Celebración del Mes de Diciembre

Mes de diciembre en honor al Padre Celestial

Pater de caelis Deus, miserere nobis. Dios Padre Celestial, ten misericordia de nosotros.

¿Por qué el mes de diciembre dedicado al Padre Celestial?

Porque coincide con el Adviento, que es el tiempo litúrgico en el que consideramos de manera especial el gran misterio de la Encarnación, concebido por el Padre para nuestra salvación.  El Adviento es tiempo de preparación y evoca la espera de los Santos Patriarcas a los que fue hecha la promesa del Mesías por Dios Padre.

El Adviento nos lleva al Antiguo Testamento, a la historia de nuestra salvación desde la Creación y la caída de nuestros primeros Padres hasta la llegada del Redentor.  En todo él, es patente la providencia del Padre.

También es oportuno recordar que la primera parte del mes de diciembre se consagra a honrar el privilegio de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen (primero con la novena y después con la octava).  Dios Padre es quien en el Paraíso promete a Adán y Eva la redención, que vendrá a través de la Mujer, la criatura cuya descendencia aplastará la cabeza de la serpiente. Dios Padre es quien elige a la excelsa criatura que será su instrumento para cumplir su promesa salvífica. Dios Padre es quien prepara a la Virgen con toda clase de gracias espirituales y corporales para ser digna Madre del Verbo Encarnado. La Inmaculada Concepción es obra especialmente del Padre.

En fin, el mes de diciembre se cierra con el último día del año civil, en el que se dan gracias a Dios por los bienes recibidos durante él. Es un reconocimiento de la criatura a su Creador. El día de San Silvestre honramos a Aquél “en quien somos, nos movemos y existimos”, Dios Padre, Creador Omnipotente y misericordioso, que por su Providencia amorosa nos ha conservado hasta el presente.

Justo y conveniente es, pues, que le dediquemos este mes que abre el año litúrgico y cierra el civil.

Recitemos cada día las hermosas letanías que ofrecemos a continuación y que datan del siglo XVII.


IDIOMAS:  LATÍN Y ESPAÑOL

LITANIAE AD DEVM PATREM COELESTEM

Kyrie eleison.
Christe eleison.
Kyrie eleison.Pater sancte, audi nos.
Pater iuste, exaudi nos.



