SAN JUAN EVANGELISTA DE MANCHA REAL

IGLESIA PARROQUIAL

Parroquia San Juan Evangelista

Párroco: D. José Antonio García Romero

Este bellísimo templo, que se encuadra en la arquitectura del Renacimiento Andaluz, es monumento artístico nacional desde el acuerdo del Consejo de Ministros y el Real Decreto con fecha 4 de mayo de 1983 (B.O.E. 6 de junio de 1983).

En el libro de Acuerdos del Ayuntamiento, se nos dice que se debió a Felipe II su construcción “a su celo de la religión que hizo delinear y sacar cimientos…”, y algunos con la intervención de dicho monarca o por la sobriedad de líneas del templo, típica del estilo herreriano han creido que la traza y el inicio de las obras se debe a Juan Herrera, pero no se conoce que éste hiciera por esta región ningún trabajo y sí se habla de Andrés de Vandelvira o de sus discípulos y colaboradores con más sentido, porque lo más problable es que ellos hiciesen el comienzo de las obras de este templo que en principio tuvo otra torre octogonal originaria pero por su palpable deterioro y el peligro de que ello representaba tal torre fue sustituida en 1969 por la actual.

Mucho se podía escribir sobre la construcción de este templo parroquial y su construcción se puede dividir en cinco etapas. Basándonos en investigadores como Mariano Saez, Chueca Goitia, Ortega Sagrista, Galera Andreu, Martín Jiménez Cobo, Salvador Guerrero, José Luis Quero y otras fuentes consultadas, como diferentes archivos, haremos ese resumen de la construcción comenzando por precisar que la planta de la iglesia es de “salón” con tres naves: la central cubierta con cúpula de media naranja y las dos laterales que se sostienen por bóvedas baídas que a su vez se sostienen por la fortaleza de las columnas de entablamento y pilar exento.

Interior del Templo

PRIMERA ETAPA: Entre 1557 y 1575, de Vandelvira o su escuela. En 1737 se habían venido artífices y también ingenieros para hacer el trazado de las calles de la población y debió quedar señalado el lugar que había de ocupar la iglesia. Se construyeron en esta etapa los cimientos, arranques de columnas y de muros (muro sur hasta la columna exterior con la portada de claro estilo de Andrés de Vandelvira). La portada sur es de orden jónico y en el total del conjunto había una imagen de la Inmaculada mutilada en 1936, un par de jarrones, el escudo del Obispo D. Francisco Delgado, un reloj de sol, el águila –como símbolo de San Juan Evangelista-, y otros detalles. Las obras fueron interrumpidas, terminando así la primera etapa con la muerte de Vandelvira en 1575-76.

SEGUNDA ETAPA: Comenzó en 1614 y concluyó en 1628, según consta en la inscripción de la bóveda principal, a la que ya hemos hecho mención. Aprovechamos también este instante para indicar que, en esta bóveda semiesférica del crucero, están las pinturas de los cuatro evangelistas, alternando con los cuatro doctores de la Iglesia (S. Gregorio Magno, S. Jerónimo, S. Agustín y S. Ambrosio). Las paredes de tierra con las que se cerró el recinto acabado en 1628 se derrumbaron en 1761, haciéndose notar que hay obras que no están hechas de sillería, sino de mampostería, como es el caso, por ejemplo, de algunas columnas. La portada principal se construyó en 1640, el coro en el año 1670, y en 1765, la fachada de la plaza. En esta época, además de cerrarse las bóvedas, ocurrió la construcción de la Capilla y del Altar Mayor a expensas del Obispado, de Jaén, Torres. El Mercadillo, Arroyo Frío y otros lugares cercanos, se trayeron los diferentes materiales para las construcciones aludidas, siendo prior por aquel tiempo (1624) M. Yáñez de Ávila.

