Santa Misa Dominical

DOMINGO 10º DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

No soy como este publicano

 

( Doble – Ornamentos verdes )

Hay humildades de que Dios nos libre, decía Santa Teresa. porque tan sólo tienen de tales el disfraz, ocultando bajo la máscara un orgullo refinado.

Pues el Domingo de hoy en su liturgia nos enseña a distinguir la humildad postiza de la que es auténtica y verdadera. Ésta consiste en atribuir al Espíritu Santo y no a nosotros mismos nuestra santidad, ya que los actos del hombre, si llegan a ser sobrenaturales y a valer algo en orden a la vida eterna, es merced a la gracia del Espíritu Santo, que desde el día de Pentecostés sigue obrando la santidad en la tierra, en aquellos que no le desechan, ni le contristan, ni le extinguen, según la gráfica expresión del Apóstol.

Pero sucede que la primera disposición del alma para que en ella obre libre y eficazmente ese divino Espíritu Santo y santificador, es la humildad, es encontrarla vacía, porque si la encuentra llena de sí misma, no hay lugar para Él, y se queda afuera, si bien junto a sus puertas para llamar a ellas a menudo, mediante sus santas inspiraciones. Además, la primera condición para conseguir el perdón de los pecados es la humildad, que reconoce la propia miseria y pide a  Dios limpie al alma con su gracia.

En esta semana tenemos en el Breviario varios tipos de humildes y de orgullosos. Humilde fue el profeta Elías, y humilde el niño Joás, contrastando sus figuras con las de la impía Jezabel, la de Acab y la de su hija, la infame Atalla, tipos todos ellos repugnantes por su misma arrogancia.

Vemos a Joás humillado y después ensalzado por Dios. Pero este fenómeno, tan frecuente, está aún mejor retratado en el Evangelio del día. No hay cosa que más asquee a Dios que la soberbia. y sobre todo la soberbia redomada del fariseo, al cual ni sus mismas obras buenas le aprovechan, toda vez que las convierte en ponzoña, a causa de su dañada intención de lucir y aparentar ante el mundo.

Hay dos clases de hombres, dice Pascal: los pecadores que se tienen por culpables de todo, y los pecadores que nada de reprensible encuentran en sí. Pero, a la corta o a la larga, Dios humillará a éstos y ensalzará a aquellos; porque es ley que jamás deja de cumplirse: el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado (Ev.).


Verdad que Dios es indulgente, y que amenaza más de lo que suele castigar. imitando en esto a las madres; pero sepamos que ” Dios no es burlado “. y que se han dado ya muchos castigos pavorosos escarmientos.

Aprendamos, pues, a ser mansos y humildes de corazón. Ésta es la gran, casi la única lección que quiso Jesús aprendiésemos de Él. No nos dijo: Aprended a crear mundos, como Yo los creé, o a resucitar muertos y obrar estupendos milagros. En nada de eso quiso le imitásemos, sino en la mansedumbre y humildad, pero humildad de corazón, que no consiste en fingimientos ni en melindrosos encogimientos, sino en la verdad, porque la humildad es verdad (Sta. Teresa), ya que nos convence de lo poco que somos y de cómo seríamos todavía peores si el Señor misericordioso no nos tuviera siempre de su mano.

Guardemos en nuestra imaginación, profundamente grabada, la lección de humildad que se desprende de la parábola del Fariseo y e1 Publicano.
El párroco celebra hoy la misa por sus feligreses.

Introito. Ps 54, 17, 18, 20 y 23. 

    INTROITUS – Cum clamárem ad Dóminum, exaudivit vocem meam, ab his qui appropínquant mihi: et humiliávit eos qui est ante srecula, et manet in atérnum: jacta cogitátum tuum in Dómino, et ipsete enútriet. Ps. – Exáudi, Deus, oratiónem meam, et ne despéxeris deprecatiónem meam: inténde mihi, et exáudi me.V. Gloria Patri.    Introito – Habiendo llamado al Señor, escuchó mi voz contra los que me acosan; y los ha humillado el que existe antes de los siglos y dura eternamente; pon tu pensamiento en el Señor, y Él te sustentará. – Ps.  Oye, Señor, mis ruegos, y no desprecies mis plegarias; atiéndeme y escúchame. V. Gloria al Padre.

Oración-Colecta

   ORATIO – Deus, qui omnipoténtiam tuam parcéndo máxime et miserándo maniféstas: multiplica super nos misericordiam tuam; ut ad tua promissa curréntes, caelestium bonórum fácias esse consórtes. Per Dóminum.    R. Amen        Oh Dios, que principalmente haces  brillar tu omnipotencia perdonando y usando de clemencia, multiplica sobre nosotros tu misericordia; para que, corriendo tras de tus promesas, nos hagas participar de los bienes celestiales. Por Nuestro Señor Jesucristo, etc.    R. Amen.

Conmemoración

Epístola

   San Pablo explica aquí la acción multiforme y maravillosa del Espíritu Santo en el cuerpo místico de Jesús. que es la santa Iglesia. Las gracias y dones de cada miembro redundan en provecho de todo el cuerpo, y así no hay inconveniente en que exista diversidad de actividades , de cargos, y hasta de  grados sociales. 