Pater de caelis Deus, miserere nobis.
Fili redemptor mundi Deus, miserere nobis.
Spiritus Sancte Deus, miserere nobis.
Sancta Trinitas, unus Deus, miserere nobis.Pater noster, qui es in caelis, miserere nobis.
Pater Domini nostri Iesu Christi, miserere nobis.
Pater misericordiarum, et Deus totius consolationis, miserere nobis.
Pater peccavimus in caelum et coram te, miserere nobis.
Pater Deus benedictus in saecula, miserere nobis.
Pater in spiritu et veritate adorande, miserere nobis.
Pater sine quo nemo venit ad ilium, miserere nobis.
Pater gloriae et Domine caeli et terrae, miserere nobis.
Qui misisti Filium in mundum, miserere nobis.
Ex quo omnis paternitas in caelo et in terra nominatur, miserere nobis.
Qui elegisti nos in Filio ante mundi constitutionem, miserere nobis.
Qui praedestinasti nos in adoptionem filiorum, miserere nobis.
Qui mysteria abscondis prudentibus et sapientibus et revelas ea parvulis,
miserere nobis.
Qui benedixisti nos omni benedictione spirituali in caelestibus, miserere nobis.
Qui dimittis nobis peccata nostra, miserere nobis.
Qui elegisti nos, ut essemus sancti et immaculati in conspectu tuo, miserere nobis.
Qui das spiritum bonum petentibus te, miserere nobis.
Pater luminum, a quo omne bonum descendit, miserere nobis.
Pater vivificans, et mortuos suscitans, miserere nobis.
Pater videns in abscondito, miserere nobis.
Agricola usque modo operans, miserere nobis.
Qui solem tuum oriri facis super bonos et malos, miserere nobis.
Qui pluis super iustos et iniustos,
miserere nobis.
Qui numerasti omnes capillos capitis nostri, miserere nobis.
Qui proprio Filio non pepercisti, sed pro nobis omnibus tradidisti eum, miserere nobis.
Qui vocasti nos in societatem Filii tui, miserere nobis.
Qui gratificasti nos in dilecto Filio tuo, miserere nobis.
Qui transtulisti nos in regum Filii dilectionis tuae, miserere nobis.
Qui dignos nos fecisti in partem fortis sanctorum, miserere nobis.
Qui ad nuptias Filii nos vocasti, miserere nobis.
Qui dilexisti nos, et dedisti consolationem aeternam, miserere nobis.
Qui sic dilexisti mundum, ut Filium unigenitum dares, miserere nobis.
Qui magnifica voce de caelo delapsa clarificasti Filium tuum,
miserere nobis.
Qui tibi in Filo tuo bene complacuisti, miserere nobis.
Cui complacuit dare nobis regnum,
miserere nobis.
Cuius faciem semper vident Angeli in caelis, miserere nobis.
Qui ut servum redimeres, Filium tradidisti, miserere nobis.
Qui talem caritatem dedisti nobis, ut filii tui nominemur et simus,
miserere nobis.
Qui voluisti nos conformes fieri in imaginis Filii tui, miserere nobis.
Qui es super omnes, et per omnia, et in omnibus nobis, miserere nobis.
Qui parasti regnum electis tuis ante mundi constitutionem, miserere nobis.
Pater orphanorum et iudex viduarum, miserere nobis.
Qui sine acceptione personarum iudicas secundum opus uniuscuiusque, miserere nobis.
In cuius domo mansiones multae sunt, miserere nobis.
Pater benigne, patiens, et multae misericordiae, miserere nobis.Propitius esto, parce nobis, Domine.
Propitius esto, exaudi nos, Domine.
Propitius esto, libera nos, Domine.

Ab omni malo, libera nos, Domine.
Ab omni peccato, libera nos, Domine.
A potestate Diaboli, libera nos, Domine.
Ab omnibus peccatorum occasionibus et tentationibus, libera nos, Domine.
Ab insidiis inimicorum omnium,
libera nos, Domine.
Ab ira et odio et omni mala voluntate, libera nos, Domine.
Ab imminentibus peccatorum periculis, libera nos, Domine.
Ab omnibus adversitatibus et hostibus mentis et corporis, libera nos, Domine.
A damnatione perpetua, libera nos, Domine.

Per altissimam, qua intueris abyssos, scientiam tuam, libera nos, Domine.
Per immensam, qua omnia ex nihilo creasti potentiam tuam, libera nos, Domine.
Per suavem, qua cuncta gubernas, providentiam tuam, libera nos, Domine.
Per aeternam, qua mundum dilexisti caritatem tuam, libera nos, Domine.
Per infinitam, qua omnia imples, bonitatem tuam, libera nos, Domine.
In die Iudicii, libera nos, Domine.

Peccatores, te rogamus audi nos.
Ut nomen tuum semper et ubique sanctificetur, te rogamus audi nos.
Ut regnum tuum nobis advenire concedas, te rogamus audi nos.
Ut semper fiat voluntas tua sicut in caelo et in terra, te rogamus audi nos.
Ut panem nostrum quotidianum nobis dare digneris, te rogamus audi nos.
Ut nobis debita nostra clementer dimittere digneris, te rogamus audi nos.
Ut nos sub umbra alarum tuarum protegere, et ex omni tentatione eripere digneris, te rogamus audi nos.
Ut nos ab omni malo liberare digneris, te rogamus audi nos.
Ut quod fideliter petimus, efficaciter consequamur, te rogamus audi nos.
Pater in nomine Filii tui, te rogamus audi nos.

Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, reconcilias Patri.
Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, da nobis accessum ad Patrem.
Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, post hoc exilium ostende nobis Patrem.

