínibus. Quod autem ascéndit, quid est, nisi quia et descéndit primum in inferióres partes terræ? Qui descéndit, ipse est et qui ascéndit super omnes cælos, ut impléret ómnia. Et ipse dedit quosdam quidem apóstolos, quosdam autem prophétas, álios vero evangelístas, álios autem pastóres et doctóres, ad consummatiónem sanctórurn in opus ministérii, in ædificatiónem córporis Christi: donec occurrámus omnes in unitátem fidei, et agnitiónis Fílii Dei, in virum perféctum, in rnensúram ætátis plenitúdinis Christi. Lección de la Epístola del Apóstol S. Pablo a los Efesios – Hermanos: a cada uno de nosotros se nos ha dado la gracia a medida de la donación de Cristo(1). Por lo cual dice la Escritura: Al subirse a lo alto, llevóse consigo a los cautivos(2), y derramó sus dones sobre los hombres. Mas ¿por qué se dice que subió, sino porque antes había bajado a los lugares inferiores de la tierra? El que descendió, ése mismo es el que subió sobre todos los cielos para dar cumplimiento a todas las cosas. Y así El mismo a unos ha constituido Apóstoles, a otros Profetas y a otros Evangelistas; y a otros Pastores y Doctores; para que trabajen por el ministerio, y por la edificación del cuerpo de Cristo(3); hasta que lleguemos todos a tener una misma fe y un mismo conocimiento del Hijo de Dios, y al estado de varón perfecto, a la medida de la edad cumplida de Cristo.

Salmodia

Allelúja, allelúja. V. Resurréxit Christus, et illúxit nobis, quos redémit in sánguine suo. Allelúja. V Joann. 16, 28 Exívi a Patre, et veni in mundum: íterum relínquo mundum, et vado ad Patrem. Allelúja. Aleluya, aleluya. Cristo resucitó, y se apareció a nosotros, a quienes redimió con su Sangre. Aleluya. Salí del Padre, y vine al mundo. Ahora dejo el mundo, y vuelvo al Padre. Aleluya.

Evangelio

Conocer a Dios y su Cristo es la suprema felicidad de la criatura racional; mas para conocerlos en el esplendor de la gloria eterna, es necesario conocerlos antes a través de los velos de la fe. He aquí la misión que Jesucristo vino a cumplir en este mundo y de la cual da ahora cuenta a su Padre antes de emprender su partida para el Cielo.
USequéntia sancti Evangélii secúndum Joánnem. Joann. 17, 1-11In illo témpore: Sublevátis Jesus óculis in cælum, dixit: Pater, venit hora, clarífica Fílium tuum, ut Filius tuus claríficet te: sicut dedísti ei potestátem ornnis carnis, ut omne, quod dedísti ei, det eis vitam ætérnam. Hæc est autem vita ætérna: ut cognóscant te, solum Deum verum, et quem misísti Jesum Christum. Ego te clarificávi super terram: opus consummávi, quod dedísti mihi ut fáciam: et nunc clarífica me tu, Pater, apud temetípsum, claritáte, quam hábui priúsquam mundus esset, apud te. Manifestávi nomen tuum homínibus, quos dedísti mihi de mundo. Tui erant, et mihi eos dedísti: et sermónem tuurn servavérunt. Nunc cognovérunt quia ómnia, quæ dedísti mihi, abs te sunt: quia verba, quæ dedísti mihi, dedi eis: et ipsi accepérunt, et cognovérunt vere quia a te exívi, et credidérunt quia tu me misísti. Ego pro eis rogo, non pro mundo rogo, sed pro his, quos dedísti mihi, quia tui sunt: et mea ómnia tua sunt, et tua mea sunt: et clarificátus sum in eis. Et jam non sum in mundo, et hi in mundo sunt, et ego ad te vénio.Credo. U Continuación del Santo Evangelio según San JuanEn aquel tiempo, levantando Jesús los ojos al cielos, dijo: Padre, llegó la hora, glorifica a tu Hijo para que tu Hijo te glorifique a Ti, pues que le has dado poder sobre todo el linaje humano, para que dé la vida eterna: Que te conozcan a Ti, único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien Tú enviaste(4). Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra cuya ejecución me encomendaste. Ahora, pues, ¡Padre! glorifícame Tú en Ti mismo, con aquella gloria que Yo tuve en Ti, antes que existiera el mundo. Yo he manifestado tu nombre a los hombres que me confiaste(5) del mundo. Tuyos eran, y me los diste, y ellos guardaron tu palabra. Ahora han conocido que todo lo que me diste, viene de Ti; porque yo les di las palabras que Tu me diste, y ellos las han recibido y han reconocido verdaderamente que Yo salí de Ti, y han creído que Tú me enviaste. Por ellos ruego Yo ahora, no ruego por el mundo(6), sino por éstos que me diste, porque son tuyos; y todas mis cosas son tuyas, y las tuyas son mías, y en ellos he sido glorificado. Yo ya no estoy más en el mundo, pero éstos quedan en el mundo; y Yo a Ti vuelvo.Credo.
OFFERTORIUM – Ps. 65, 8-9 et 20 Benedícite, gentes, Dóminum Deum nostrum, et obaudíte vocem laudis ejus: qui pósuit ánimam meam ad vitam, et non dedit commovéri pedes meos: benedíctus Dóminus, qui non amóvit deprecatiónem meam, et misericórdiam suam a me, allelúja. OfertorioBendecid, naciones, al Señor Dios nuestro, y haced que se oiga la voz de su alabanza. El ha dirigido mi alma por los senderos de la vida, y ha preservado mis pies de todo desliz; bendito el Señor, que no rechazó mi oración, y no apartó de mí su misericordia, aleluya.