Interior del Templo

TERCERA ETAPA: Fue arquitecto Juan de Aranda y duró ese período, entre los años 1639 a 1646. Probablemente, para cerrar la iglesia se construyó un muro de carácter provisional desde el ángulo de la capilla donde está la Virgen de los Dolores hasta el de la torres, usándose solamente la puerta que da a la calle Maestra y hay señales de la evidente existencia de otra puerta que daría a lo que es la capilla de la Virgen del Rosario. Como notas destacadas de este período, señalemos que consta en tiempos del Obispo D. Baltasar Moscoso, la licencia para la obra de la iglesia y las circunstancias de que la parroquia de Cabra de Santo Cristo concedió 300 ducados para proseguir las obras en la portada y testero de la iglesia de Mancha Real. En esta época y con la dirección de Juan de Aranda y Salazar, se hizo la mayor parte de la fachada principal, que da a la calle Maestra y se comenzó la torre. La portada que realizó Juan de Aranda es de orden dórico, con dobles columnas sobre pedestales labrados, enmarcando el arco de entrada con iguales detalles decorativos que la de la catedral de Jaén. Entre otros detalles también están en esta portada, un altorrelieve representando a San Juan Evangelista y el escudo de armas del obispo D. Baltasar Moscoso y fue en este tiempo, maestro de obras, Alonso Galán, cantero de la población.

CUARTA ETAPA: Estuvo a cargo del arquitecto Eufrasio López de Rojas, que por estos años era arquitecto principal de la catedral de Jaén, entre otras obras importantes y que dio autorización para que se hiciera cargo de las obras de la parroquia de Mancha Real a Blas Antonio Delgado. Comprendió esta cuarta etapa de la construcción, entre los años 1670 y 1681. Se llevó a cabo la construcción de los dos primeros cuerpos de la torre y se utilizó, según consta con fecha de 1682, piedra traída de Torremocha. Se procedió también a la construcción del arco del coro entre los muros de la torre y de la capilla de la Virgen de los Dolores. La entrada a la torre y al coro tienen mucho parecido con la subida al Archivo Diocesano de la catedral de Jaén y dan acceso a la torre, desde la misma iglesia, que no es la primera sino otra construida muy posteriormente, en 1969. Hay ahora tres campanas.

Interior del Templo

Y ya aprovechamos al hablar de la torre para indicar que la antigua era de forma octogonal y que aunque su arranque era a base de piedra de sillería, luego se finalizó con ladrillo, construyéndose un tejado muy achatado, que contrastaba con el resto de la edificación. Después, en el año indicado, y en vista, se dice de lo deteriorado que estaba tal campanario, se construyó pero dándole otra fisonomía, que lógicamente incluso, contrasta con el resto de la fachada. La reconstrucción se hizo con piedra de sillería y se colocó por encima un chapitel metálico agudo.

QUITA ETAPA: Correspondía entre los años 1761-1775 con Ventura Rodríguez como arquitecto. El esfuerzo final para la conclusión de las obras debió al entonces párroco D. Esteban Lorenzo Tristán y se hizo frente a esta etapa con diezmos, limosnas y rentas de la iglesia más un préstamo de doce mil ducados, levantándose distintos detalles de la construcción y evitando la posible ruina de la Capilla Mayor. La Junta de Pósitos del Consejo Real concedió 6000 reales para seguir las obras, ofreciendo los agricultores locales 1500 fanegas de trigo, incluso, como también escribe Martín Jiménez Cobo, el párroco pidió autorización para celebrar una novillada y los beneficios que fueran destinados a proseguir las obras. Igualmente, el Pósito concedió 7235 reales con el mismo fin y se hicieron gestiones por las autoridades del municipio para cobrar una importante cantidad prometida por el Obispo, Benito Marín, que había fallecido, cantidad con las que se contribuiría al seguimiento de estas obras. Así se terminó la parte alta de la fachada principal y la torre.

Fachada

Tomado de: http://www.iglesiaenmanchareal.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.