EPISTOLALectio Epistolae beati Pauli Apostoli ad Corinthios I (12, 2-11)   

   Fratres: Scitis quoniam cum gentes essetis ad simulacra muta prout ducebamini euntes. Ideo notum vobis facio quod nemo in Spiritu Dei loquens dicit anathema Iesu et nemo potest dicere Dominus Iesus nisi in Spiritu Sancto.  Divisiones vero gratiarum sunt idem autem Spiritus. Et divisiones ministrationum sunt idem autem Dominus. Et divisiones operationum sunt idem vero Deus qui operatur omnia in omnibus. Unicuique autem datur manifestatio Spiritus ad utilitatem. Alii quidem per Spiritum datur sermo sapientiae alii autem sermo scientiae secundum eundem Spiritum. Alteri fides in eodem Spiritu alii gratia sanitatum in uno Spiritu. Alii operatio virtutum alii prophetatio alii discretio spirituum alii genera linguarum alii interpretatio sermonum. Haec autem omnia operatur unus atque idem Spiritus dividens singulis prout vult

 

 

   Lección de la Epístola del Apóstol S. Pablo a los Corintios: (I Rom. 8, 18-23Hermanos: Bien sabéis que cuando erais paganos, os ibais en pos de los ídolos mudos, según erais conducidos(1). Ahora, pues, yo os declaro, que ningún hombre que habla inspirado de Dios, maldice de Jesús. Ni nadie puede confesar que Jesús es el Señor, sino por moción del Espíritu Santo(2). Hay, sí, diversidad de dones espirituales, mas, el Espíritu es uno mismo; hay también diversidad de ministerios, pero un solo Señor; hay asimismo diversidad de operaciones, mas, el mismo Dios es el que obra todo en todos. Pero los dones visibles del Espíritu Santo se dan a cada cual para la utilidad de la Iglesia. Así, el uno recibe del mismo Espíritu el don de hablar con sabiduría; otro recibe del mismo Espíritu el don de hablar con mucha ciencia; a éste, le da el mismo Espíritu fe extraordinaria; al otro, la gracia de curaciones por el mismo Espíritu; a otro, el don de hacer milagros; a otro, el don de profecía; a éste, discreción de espíritus; a uno, el don de hablar varios idiomas; a otro, el don de interpretar las palabras. Mas, todas estas cosas las obra el mismo indivisible Espíritu, repartiéndolas cada cual según le place(3).
    GRADUALE (Ps. 27 ) Custódi me, Domine, ut pupíllam óculi:Sub umbra alárum tuárum prótege me. V. De vultu tuo judícium meum  pródeat; óculi tui vídeant aequitátem.Alleluia, alleluia. V.(Ps. 80) –  Alleluia.    Gradual – Guárdame, Señor, como a la niña de tus ojos; al abrigo de tus alas, ampárame. Vuestra boca falle en mi favor, y vean tus ojos mi rectitud. Aleluya, aleluya. V. Ti, oh Dios, se debe en Sión himnos de alabanza, y a Ti se ofrecerán votos en Jerusalén, Aleluya. 

Evangelio

      Jesús pinta aquí con rasgos vigorosos la antítesis entre el puritanismo orgulloso y la humilde confesión de las faltas. Ni la presunción ni el exhibicionismo están bien, ni tampoco la falsa humildad: la verdad es la humildad, porque la verdad es que todos somos pecadores.

USequéntia sancti Evangélii secúndum Lucam ( 18, 9-14)

   In illo témpore: dixit Jesus ad quosdam qui in se confidebant tamquam iusti et aspernabantur ceteros parabolam istam. Duo homines ascenderunt in templum ut orarent unus Pharisaeus et alter publicanus.  Pharisaeus stans haec apud se orabat Deus gratias ago tibi quia non sum sicut ceteri hominum raptores iniusti adulteri vel ut etiam hic publicanus. Ieiuno bis in sabbato decimas do omnium quae possideo. Et publicanus a longe stans nolebat nec oculos ad caelum levare sed percutiebat pectus suum dicens Deus propitius esto mihi peccatori. Dico vobis descendit hic iustificatus in domum suam ab illo quia omnis qui se exaltat humiliabitur et qui se humiliat exaltabitur


Credo.