Pater sancte, audi nos.
Pater iuste, exaudi nos.

Kyrie eleison.
Christe eleison.
Kyrie eleison.

Pater noster…

V. Et ne nos inducas in tentationem.
R. Sed libera nos a malo.
V. Protector noster aspice Deus.
R. Et respice in faciem Christi tui.
V. Memento nostri, Domine, in beneplacito tuo.
R. Visita nos in salutari tuo.
V. Ostende nobis, Domine, misericordiam tuam,
R. Et salutare tuum da nobis.
V. Domine Deus virtutum, converte nos.
R. Ostende faciem tuam, et salvi erimus.
V. Domine, exaudi orationem meam.
R. Et clamor meus ad te veniat.
(V. Dominus vobiscum.
R. Et cum Spiritu tuo.)Oremus. Deus, qui in omnibus Ecclesiae tuae filiis, Christi Filii tui voce manifestasti satorem te bonorum seminum, et electorum palmitum esse cultorem, tribue quaesumus fidelibus tuis, qui vinearum apud te nomine censentur et segetum, ut spinarum et tribulorum squalore resecato, digna efficiamur fruge fecundi.Deus incommutabilis virtus et lumen aeternum, respice propitius ad totius Ecclesiae tuae corpus, et opus salutis humanae, perpetuae dispositionis effectu tranquillus operare, ut totius mundus experiatur, et videat deiecta erigi, inveterata renovari, et per ipsum redire omnia in integrum, a quo sumpsere principium.

Deus celsitudo humilium, et fortitudo rectorum, qui per unigenitum Filium tuum ita erudire mundum dignatus es, ut omnis illius actio, fieret nostra instructio, excita in nobis spiritus tui fervorem, ut quod ille verbo et exemplo salubriter docuit, nos efficaciter imitari valeamus.

Deus, qui fidelium mentes unius efficis voluntatis, da nobis id amare, quod praecipis, id desiderare, quod promittis, ut inter mundanas varietates ibi nostra fixa sint corda, ubi vera sunt gaudia.

Deus, a quo bona cuncta procedunt, largire supplicibus tuis, ut cogitemus te inspirante, quae recta sunt, et te gubernante eadem faciamus. Per Dominum nostrum Iesum Christum Filium tuum, qui tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti, Deus, per omnia saecula saeculorum. R. Amen.

V. Domine exaudi orationem meam.
R. Et clamor meus ad te veniat.
V. Benedicamus Domino.
R. Deo gratias.
V. Et fidelium animae per misericordiam Dei requiescant in pace.
R. Amen.

Pater noster, qui es in caelis, miserere nobis. Padre nuestro, que estás en los cielos, ten misericordia de nosotros.

LETANÍAS AL PADRE CELESTIAL

Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.

Padre Santo, óyenos.
Padre Justo, escúchanos.

Dios Padre Celestial, ten misericordia de nosotros.
Dios Hijo, Reentor del mundo, ten misericordia de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros.
Santa Trinidad, un solo Dios, ten misericordia de nosotros.