Oración-Secreta

Súscipe, Domine, fidélium preces cum oblatiónibus hostiárum: ut, per hæc piæ devotiónis offícia, cæléstem glóriam transeámus. Per Dóminum. Recibe, Señor, las oraciones de los fieles, con la oblación de las hostias, a fin de que pasemos a la gloria celestial, por medio de estos piadosos testimonios de nuestra devoción. Por Nuestro Señor, etc.

Prefacio propio de Pascua

Vere dignum et justum est, aequum et salutare: Te quidem, Domine, omni tempore, sed in hac potissimum die (in hoc potissimum) gloriosius praedicare,cum Pascha nostrum immolatus es Christus. Ipse enim verus es Agnus, qui abstulit peccata mundi. Qui mortem nostram moriendo destruxit, et vitam resurgendo reparavit. Et ideo cum Angelis et Archangelis, cum Thronis et Dominationibus, cumque omni militia caelestis exercitus, hymnum gloriae tuae canimus, sine fine dicentes: Sanctus, Sanctus, Sanctus, etc. Verdaderamente es digno y justo, debido y saludable, que en todo tiempo, Señor, te alabemos; pero principalmente con mayor magnificencia en éste, en que Jesucristo inmolado es, nuestra Pascua. Porque El es el verdadero Cordero que quita los pecados del mundo. El cual muriendo, destruyó nuestra muerte, y resucitando, reparó nuestra vida. Por esto, con los Ángeles y Arcángeles, con los Tronos y Dominaciones, y con toda la milicia del ejército celestial, can tamos un himno a tu gloria, diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo, etc.
COMMUNIO Cantáte Dómino, allelúja: cantáte Dómino, et benedícite nomen ejus: bene annuntiáte de die in diem salutáre ejus, allelúja, allelúja. Comunión.Cantad al Señor, aleluya: cantad al Señor y bendecid su nombre: pregonad con gusto un día y otro día la manera como nos ha salvado, aleluya, aleluya.

Oración-Postcomunión del día

Concédenos, Señor, a los que hemos sido saciados con el alimento de la mesa celestial, la gracia de desear lo que es justo y bueno y de saborear eso mismo que deseamos. Por Jesucristo Nuestro Señor.

POSTCOMMUNIO – Tríbue nobis, Dómine, cæléstis mensæ virtúte satiátis: et desideráre quæ recta sunt, et desideráta percípere. Per Dóminum.

2ª Oración-Postcomunión (de las Rogativas)

Te rogamos, Señor, acojas favorablemente nuestros votos: para que, al recibir tus dones mientras estamos atribulados, crezcamos en tu amor al vernos consolados.

Vota nostra, quaesumus, Domine, pio favore prosequere: ut, dum dona tua in tribulatione percipimus, de consolatione nostra in tuo amore crescamus.
  • (1) Es decir, no teniendo en cuenta nuestros méritos, sino impulsado por su generosidad.

  • (2) El texto latino literalmente se traducirá así: “se llevó cautiva a la cautividad“, pero eso es un hebraísmo sin sentido en nuestra lengua. Puede significar: o bien que Jesucristo, al resucitar y subir al Cielo, triunfó de la muerte y del demonio y sacó a la humanidad de la esclavitud en la que yacía; o bien que se llevó consigo al Cielo a una multitud de cautivos; o bien que libró a los justos del seno de Abrahán del estado de cautividad en que se hallaban.
  • (3) Se entiende del cuerpo místico de Cristo, que es la Iglesia.
  • (4) La vida eterna o vida divina que Jesucristo vino a comunicar a los hombres y de la que se le siguió al Padre una inmensa gloria eterna, consiste en “conocer a Dios y a su Hijo”. No es que sea suficiente este conocimiento para salvarse sino que es necesario como fundamento y germen de todo lo demás. De ahí la urgencia de conocer a fondo la Religión para poderla vivir y mediante esa vida divina auténtica, poderse salvar.
  • (5) Estos hombres, a Jesucristo confiados por su Padre son, primeramente, los Apóstoles, y en segundo lugar, todos los redimidos.
  • (6)Este mundo, por el que Jesús no ruega ahora, puede entenderse que es, o el pueblo judío que le iba a crucificar y a renegar de Él, o los gozadores del mundo en general, que están en obstinada rebelión contra las máximas del Evangelio.

    Tomado de:
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.