  U Continuación del Santo Evangelio según Credo.  En aquel tiempo:  Dijo Jesús a ciertos hombres que presumían de justos, y despreciaban a los demás, esta parábola: “Dos hombres subieron el templo para orar: uno, fariseo,
y otro, publicano. El fariseo, en pie, oraba en su interior de esta manera: Dios, gracias te doy, porque yo no soy como los demás hombres: ladrones, injustos, adúlteros ni tampoco como este publicano. Ayuno dos veces por semana
(4): pago los diezmos de cuanto poseo. El publicano, al contrario, puesto allá lejos ni se atrevía a levantar los ojos al cielo: sino que se golpeaba el pecho diciendo: Dios mío, ten misericordia de mí, que soy un pecador. Os digo que éste es el que volvió justificado a su casa, mas no el otro porque todo el que se ensalza, será humillado: y el que se humilla, será ensalzado.(5)
    OFFERTORIUMAd Te, Dómine, levávi ánimam meam: Deus meus, in te confído, non erubéscam: neque irrdeant me inimici mei: étenim univérsi, qui te exspéctant, non confundéntur.    Ofertorio –  A Ti, Señor, he levantado mi espíritu: Dios mío, en Ti confío, no quede yo avergonzado; ni se burlen de mí mis enemigos: porque nadie que espere en Ti será confundido. 

Oración-Secreta

    Tibi, Domine, sacrifícia dicáta reddántur: quae sic ad honórem nóminis tui deferénda tribuisti, tui deferénda tribuisti, ut éadem remédia fíeri nostra praestáres. Per Dominum.     Haz, oh Señor, que te sean consagradas las ofrendas que para Ti hemos destinado; ya que, si bien nos las has dado para ser ofrecidas en honor de tu nombre, también, has querido sirvieran para nuestro remedio. Por Nuestro Señor Jesucristo, etc.

Conmemoración

Prefacio de la Santísima Trinidad

    Vere dignum et justum ets aequum et salutare, nos tibi semper, et ubique gratias agere: Domine sancte, Pater omnipotens, aeterne Deus. Qui cumm unigenito  Filio tuo, et Spiritu Sancto, unus es Deus, unus es Dominus: non in unius singularitate personae, sed in unius Trinitate substantiae. Quod enim de tua gloria, revelante te, credimus, hoc de Filio tuo, hoc de Spiritu Sancto, sine differentia discretionis sentimus. Ut in confessione verae, sempiternaeque Deitatis, et in personis Proprietas, et in essentia unitas, et in majestate adoretur aequalitas. Quam laudat Angeli atque Arcangeli, Cherubim quoque ac Sraphim: qui non cessant clamare quotidie, una voce dicentes:   Sanctus, Sanctus, Sanctus…

 

 

   Verdaderamente es digno y justo, equitativo y saludable, que te demos gracias en todo tiempo y lugar oh Señor Santo, Padre todopoderoso y eterno Dios! Quien, con tu Hijo unigénito y el Espíritu Santo, eres un solo Dios, eres un solo Señor: no en la unidad de una sola persona, sino en la Trinidad de una sola sustancia. Porque cuanto creemos, por habérnoslo Tu revelado, acerca de tu gloria, creémoslo igualmente de tu Hijo, y del Espíritu Santo, sin haber diferencia ni separación. De modo que, al reconocer una sola verdadera y eterna Divinidad, sea también adorada la propiedad en las personas, la unidad en la esencia y la igualdad en la majestad. A la cual alaban los Ángeles y los Arcángeles, los Querubines y los Serafines, que no cesan de cantar diariamente, diciendo a coro:: Santo, Santo, Santo, etc.
   COMMUNIO Acceptábis sacrifícium justitiae, oblatiónes et holocáusta, super altáre tuum, Domine.
   Comunión. – Aceptarás el sacrificio de justicia, las ofrendas y los holocaustos sobre tu altar ¡oh Señor!

Oración-Postcomunión

   Rogámoste, oh Señor y Dios nuestro, que no prives jamás de tus auxilios a los que no cesas de alimentar con tus divinos sacramentos. Por Nuestro Señor Jesucristo.

     Quaésumus, Dómine Deus Noster: ut quos divinis reparáre non désinis sacraméntis, tuis non destítutas benígnus auxiliis. Per…

 Conmemoración

  • (1) Guiábanlos hacia los ídolos, ora los falsos profetas, ora los apetitos de sus propios instintos.   (volver)

  • (2) El carácter divino o diabólico de una declaración doctrinal se colige, por lo general, de lo que afirma de Jesús: que si bien hya muchos, como los protestantes, que hablan muy bien de Jesús, es del Jesús que ellos se forjan a su talante, no del Hijo de Dios. (volver)

  • (3) Puesto que Dios, y sólo Dios, es quien otorga todos estos dones, cuándo y cómo y a quienes le place, no hay razón para gloriarse, ni para resentirse, ni para tenerse envidia; cada uno debe contentarse con su suerte, y bendecir a Dios y trabajar por Dios y por la edificación de su Iglesia, poniendo en juego todos los talentos gratuitamente recibidos. Es el caso de recordar, que “a quien más le da, más se le exige”. (volver)

  • (4) Los judíos tenían la obligación de ayunar solamente una vez al año, el gran día de la Expiación; pero los “devotos” fariseos ayunaban, para presumir, los lunes y jueves. (volver)

  • (5) Sucede a menudo, que Dios escucha mejor las oraciones de los pecadores arrepentidos que las de los justos inocentes, y la razón es que aquellos rezan con más humildad que éstos y así se granjean mejor las simpatías de Dios. (volver)

 Tomado de:

http://misa_tridentina.t35.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s