Padre nuestro, que estás en los cielos, ten misericordia de nosotros.
Padre de Nuestro Señor Jesucristo, ten misericordia de nosotros.
Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, ten misericordia de nosotros.
Pater, hemos pecado contra el cielo y contra Ti, ten misericordia de nosotros.
Dios Padre, bendito por la eternidad, ten misericordia de nosotros.
Padre, digno de ser adorado en Espíritu y en verdad, ten misericordia de nosotros.
Padre, sin el que nadie va al Hijo, ten misericordia de nosotros.
Padre de la Gloria y Señor de cielos y tierra, ten misericordia de nosotros.
Tú que enviaste a tu Hijo al mundo, ten misericordia de nosotros.
Tú de quien toma nombre toda paternidad en el cielo y en la tierra, ten misericordia de nosotros.
Tú que nos elegiste en el Hijo antes de la creación del mundo, ten misericordia de nosotros.
Tú, que nos predestinaste como hijos de adopción, ten misericordia de nosotros.
Tú, que escondes tus misterios a los prudentes y sabios y los revelas a los pequeños, ten misericordia de nosotros.
Tú, que nos has bendecido con toda bendición espiritual en los cielos, ten misericordia de nosotros.
Tú, que perdonas nuestros pecados, ten misericordia de nosotros.
Tú, que nos has elegido para que seamos santos e inmaculados en tu presencia, ten misericordia de nosotros.
Tú, que das el espíritu bueno a quienes te lo piden, ten misericordia de nosotros.
Padre de las luces, del cual desciende todo bien, ten misericordia de nosotros.
Padre que das vida y resucitas a los muertos, ten misericordia de nosotros.
Padre que ves en lo escondido, ten misericordia de nosotros.
Agricultor que trabajas hasta ahora, ten misericordia de nosotros.
Tú, que haces salir el sol sobre buenos y malos, ten misericordia de nosotros.
Tú, que haces llover sobre justos e inicuos, ten misericordia de nosotros.
Tú, que has contado todos los cabellos de nuestras cabezas, ten misericordia de nosotros.
Tú, que no perdonaste a tu propio Hijo, sino que lo entregaste por todos nosotros, ten misericordia de nosotros.
Tú, que nos has llamado para asociarnos a tu Hijo, ten misericordia de nosotros.
Tú, que nos has gratificado en tu amado Hijo, ten misericordia de nosotros.
Tú, que nos has transportado al Reino del Hijo de tu amor, ten misericordia de nosotros.
Tú, que nos has hecho dignos de tener parte con tus santos, ten misericordia de nosotros.
Tú, que nos has invitado a las bodas del Hijo, ten misericordia de nosotros.
Tú, que nos has amado y nos has dado el consuelo eterno, ten misericordia de nosotros.
Tú, que amaste tanto al mundo que le has dado a tu Hijo Unigénito, ten misericordia de nosotros.
Tú, que con magnífica voz proveniente del cielo ensalzaste a tu Hijo, ten misericordia de nosotros.
Tú, que te has complacido en tu Hijo, ten misericordia de nosotros.
Tú, a quien ha complacido darnos el reino, ten misericordia de nosotros.
Tú, cuya Faz contemplan siempre los ángeles en los cielos, ten misericordia de nosotros.
Tú, que entregaste al Hijo para redimir al siervo, ten misericordia de nosotros.
Tú, que tanto amor nos has dado como para que nos llamemos y seamos tus hijos, ten misericordia de nosotros.
Tú, que has querido que nos transformemos a imagen de tu Hijo, ten misericordia de nosotros.
Tú, que estás sobre todos, por todos y en todos nosotros, ten misericordia de nosotros.
Tú, que has preparado un reino a tus elegidos antes de la creación del mundo, ten misericordia de nosotros.
Padre de los huérfanos y juez de las viudas, ten misericordia de nosotros.
Tú, que sin acepción de personas juzgas a cada uno según sus obras, ten misericordia de nosotros.
Tú en cuya casa hay muchas moradas, ten misericordia de nosotros. miserere nobis.
Padre benigno, paciente y rico en misericordia, ten misericordia de nosotros.

Sénos propicio, perdónanos, Señor.
Sénos propicio, escúchanos, Señor.
Sénos propicio, líbranos, Señor.

De todo mal, líbranos, Señor.
De todo pecado, líbranos, Señor.
Del poder del diablo, líbranos, Señor.
De todas las tentaciones y ocasiones de pecado, Ab líbranos, Señor.
De las insidias de nuestros enemigos, líbranos, Señor.
De toda ira, odio y mala voluntad, líbranos, Señor.
De los inminentes peligros de los pecados, líbranos, Señor.
De todas las adversidades y enemigos de la mente y del cuerpo, líbranos, Señor.
De la condenación eterna, líbranos, Señor.

Por tu altísima sapiencia que penetra los abismos, líbranos, Señor.
Por tu poder inmenso, con el que creaste todas las cosas de la nada, líbranos, Señor.
Por tu suave providencia con la que todo lo gobiernas, líbranos, Señor.
Por tu eterna caridad, con la has amado al mundo, líbranos, Señor.
Por tu infinita bondad, con la cual todo lo llenas, líbranos, Señor.
En el día del juicio, líbranos, Señor.

Nosotros, pecadores, te rogamos, óyenos.
Para que tu Nombre sea siempre y en todas partes santificado, te rogamos, óyenos.
Para que nos concedas que venga a nosotros tu reino, te rogamos, óyenos.
Para que siempre se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo, te rogamos, óyenos.
Para que te dignes darnos nuestro pan de cada día, te rogamos, óyenos.
Para que te dignes perdonarnos con clemencia nuestras deudas, te rogamos, óyenos.
Para que te dignes protegernos siempre bajo la sombra de tus alas y librarnos de toda tentación, te rogamos, óyenos.
Para que te dignes librarnos de todo mal, te rogamos, óyenos.
Para que lo que pedimos fielmente lo consigamos con eficacia, te rogamos, óyenos.
Padre, en nombre de tu Hijo, te rogamos, óyenos.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, reconcílianos con el Padre.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, danos acceso al Padre. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, después de este destierro, muéstranos al Padre.

Padre Santo, óyenos.
Padre Justo, escúchanos.

Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.

Padre nuestro…

V. Y no nos dejes caer en tentación.
R. Mas líbranos del mal.
V. Sé, oh Dios, nuestro protector.
R. Y mira la Faz de tu Cristo.
V. Acuérdate de nosotros, Señor, en tu beneplácuto.
R. Visítanos con tu salvación.
V. Muétranos, Señor, tu misericordia.
R. Y danos tu salvacaión.
V. Señor, Dios de las virtudes, vuélvete hacia nosotros.
R. Muéstranos tu Faz y seremos salvos.
V. Señor, escucha mi oración.
R. Y llegue a Ti mi clamor.
(V. El Señor sea con vosotros.
R. Y con tu espíritu.)

Oremos. Oh Dios, que por boca de Cristo, tu Hijo, te has manifestado como el sembrador de la Buena semilla y el cultivador de las ramas selectas que se encuentran en todos los hijos de tu Iglesia, concédenos a tus fieles, que somos tu viña y tu campo, que, quitadas las espinas y abrojos, demos frutos dignos y abundantes.

Oh Dios, virtud inconmovible y luz eterna, mira propicio a todo el cuerpo de tu Iglesia y por tu perpetua providencia cumple en él tranquilamente la obra de salvación, para que todo el mundo experimente y vea cómo se yergue lo caído y cómo se renueva lo envejecido, y que todas las cosas son de nuevo creadas por Aquél de quien tuvieron principio.

Oh Dios, excelsitud de los humildes y fotaleza de los justos, que te has dignado instruir al mundo por medio de tu Hijo Unigénito de tal modo que toda acción suya se convirtiera en enseñanza nuestra, suscita en nosotros el fervor de tu Espíritu para que lo que Aquél nos enseñó con su palabra y su ejemplo podamos imitarlo eficazmente.

Oh Dios, que haces que las mentes de los fieles se unan en una sola voluntad, concédenos amar lo que mandas y desear lo que prometes para que en medio delas mundanas vicisitudes nuestros corazones se fijen allí donde están los gozos verdaderos.

Oh Dios, de quien procede todo lo bueno, otorga a los que te suplicamos que pensemos mediante tu inspiración lo que es recto y bajo tu gobierno lo cumplamos. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos. R. Amen.

V. Señor, escucha mi oración.
R. Y llegue a Ti mi clamor.
V. Bendigamos al Señor.
R. A Dios sean dadas las gracias.
V. Y las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz.
R. Amén.

Tomado de: http://costumbrario.blogspot.com/


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s